FRA­SES

La Tercera - - DEPORTES - Fer­nan­do Aguad Leo­nar­do Valencia Re­na­to Ra­mos Jo­sé Ma­ría Mo­vi­lla

por con­fe­rir a Pa­les­tino un es­ti­lo de jue­go pro­pio, inn­ne­go­cia­ble, que ha cau­ti­va­do la ad­mi­ra­ción del fút­bol más allá de la fron­te­ra.

La clave del éxi­to, como re­co­no­cen los pro­pios ju­ga­do­res, pa­sa por una obs­ti­na­da la­bor de pre­sión y por una in­ten­si­dad inago­ta­ble. Si bien pa­ra Re­na­to Ra­mos, au­tor del gol de la cla­si­fi­ca­ción en Mon­te­vi­deo, la re­ce­ta es tan sim­ple que no es­con­de nin­gún se­cre­to: “Con tra­ba­jo se lo­gra la in­ten­si­dad, no hay nin­gún mis­te­rio en eso. Gue­de bus­ca día a día ese ob­je­ti­vo por­que es así, es­tu­dio­so e in­ten­so. No te da re­la­jo nun­ca, ni en los en­tre­na­mien­tos. To­do el tra­ba­jo em­pie­za ahí, pe­ro no pue­do dar las cla­ves, por­que se­ría una ven­ta­ja pa­ra nues­tros ri­va­les”.

Una in­ten­si­dad que, como re­cuer­da Jo­sé Ma­ría Mo­vi­lla, ex com­pa­ñe­ro de Gue­de en la dé­ca­da de los 90 en las fi­las del Má­la­ga es­pa­ñol, ya for­ma­ba par­te de su ca­rác­ter: “Era un ju­ga­dor con mu­cha per­so­na­li­dad. Un ju­ga­dor de lu­cha, in­ci­si­vo. Co­no­cién­do­lo, es­toy se­gu­ro de que lo me­jor que pue­de te­ner Pablo (Gue­de) como en­tre­na­dor es su ca­pa­ci­dad pa­ra trans­mi­tir al gru­po el ta­lan­te que él tie­ne y la ca­pa­ci­dad de mo­ti­var a sus ju­ga­do­res pa­ra rom­per fron­te­ras”, des­ta­ca el ex fut­bo­lis­ta de Atlé­ti­co de Ma­drid.

Apues­ta y revolución

Po­co más de me­dio año de tra­ba­jo en el club de La Cis­ter­na ha bas­ta­do a Gue­de pa­ra dar la ra­zón a quie­nes con­fia­ron en él. Y es que an­tes de su lle­ga­da a Pa­les­tino, el téc­ni­co de 40 años ape­nas con­ta­ba en su cu­rrí­cu­lum como en­tre­na­dor con dos bre­ves ex­pe­rien­cias en clu­bes de Ter­ce­ra Di­vi­sión de Es­pa­ña y Ar­gen­ti­na. “Él es un téc­ni­co que, an­tes de lle­gar a Chile, era un ab­so­lu­to des­co­no­ci­do. Cuan­do vi­mos su per­fil, lo que más nos gus­tó fue lo apa­sio­na­do que era en su tra­ba­jo”, con­fie­sa Fer­nan­do Aguad, pre­si­den­te de la en­ti­dad, an­tes de agre­gar: “Pe­ro Pablo Gue­de re­pre­sen­ta ab­so­lu­ta­men­te lo que no­so­tros que­re­mos pa­ra el club. Pa­les­tino es un equi­po de pa­sión y amor por el fút­bol. Eso es Gue­de.”

Eso es Gue­de y, en con­se­cuen­cia, es­to es aho­ra Pa­les­tino. “No es fá­cil cam­biar la men­ta­li­dad de un equi­po, su iden­ti­dad. Y él fue ca­paz de ha­cer­lo. Re­vo­lu­cio­nó nues­tra for­ma de ju­gar”, sen­te­cia Aguad.

Una revolución pro­fun­da, ba­sa­da en la su­pera­ción del le­ga­do de Emi­li­ano As­tor­ga -an­te­rior DT del cua­dro ára­be- que, como ase­gu­ran des­de la ge­ren­cia, par­tió des­de la ba­se: “No pu­di­mos ini­ciar el pro­ce­so de re­no­va­ción an­tes por­que ne­ce­si­tá­ba­mos “No es fá­cil cam­biar la men­ta­li­dad de un equi­po, su iden­ti­dad; él fue ca­paz de ha­cer­lo” “Pablo Gue­de es una per­so­na que pre­pa­ra mu­cho los par­ti­dos y que ana­li­za en de­ta­lle a ca­da ri­val” “Es un en­tre­na­dor es­tu­dio­so e in­ten­so, que no te da re­la­jo nun­ca” “Lo me­jor es su ca­pa­ci­dad pa­ra trans­mi­tir al gru­po el ta­lan­te que él tie­ne, su ca­pa­ci­dad de mo­ti­var” dis­po­ner de un col­chón de pun­tos pa­ra ha­cer­lo. En las ca­te­go­rías in­fe­rio­res se ve­nía tra­ba­jan­do con un sis­te­ma 4-3-3 muy ofen­si­vo, y que­ría­mos apli­car­lo al primer plan­tel, co­nec­tar al pú­bli­co con una pro­pues­ta fut­bo­lís­ti­ca lla­ma­ti­va”.

Fue así como en­tró en es­ce­na el nom­bre de Pablo Gue­de. “Era una apues­ta, y las apues­tas son siem­pre ries­go­sas, pe­ro que­ría­mos sa­lir del es­que­ma cua­dra­do de los téc­ni­cos prag­má­ti­cos que bun­dan en el fút­bol. Que­ría­mos que la gen­te que no fue­ra de Pa­les­tino, vie­ra tam­bién los par­ti­dos de Pa­les­tino”, ar­gu­men­tan des­de el seno del club.

Un club que ase­gu­ra es­tar en­can­ta­do con las ex­cen­tri­ci­da­des de su lo­co lin­do, un ti­po que no du­da en de­cir a sus ju­ga­do­res, en el en­tre­tiem­po del due­lo an­te Na­cio­nal: “Cuan­do en­tre Re­co­ba, ga­na­mos el par­ti­do”, pe­se a la in­du­da­ble ca­li­dad del Chino. Un en­tre­na­dor que mi­ma has­ta el úl­ti­mo de­ta­lle de ca­da en­cuen­tro, y que re­cuer­da -di­cen des­de La Cis­ter­na- “a Mar­ce­lo Biel­sa, por su ca­rác­ter ob­se­si­vo”. Un téc­ni­co que, en pleno vue­lo de re­gre­so, mien­tras los fut­bo­lis­tas ce­le­bran la his­tó­ri­ca cla­si­fi­ca­ción, se po­ne a vi­sio­nar ví­deos de San Mar­cos de Ari­ca y Bo­ca Ju­niors, sus pró­xi­mos ri­va­les en Li­ga y Li­ber­ta­do­res.

Así es Pablo Gue­de, el ma­go de la ban­ca de Pa­les­tino, el re­vo­lu­cio­na­ro del Mu­ni­ci­pal de La Cis­ter­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.