DE­FI­NI­CIO­NES

La Tercera - - NEGOCIOS - Mar­ce­la Cor­va­lán M. Cris­tián Allen­des Ma­rín

Cris­tián Allen­des es un hom­bre or­ques­ta y lo dis­fru­ta. El mis­mo ex­pli­ca que pa­ra ser em­pre­sa­rio agrí­co­la hay que sa­ber de agro­no­mía, ad­mi­nis­tra­ción, con­ta­bi­li­dad y has­ta de si­co­lo­gía. “No es só­lo pro­du­cir fru­ta, con­se­guir pla­ta, te­ner tra­ba­ja­do­res, ir a los ban­cos, en mi ca­so, que ten­go ex­por­ta­do­ra, preo­cu­par­se de las ex­por­ta­cio­nes… ha­ce­mos de to­do”, cuen­ta.

Tra­ba­jó por una dé­ca­da en una ex­por­ta­do­ra de fru­ta, has­ta que en 1996 de­ci­dió in­de­pen­di­zar­se. Par­tió con dos hec­tá­reas (há) de fram­bue­sas. Hoy tie­ne ca­si 600 há de fru­ta­les: 200 de uvas, 50 de ce­re­zos y 320 de ca­ro­zos (nec­ta­ri­nes, du­raz­nos, ci­rue­las), re­par­ti­das en sus cam­pos en Me­li­pi­lla y Pai­ne. Es­ta tem­po­ra­da exportará ca­si un mi­llón de ca­jas de fru­ta y pre­vé ce­rrar 2015 con ven­tas por unos US$ 17 mi­llo­nes. En tres o cua­tro años es­pe­ra que esa ci­fra lle­gue a unos US$ 25 mi­llo­nes o US$ 28 mi­llo­nes. Ade­más de pro­du­cir, es so­cio de Ge­sex, la prin­ci­pal ex­por­ta­do­ra de ca­ro­zos de Chile y una de las tres ma­yo­res en uva.

Allen­des es­tá en per­ma­nen­te mo­vi­mien­to, bus­can­do nue­vas va­rie­da­des de fru­ta, pro­ce­sos, tec­no­lo­gías o ma­qui­na­rias que ha­gan más efi­cien­te el tra­ba­jo en el cam­po, pa­ra con­se­guir una ma­yor pro­duc­ción, sin su­bir el cos­to, mien­tras se fa­ci­li­ta la ta­rea del tra­ba­ja­dor. En los úl­ti­mos años ha cam­bia­do en­tre 70% y 80% de sus plan­ta­cio­nes por nue­vas va­rie­da­des y a tra­vés de por­tain­jer­tos, me­jo­ran­do la efi­cien­cia. “Si tie­nes to­do de una so­la va­rie­dad, te obli­ga a co­se­char to­do al mis­mo tiem­po y o no al­can­zas o no tie­nes dón­de ven­der­los, por­que no hay mer­ca­do pa­ra tan­to vo­lu­men de una so­la vez”, ex­pli­ca. Com­pró pla­ta­for­mas ita­lia­nas au­to­pro­pul­sa­das que re­em­pla­za­ron a las es­ca­le­ras pa­ra la co­se­cha y ma­qui­na­ria elec­tros­tá­ti­ca pa­ra la apli­ca­ción de pro­duc­tos a los huer- tos (fun­gi­ci­das, aca­ri­ci­das, etc), que cu­bren más te­rreno en un día, con me­nos uso de in­su­mos, agua y mano de obra. “Va­len el tri­ple que una tur­bo, pe­ro com­pen­san”, di­ce. Fi­nan­ciar to­do eso re­quie­re “que la fru­ta sea de ex­ce­len­te ca­li­dad, pa­ra po­der ven­der­la a buen pre­cio”.

Tra­ba­ja­do­res

A fi­nes del año pa­sa­do inau­gu­ró la am­plia­ción del packing y fri­go­rí­fi­co cen­tral en Cho­ca­lán (Me­li­pi­lla), que de­man­dó una in­ver­sión de US$ 6 mi­llo­nes. “Au­men­ta­mos en 50% la pro­duc­ti­vi­dad de las per­so­nas, em­ba­lan usan­do una me­sa au­to­ma­ti­za­da, con cin­tas trans­por­ta­do­ras”, ex­pli­ca, y agre­ga que “le ali­via­mos el tra­ba­jo a la gen­te, que ga­na más”.

La re­la­ción con los tra­ba­ja­do­res es­tá pre­sen­te a lo lar­go de to­da la con­ver­sa­ción. Allen­des tra­ba­ja con 200 per­so­nas de plan­ta y unas 1.100 adi­cio­na­les en tem­po­ra­da al­ta, la mi­tad de ellos di­rec­ta- men­te y la otra mi­tad con con­tra­tis­tas. Hoy, cuen­ta “es di­fí­cil te­ner tra­ba­ja­do­res que ga­nen me­nos de $ 450 mil men­sua­les, en los packing pue­den ga­nar has­ta $ 1 mi­llón en tem­po­ra­da al­ta”. Agre­ga que si bien se ha re­du­ci­do la de­man­da de la mi­ne­ría, los tra­ba­ja­do­res “es­tán más exi­gen­tes, y es­tá bien que lo es­tén, pe­ro ca­da día quie­ren me­nos tra­ba­jar en el cam­po, es ca­si vis­to como un tra­ba­jo de se­gun­da ca­te­go­ría”. Por lo mis­mo, en­con­trar per­so­nal pa­ra los packing es me­nos di­fí­cil: “Las per­so­nas sien­ten que es­tán tra­ba­jan­do en una fá­bri­ca, una em­pre­sa, con ins­ta­la­cio­nes, ser­vi­cios, mu­chas ve­ces con alimentación”, ex­pli­ca. Y es­tá el as­pec­to de la es­ta­cio­na­li­dad: un em­pleo en el co­mer­cio, por ejem­plo, pue­de te­ner un sueldo más ba­jo pe­ro per­ma­nen­te, no só­lo por al­gu­nos me­ses. Es al­go que ha vis­to en to­do el mun­do, co­men­ta: En EE.UU. y Eu­ro­pa la gen­te no quie­re tra­ba­jar en el cam­po y es uno de los fac­to­res que ha in­ci­di­do en el ma­yor pre­cio de los ali­men­tos en el mun­do, por­que pro­du­cir­los es más ca­ro.

La re­for­ma la­bo­ral le in­quie­ta. Lo que ha vis­to has­ta aho­ra, es­ti­ma, “no in­cen­ti­va la con­tra­ta­ción ni las bue­nas re­la­cio­nes”. Ahí se le no­ta el in­te­rés gre­mial. Allen­des fue pre­si­den­te de Fe­de­fru­ta, la aso­cia­ción de pro­duc­to­res fru­tí­co­las, en­tre 2012 y 2014, y hoy es uno de sus di­rec­to­res. Tie­ne una mi­ra­da po­si­ti­va del fu­tu­ro, con me­jo­ras en tér­mi­nos co­mer­cia­les por el al­za del dó­lar, pe­ro con desafíos. “Veo com­pli­ca­do el te­ma la­bo­ral, la ener­gía y los cam­bios al Có­di­go de Aguas”, di­ce. “Las se­ña­les por par­te del Es­ta­do son ma­las y es­te es un ru­bro que ya es di­fí­cil”. No le gus­ta que­jar­se, así que cam­bia rá­pi­da­men­te de te­ma, por otro más ale­gre. “El año pa­sa­do mi cam­po en San Ma­nuel de Me­li­pi­lla, se ga­nó el pre­mio al me­jor cam­po de Chile”, cuen­ta.

Le pre­gun­to si es cier­to que re­co­rre los cam­pos en mo­to. “En los packing (los tra­ba­ja­do­res) pue­den ga­nar has­ta $ 1 mi­llón en tem­po­ra­da al­ta”. Es­te es un tra­ba­jo de de­di­ca­ción, es de tiem­po, hay que es­tar ahí to­dos los días”. Veo com­pli­ca­do el te­ma la­bo­ral, la ener­gía y los cam­bios al Có­di­go de Aguas”. Se ríe. “En mo­to, en au­to, en ca­ba­llo… soy co­rra­le­ro, y aho­ra ten­go co­lle­ra com­ple­ta”, ex­pli­ca. Tie­ne cin­co hi­jos, cua­tro hom­bres y una mu­jer. Y pre­ci­sa con or­gu­llo que los dos ma­yo­res son agró­no­mos y tra­ba­jan con él, ca­da uno a car­go de un fun­do. El cam­po no lo abu­rre. Se fue una se­ma­na de va­ca­cio­nes al sur y “es­ta­ba lo­co por vol­ver. Los pri­me­ros cua­tro días es­tu­ve bien, pe­ro ya lue­go que­ría vol­ver a ha­cer mis co­sas. Mi se­ño­ra me di­ce que me que­de tran­qui­lo, pe­ro no hay ca­so”.

Se de­fi­ne como agri­cul­tor dia­rio, no de ofi­ci­na. “Lo que más se ne­ce­si­ta es tra­ba­jo, em­pu­je, so­bre to­do tra­ba­jar bien. Es­te es un tra­ba­jo de de­di­ca­ción, es de tiem­po, hay que es­tar ahí to­dos los días. Las co­sas van sa­lien­do a me­di­da que esa de­di­ca­ción y es­fuer­zo van dan­do fru­tos. Y a mí me que­da mu­cho por ha­cer: se­guir me­jo­ran­do ca­li­dad, se­guir cam­bian­do va­rie­da­des que a lo me­jor no fun­cio­nan, se­guir ex­plo­ran­do mer­ca­dos”.

FO­TO: NICOLAS AN­GU­LO

Cris­tián Allen­des se in­de­pen­di­zó en 1996 y hoy po­see más de 600 hec­tá­reas de fru­ta­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.