Las uni­ver­si­da­des ac­tua­les ha­brán de agru­par­se se­gún di­men­sio­nes como his­to­ria, pro­pó­si­tos, víncu­los, lo­gros en investigación y preo­cu­pa­ción por la in­clu­sión de jó­ve­nes vul­ne­ra­bles.

La Tercera - - CORREO -

DIS­CU­TIR una nue­va ley pa­ra la educación su­pe­rior a 34 años de la pro­mul­ga­ción de la Ley Ge­ne­ral de Uni­ver­si­da­des, in­vi­ta a con­ver­sar so­bre los va­lo­res y pro­ce­di­mien­tos con cu­ya im­pron­ta se qui­sie­ra ca­rac­te­ri­zar a la ac­ti­vi­dad uni­ver­si­ta­ria y a la so­cie­dad chi­le­na. Si por fin se ha de mo­di­fi­car el sis­te­ma de uni­ver­si­da­des es­ta­ble­ci­do en 1981, ha­brá que eva­luar sus pre­mi­sas, ejem­plo ex­tre­mo de im­po­si­ción de una con­vic­ción ideo­ló­gi­ca, y sus re­sul­ta­dos.

La dei­fi­ca­ción de la idea de ins­ti­tu­cio­nes y per­so­nas com­pi­tien­do en pos de su pro­pia con­ve­nien­cia, de­fi­nió en 1981 un nue­vo or­de­na­mien­to uni­ver­si­ta­rio. Una pre­vis­ta gran ex­pan­sión de la ma­trí­cu­la se eje­cu­ta­ría a tra­vés de nue­vas ins­ti­tu­cio­nes de educación su­pe­rior que se cons­ti­tui­rían en un mer­ca­do. Los jó­ve­nes se con­ci­bie­ron como un con­tin­gen­te de­seo­so de in­ver­tir di­ne­ro en su educación con mi­ras a un me­jor es­tán­dar de vida pos­te­rior. Las uni­ver­si­da­des ha­brían de ri­va­li­zar por más y me­jo­res alum­nos, y la fun­ción do­cen­te -in­clu­so en las uni­ver­si­da­des es­ta­ta­les- se pa­ga­ría con los aran­ce­les co­bra­dos a los es­tu­dian­tes.

Así, las uni­ver­si­da­des es­ta­ta­les lo se­gui­rían sien­do só­lo en el es­pí­ri­tu de sus pro­pias co­mu­ni­da­des, pues en sus in­ter­ac­cio­nes fi­nan­cie­ras fun­cio­na­rían como pri­va­das. La mio­pía re­duc­cio­nis­ta no qui­so ver la ob­via mul­ti­di­men­sio­na­li­dad de la vida uni­ver­si­ta­ria y el pe­so de fac­to­res como tra­di­ción, his­to­ria, com­pro­mi­so e iden­ti­dad.

Hoy que­re­mos dis­cu­tir y con­cor­dar res­pon­sa­ble­men­te una nue­va le­gis­la­ción. Lo pri­me­ro se­rá de­fi­nir qué es una uni­ver­si­dad en tér­mi­nos de su ta­rea aca­dé­mi­ca ex­pre­sa­da en do­cen­cia de pre y post­gra­do, investigación, ex­ten­sión y vin­cu­la­ción con la so­cie­dad. Las uni­ver­si­da­des ac­tua­les ha­brán de agru­par­se se­gún di­men­sio­nes ta­les como his­to­ria, pro­pó­si­tos, víncu­los, de­pen­den­cias, lo­gros en investigación, gé­ne­sis de go­ber­nan­za y preo­cu­pa­ción por la in­clu­sión de jó­ve­nes vul­ne­ra­bles.

En to­do el mun­do, un gru­po ní­ti­da­men­te de­fi­ni­do es el de las uni­ver­si­da­des es­ta­ta­les, clave pa­ra el desa­rro­llo so­cial y eco­nó­mi­co de cual­quier país, y con el de­ber de ju­gar un rol in­te­gra­dor, res­pe­tuo­so de la di­ver­si­dad y ac­ti­va­men­te in­clu­yen­te. En to­do el mun­do son gra­tui­tas o de aran­cel com­pa­ra­ti­va­men­te ba­jo, preo­cu­pán­do­se el Es­ta­do de ma­ne­ra prio­ri­ta­ria por su desa­rro­llo. El Es­ta­do con­tri­bui­rá tam­bién al fi­nan­cia­mien­to de las uni­ver­si­da­des pri­va­das, con­for­me a los in­tere­ses de la na­ción. En investigación y do­cen­cia se ha­brá de con­ti­nuar con con­cur­sos com­pe­ti­ti­vos en que par­ti­ci­pen to­das las uni­ver­si­da­des, a la vez que se fo­men­ta­rán la in­ter­ac­ción coope­ra­ti­va en­tre ellas y la trans­dis­ci­pli­na­rie­dad. Muy es­pe­cial­men­te, las uni­ver­si­da­des es­ta­ta­les de­be­rán for­ta­le­cer­se y ar­ti­cu­lar­se como un sis­te­ma in­ter­ac­ti­vo en do­cen­cia, for­ma­ción de post­gra­do, investigación y ex­ten­sión. El Es­ta­do de­be­rá com­pro­me­ter­se con in­ver­sio­nes de in­fra­es­truc­tu­ra y cre­ci­mien­to de la ma­trí­cu­la.

La eva­lua­ción de ca­li­dad de las uni­ver­si­da­des ha­brá de com­pa­ti­bi­li­zar la exi­gen­cia del ca­rác­ter uni­ver­sal del co­no­ci­mien­to con su per­ti­nen­cia a nues­tra reali­dad na­cio­nal.

El ac­ce­so a la uni­ver­si­dad de­be­rá pro­mo­ver la in­clu­sión de jó­ve­nes vul- ne­ra­bles. Los da­tos de in­gre­so in­di­can que la po­lí­ti­ca uni­ver­si­ta­ria im­pues­ta en Chile en 1981, cen­tra­da en el in­di­vi­duo, fa­lló en lo más fun­da­men­tal de ese en­fo­que: otor­gar a ca­da in­di­vi­duo una opor­tu­ni­dad real de desa­rro­llar­se. Eso de­be co­rre­gir­se. Pe­ro tam­bién el mo­men­to ac­tual nos de­man­da com­ple­men­tar ese en­fo­que con el de per­te­nen­cia a una so­cie­dad cohe­sio­na­da. Es el país en­te­ro el be­ne­fi­cia­do por lo que ocu­rra con las uni­ver­si­da­des, por la ca­li­dad for­ma­ti­va y el com­pro­mi­so so­cial de sus egre­sa­dos, por la per­ti­nen­cia y pro­duc­ti­vi­dad de la investigación que rea­li­zan, por el im­pac­to cul­tu­ral de sus ta­reas de ex­ten­sión.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.