Ali­cia en el País de las Ma­ra­vi­llas: de li­bro in­fan­til a fan­ta­sía pop

La obra que el clé­ri­go Le­wis Ca­rroll creó pa­ra la hi­ja de un ami­go ha­ce 150 años tu­vo el más mi­la­gro­so de los des­ti­nos, sien­do su­ce­si­va­men­te una pe­lí­cu­la Dis­ney, ins­pi­ra­ción mu­si­cal y has­ta una pin­to­res­ca cin­ta de Tim Bur­ton.

La Tercera - - SOCIEDAD - Por Mar­ce­lo Bus­ta­man­te L.

Pue­des es­cri­bir­la pa­ra mí?, le pre­gun­tó la c uart a hi j a de l os Lid­dell al co­le­ga de su pa­dre en Ox­ford, el jo­ven ma­te­má­ti­co in­glés Char­les Dodg­son, un ve­rano de 1862. La pe­que­ña, que se lla­ma­ba Ali­ce y te­nía en­ton­ces diez años, que­ría te­ner en pa­pel una fan­tás­ti­ca his­to­ria que el cien­tí­fi­co (que era clé­ri­go an­gli­cano y un afi­cio­na­do fo­tó­gra­fo) le aca­ba­ba de con­tar en un pa­seo en bo­te por el Tá­me­sis jun­to a dos de sus her­ma­nas y otro ami­go de la fa­mi­lia. Dodg­son di­jo que lo ha­ría, pe­ro de­mo­ró un par de años en te­ner un ma­nus­cri­to con la his­to­ria de una ni­ña lla­ma­da Ali­cia que vi­vía aven­tu­ras ab­sur­das lue­go de se­guir a un co­ne­jo par­lan­te has­ta su ma­dri­gue­ra y caer en un mun­do sub­te­rrá­neo de fan­ta­sía.

El jo­ven Dodg­son pron­to vio el va­lor de su ma­nus­cri­to, que lla­mó Las aven­tu­ras de Ali­cia ba­jo tie­rra, y qui­so pu­bli­car­lo. La edi­to­rial Mac­mi­llan se in­tere­só, le cam­bia­ron el nom­bre a Las aven­tu­ras de Ali­cia en el País de las Ma­ra­vi­llas y le su­ma­ron ilus­tra­cio­nes de John Ten­niel ba­sa­das en las ideas y di­bu­jos del au­tor, que pu­bli­có con el mis­mo seu­dó­ni­mo con el que ha­bía fir­ma­do va­rios poe­mas pre­vios: Le­wis Ca­rroll. La pri­me­ra edi­ción es­ta­ba lis­ta pa­ra ma­yo de 1865 y des­de en­ton­ces no ha de­ja­do de im­pri­mir­se y leer­se de va­ria­das for­mas.

Un si­glo y me­dio des­pués de re­la- tos apó­cri­fos, re­in­ter­pre­ta­cio­nes y ho­me­na­jes que han he­cho que la his­to­ria se di­lu­ya em­pa­pan­do la cul­tu­ra po­pu­lar, la mis­ma edi­to­rial ce­le­bra la oca­sión con re­edi­cio­nes del li­bro ori­gi­nal, de la se­gun­da par­te pu­bli­ca­da en 1871 ( A tra­vés del es­pe­jo y lo que Ali­cia en­con­tró allí) y de ver­sio­nes pa­ra ni­ños.

El go­bierno bri­tá­ni­co tam­bién re­cuer­da el aniver­sa­rio lan­zan­do, a tra­vés del Ro­yal Mail, 10 es­tam­pi­llas que re­pro­du­cen el ex­tra­ño via­je de la ni­ña. Las ilus­tra­cio­nes, apro­ba­das por la Rei­na en per­so­na, fue­ron he­chas por Graha­me Ba­ker-Smith, el ar­tis­ta tras la ca­rá­tu­la del dis­co de Robert Plant, Mighty rea­rran­ger. El 150 Ali­ce Pro­ject tam­bién quie­re re ima­gi­nar vi­sual­men­te la his­to­ria juntando a 150 ilus­tra­do­res en un li­bro cu­yas ga­nan­cias se­rán do­na­das pa­ra la educación ar­tís­ti­ca de ni­ños en China y Mon­go­lia.

Ade­más, el Ran­som Cen­ter de la Uni­ver­si­dad de Te­xas abrió es­ta se- ma­na una mues­tra con más de 200 ítems re­la­ti­vos a la obra de Ca­rroll, en­tre los que se cuen­tan fo­to­gra­fías to­ma­das por él, ma­nus­cri­tos, di­bu­jos de la pri­me­ra edi­ción, la co­rres­pon­den­cia que el au­tor man­te­nía con in­fan­tes y los jue­gos que les en­via­ba por correo.

Ali­cia, frag­men­ta­da

La can­ti­dad de in­ter­pre­ta­cio­nes y li­cen­cias ar­tís­ti­cas a par­tir de la obra de Ca­rroll es abru­ma­do­ra. Tem­prano se hi­cie­ron sá­ti­ras po­lí­ti­cas, li­bros, tra­ba­jos fi­lo­só­fi­cos (De­leu­ze es­cri­bió so­bre Ali­cia en Lo­gi­que du sens), obras de tea­tro, mu­si­ca­les y no­ve­las grá­fi­cas. Só­lo en las úl­ti­mas dé­ca­das su in­fluen­cia re­co­rre, por ejem­plo, la te­le­vi­sión ( On­ce upon a ti­me in Won­der­land, Lost), la mú­si­ca ( The mad hat­ter de Chick Co­rea, Eat me, drink me de Ma­rilyn Man­son, Ali­ce de Tom Waits, Whi­te rab­bit de Jef­fer­son Air­pla­ne) y el ci­ne ( Jab­ber­wocky de Terry Gi- lliam, Matrix de los Wa­chows­ki).

La pe­lí­cu­la que Dis­ney es­tre­nó en 1951 es pro­ba­ble­men­te la vía más po­pu­lar por la que ge­ne­ra­cio­nes han ab­sor­bi­do el via­je de Ali­cia, sin em­bar­go és­ta tam­bién es una adap­ta­ción que mez­cla los dos li­bros de Ca­rroll. Aun­que la cin­ta fue un fra­ca­so de ta­qui­lla en su tiem­po, la ma­si­vi­dad lle­ga­ría pos­te­rior­men­te con su ex­hi­bi­ción en la pan­ta­lla chi­ca.

Uno de los úl­ti­mos tra­ba­jos al res­pec­to de la com­pa­ñía del ra­tón Mic­key fue la ver­sión de Tim Bur­ton de 2010, que ga­nó dos Oscar y mos­tró a una Ali­cia ma­yor de edad (Mia Wa­si­kows­ka) re­tor­nan­do a Un­der­land pa­ra aca­bar con la ti­ra­nía de la Rei­na de Co­ra­zo­nes (He­le­na Bonham Car­ter). Su se­cue­la, Ali­ce in Won­der­land: th­rough the loo­ki ng g l as s , se en­cuen­tra en pos­pro­duc­ción y se es­tre­na­rá en Es­ta­dos Uni­dos el 27 de ma­yo. Es­ta se­gun­da par­te, que si­gue con Wa­si­kows­ka y Johnny Depp en el elenc o, t i e ne a Ja­mes Bo­bin ( Los Mup­pets) en el lu­gar de Bur­ton y su­mó a Sa­cha Ba­ron Cohen ( Bo­rat) como el vi­llano Tiem­po.

El 2 ju­lio se es­tre­na­rá en Man­ches­ter Won­der.land, el mu­si­cal en que par­ti­ci­pó Da­mon Al­barn (Blur) y que ac­tua­li­za la obra con­tan­do las aven­tu­ras de Aly, una ni­ña de 12 años que en­cuen­tra en la in­ter­net -y ba­jo el nick­na­me Ali­ce- un es­ca­pe a su an­gus­tian­te vida.

En Chile, Ci­ne­mark ex­hi­bi­rá el mu­si­cal Las aven­tu­ras de Ali­cia en el País de las Ma­ra­vi­llas, con el Ro­yal Ba­llet y di­ri­gi­do por Ch­ris­top­her Wheel­don. Se da­rá los días 28 de fe­bre­ro y 1 y 3 de mar­zo en el Al­to Las Con­des, Por­tal Ñu­ñoa, Con­cep­ción, La Se­re­na y Vi­ña.

La ni­ña y el tiem­po

La his­to­ria de Ali­cia fue con­ta­da ori­gi­nal­men­te por Ca­rroll en Llan­dudno, un bal­nea­rio del nor­te de Ga­les. El lu­gar que­da a tres ho­ras en tren des­de Lon­dres y tie­ne ca­da vez me­nos ras­tro de Ali­ce Lid­dell y su fa­mi­lia. La ca­sa en que la ni­ña se que­dó esas va­ca­cio­nes de 1862 (y que des­pués pa­só a ser un ho­tel) fue de­mo­li­da en no­viem­bre de 2008 por una cons­truc­to­ra que pla­nea­ba ha­cer de­par­ta­men­tos de lu­jo.

Aún que­dan, eso sí, los ho­te­les St. Geor­ge, don­de Ca­rroll es­cri­bió al­go de su re­co­no­ci­da obra, y St. Tudno, don­de los Lid­dell se que­da­ron an­tes de te­ner su ca­sa en la cos­ta oes­te. Am­bos lo­ca­les sir­ven como pun­tos de pa­so de un sen­de­ro tu­rís­ti­co ge­ne­ra­do por una apli­ca­ción pa­ra smartp­ho­nes. Es una de las po­cas atrac­cio­nes que tie­ne el lu­gar, des­de que el cen­tro Ali­ce in Won­der­land ce­rró en sep­tiem­bre de 2008 por la ju­bi­la­ción de su due­ña.

Tam­bién se con­ser­va en la lo­ca­li­dad una es­ta­tua de már­mol del co­ne­jo. La obra, que mi­de ca­si dos me­tros, da­ta de 1933 (fue he­cha pa­ra el cen­te­na­rio de Ca­rroll) y es­tá sin ore­jas, a pe­sar de las pro­tec­cio­nes con que la han en­vuel­to pa­ra pro­te­ger­la de van­da­lis­mos.

Le­wis Ca­rroll era el seu­dó­ni­mo de Char­les Dodg­son (1832-1898).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.