Que de­vuel­van la pla­ta

La Tercera - - OPINIÓN - Axel Buch­heis­ter

LA COM­PRA y ven­ta de unos te­rre­nos por una so­cie­dad de la nue­ra de la Pre­si­den­ta, con la que tam­bién de he­cho es­tá re­la­cio­na­do su ma­ri­do, ha de­ja­do un mar­gen de unos $ 2.500 mi­llo­nes. Una transac­ción que no tie­ne pre­sen­ta­ción, por­que se hi­zo con un cré­di­to ban­ca­rio por el to­tal del pre­cio, re­ci­bi­do por quie­nes no tie­nen pa­tri­mo­nio ni la tra­yec­to­ria su­fi­cien­tes, lo que no pue­de lo­grar nin­gún hi­jo de ve­cino, sal­vo que ten­ga in­fluen­cias.

El go­bierno tra­tó de dis­traer. Anun­ció que Sebastián Dá­va­los, pa­ra mos­trar trans­pa­ren­cia, rea­li­za­ría las de­cla­ra­cio­nes de pa­tri­mo­nio y de in­tere­ses que nun­ca ha efec­tua­do, aun­que -di­cen- no es­ta­ría obli­ga­do. Gen­ti­le­za su­ya.

¿Qué te­nían que ver las de­cla­ra­cio­nes omi­ti­das? ¿Si se hu­bie­ren pre­sen­ta­do an­tes, aca­so es­to no ha­bría pa­sa­do? Por cier­to que ha­bría su­ce­di­do igual, por­que ellas no arro­jan lu­ces so­bre ope­ra­cio­nes fu­tu­ras que no se ajus­tan a la éti­ca. De he­cho, na­da cam­bió la efec­tua­da a úl­ti­ma ho­ra: no in­clu­ye los te­rre­nos de ma­rras, con los que Dá­va­los tie­ne evi­den­te co­ne­xión. Sea­mos cla­ros, las de­cla­ra­cio­nes no re­sol­vían na­da y la fal­ta no ha si­do la­va­da: de to­das for­mas se que­da­rán con su par­te de los $ 2.500 mi­llo­nes.

Pe­ro, al me­nos, el pun­to ha ser­vi­do pa­ra que ca­yé­ra­mos en cuen­ta que en el Es­ta­do exis­ten in­ters­ti­cios que per­mi­ten sal­tar­se las nor­mas de trans­pa­ren­cia. Se­gún una in­ter­pre­ta­ción de la Con­tra­lo­ría, no co­rres­pon­día que Dá­va­los hi­cie­ra las de­cla­ra­cio­nes por­que es­tá “ad ho­no­rem” en el car­go. Cu­rio­so, por­que de he­cho es­tá ahí y tie­ne ca­pa­ci­dad de de­ci­dir nom­bra­mien­tos, gas­tos e in­ver- sio­nes en las fun­da­cio­nes que pre­si­de, y que ma­ne­jan fon­dos pú­bli­cos o apor­tes de pri­va­dos de “bue­na vo­lun­tad”. Sien­do así, es im­pres­cin­di­ble la trans­pa­ren­cia que su­po­nen las men­cio­na­das de­cla­ra­cio­nes. Si no le pa­gan, con ma­yor ra­zón aún se re­quie­ren, por­que la pre­gun­ta es ¿de qué vi­ve Dá­va­los, en­ton­ces?

Una de las con­clu­sio­nes de es­te ca­so es que de­ben su­pri­mir­se en el Es­ta­do to­dos esos car­gos que son y no son, y que ha­bi­li­tan in­ter­pre­ta­cio­nes aco­mo­da­ti­cias, como los je­fes de ser­vi­cio que tie­nen ran­go de mi­nis­tro, y las fun­da­cio­nes pre­si­den­cia­les. La re­gla tie­ne que ser una so­la pa­ra to­dos.

Ya an­tes Dá­va­los ha­bía crea­do po­lé­mi­ca cuan­do se le vio en un lu­jo­so au­to des­ca­po­ta­ble. Lue­go se su­po que eran cua­tro de la mis­ma mar­ca. El ex­pli­có que los te­nía la mis­ma so­cie­dad men­cio­na­da, pa­ra uso de los em­plea­dos. La ley tri­bu­ta­ria prohí­be ad­qui­rir au­to­mó­vi­les a nom­bre de em­pre­sas; ha­cer­lo tie­ne una se­rie de efec­tos tri­bu­ta­rios. ¿In­ves­ti­gó eso Im­pues­tos In­ter­nos? Aun­que fue du­ran­te el an­te­rior go­bierno, el SII nos de­be una ex­pli­ca­ción.

Al fi­nal Dá­va­los tu­vo que re­nun­ciar, aun­que se pre­sen­tó como víc­ti­ma de la pren­sa, por­que no ca­bía otra co­sa. Lo que es­pe­ra­mos es que la Pre­si­den­ta va­ya más allá y ha­ga ho­nor al plan­tea­mien­to po­lí­ti­co cen­tral de su go­bierno: que no hay lu­gar a pri­vi­le­gios. Aquí igual­dad sig­ni­fi­ca de­vol­ver la pla­ta lo­gra­da só­lo por te­ner cer­ca­nía con el po­der. Tras la re­nun­cia de Dá­va­los, es­pe­ra­mos que la Pre­si­den­ta va­ya más allá y ha­ga ho­nor al plan­tea­mien­to po­lí­ti­co cen­tral de su go­bierno: no hay lu­gar a pri­vi­le­gios. Aquí igual­dad sig­ni­fi­ca de­vol­ver la pla­ta lo­gra­da só­lo por te­ner cer­ca­nía con el po­der.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.