Go­bierno alis­ta mo­di­fi­ca­ción de Ley Za­mu­dio y Mo­vilh pro­po­ne in­cluir pe­nas de cár­cel

La Tercera - - POLÍTICA - Al­ber­to La­bra

Los pri­me­ros días de mar­zo, el go­bierno sos­ten­drá una reunión con dis­tin­tas or­ga­ni­za­cio­nes que de­fien­den la di­ver­si­dad se­xual, en­tre ellas, el Mo­vi­mien­to de In­te­gra­ción y Li­be­ra­ción Ho­mo­se­xual (Mo­vilh) y la Fun­da­ción Igua­les.

El ob­je­ti­vo del en­cuen­tro - que se­rá coor­di­na­do por el vocero, Ál­va­ro Eli­zal­de- es de­fi­nir los pa­sos a se­guir en cua­tro te­mas: la im­ple­men­ta­ción del re­cien­te­men­te apro­ba­do Acuer­do de Unión Ci­vil (AUC); el pro­yec­to de iden­ti­dad de gé­ne­ro; la ini­cia­ti­va que san­cio­na la in­ci­ta­ción al odio con­tra mi­no­rías; y la Ley An­ti­dis­cri­mi­na­ción.

Es es­ta úl­ti­ma ma­te­ria –apro­ba­da en 2012 en el go­bierno de Sebastián Pi­ñe­ra– la que con­cen­tra­rá par­te del es­fuer­zo del Eje­cu­ti­vo cuan­do se re­to­men las se­sio­nes del Con­gre­so. En ese sen­ti­do, al­tas fuen­tes de La Mo­ne­da ex­pli­can que en mar­zo se ini­cia­rá la eva­lua­ción del im­pac­to y apli­ca­ción que ha te­ni­do la nor­ma­ti­va, más co­no­ci­da como “Ley Za­mu­dio”. Y agre­gan que a par­tir de ese aná­li­sis se de­fi­ni­rán mo­di­fi­ca­cio­nes pa­ra perfeccionar su con­te­ni­do.

El tra­ba­jo se ba­sa en un crí­ti­co diag­nós­ti­co ins­ta­la­do al in­te­rior del Eje­cu­ti­vo, en sec­to­res de la Nue­va Ma­yo­ría y, so­bre to­do, en las or­ga­ni­za­cio­nes como el Mo­vilh e Igua­les, so­bre los reales efec­tos de la ley. Ese cues­tio­na­mien­to -ex­pli­ca­nes­tá con­cen­tra­do, en­tre otros, en los si­guien­tes as­pec­tos, que se­rían los que el go­bierno op­ta­rá por cam­biar: 1) la nor­ma­ti­va no es­ta­ble­ce fuer­tes san­cio­nes, sino que se re­mi­te, ge­ne­ral­men­te, al pa­go de mul­tas al Es­ta­do y a re­vo­car la ac­ción

La Ley An­ti­dis­cri­mi­na­ción -más

co­no­ci­da como “Ley Za­mu­dio”- fue apro­ba­da en 2012, du­ran­te el go­bierno de Pi­ñe­ra. La nor­ma­ti­va san­cio­na ac­tos dis­cri­mi­na­to­rios y vela por el rol que de­be ju­gar el Es­ta­do en es­ta

ma­te­ria.

Sin em­bar­go, va­rios sec­to­res cues­tio­nan su

real efec­to. Así, el go­bierno mo­di­fi­ca­rá su con­te­ni­do a par­tir de

mar­zo. dis­cri­mi­na­do­ra (por ejem­plo, de­vol­ver el pues­to de tra­ba­jo a un em­plea­do que fue des­pe­di­do por su orien­ta­ción se­xual o su ra­za); 2) es el de­man­dan­te, es de­cir, la su­pues­ta víc­ti­ma, quien de­be en­tre­gar to­das las prue­bas que acre­di­ten un ac­to dis­cri­mi­na­to­rio, lo que -ex­pli­can- di­fi­cul­ta te­ner éxi­to en la ac­ción le­gal; 3) no exis­te una ins­ti­tu­cio­na­li­dad del go­bierno que se en­car­gue, con re­cur­sos eco­nó­mi­cos de por me­dio, de re­co­pi­lar in­for­ma­ción, pre­ve­nir y mo­ni­to­rear los ca­sos; 4) en la ley exis­te una pre­pon­de­ran­cia de al­gu­nos as­pec­tos cons­ti­tu­cio­na­les -como la li­ber­tad de ex­pre­sión- por so­bre una ac­ción su­pues­ta­men­te dis­cri­mi­na­to­ria.

Uno de los in­su­mos con los que ya cuen­ta el go­bierno pa­ra es­ta ta­rea es un pre pro­yec­to de ley que el Mo­vilh le en­tre­gó a la mi­nis­tra de la Seg­pres, Ximena Rincón, ha­ce al­gu­nas se­ma­nas.

En ese do­cu­men­to se ex­po­nen fuer­tes crí­ti­cas a la “Ley Za­mu­dio” y se pro­po­ne, en­tre otras co­sas, in­cluir pe­nas de cár­cel en la nor­ma­ti­va. Es­to, ex­clu­si­va­men­te en ca­sos de in­ci­ta­ción al odio con­tra mi­no­rías. Pa­ra eso, la or­ga­ni­za­ción que li­de­ra Ro­lan­do Ji­mé­nez plantea in­cor­po­rar en la ley un pro­yec­to so­bre in­ci­ta­ción al odio que se en­cuen­tra pa­ra­li­za­do en el Con­gre­so.

En esa lí­nea, en el tex­to del Mo­vilh se pi­de agre­gar un nue­vo ar­tícu­lo al Có­di­go Pe­nal, con la si­guien­te redacción: “El que a tra­vés de pa­la­bra es­cri­ta o ha­bla­da ame­na­ce a per­so­nas o co­lec­ti­vi­da­des (...) o in­ci­te a otros a agre­dir a los mis­mos, se­rá pe­na­do con pre­si­dio me­nor en su gra­do mí­ni­mo a me­dio, y con mul­ta de cin­cuen­ta a cien UTM”.

En la pro­pues­ta en­tre­ga­da a La Mo­ne­da tam­bién se su­gie­re im­ple­men­tar com­pen­sa­cio­nes eco­nó­mi­cas en ca­sos de dis­cri­mi­na­ción -al­go que no exis­te hoy- y tras­pa­sar la car­ga de la prue­ba al su­pues­to agen­te dis­cri­mi­na­dor, es de­cir, al de­man­da­do.

Res­pec­to al ar­tícu­lo de la Ley An­ti­dis­cri­mi­na­ción que ha­ce re­fe­ren­cia a las ga­ran­tías cons­ti­tu­cio­na­les, en el tex­to del Mo­vilh se se­ña­la que “per­mi­te jus­ti­fi­car le­gal­men­te una gran va­rie­dad de con­duc­tas dis­cri­mi­na­to­rias, sub­su­mién­do­las den­tro del ejer­ci­cio le­gí­ti­mo de otro de­re­cho fun­da­men­tal”. Así, se agre­ga que “un co­le­gio po­dría in­vo­car su li­ber­tad de en­se­ñan­za pa­ra es­ta­ble­cer que só­lo los hi­jos de pa­dres ca­sa­dos in­gre­sa­ran a és­te; una uni­ver­si­dad po­dría in­vo­car el mis­mo ar­gu­men­to pa­ra con­tra­tar só­lo a aca­dé­mi­cos de una de­ter­mi­na­da co­rrien­te ideo­ló­gi­ca o re­li­gio­sa; y una em­pre­sa po­dría in­vo­car su de­re­cho a desa­rro­llar ac­ti­vi­da­des eco­nó­mi­cas pa­ra abrir un es­ta­ble­ci­mien­to que ex­clu­ye­ra de sus ser­vi­cios a mi­no­rías ra­cia­les o ét­ni­cas”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.