Con cri­te­rio for­ma­do

La Tercera - - SOCIEDAD -

Hoy sue­na le­jano pen­sar en que una pel í c ul a como 50 som­bras de Grey pu­die­ra ser cen­sur a da e n Chil e . Pe­ro ha­ce do­ce años ha­bría si­do muy fac­ti­ble. Has­ta an­tes de enero de 2003, el Con­se­jo de Ca­li­fi­ca­ción Ci­ne­ma­to­grá­fi­ca (CCC) te­nía la fa­cul­tad de cen­su­rar ma­te­rial au­dio­vi­sual des­ti­na­do a ser co­mer­cia­li­za­do, dis­tri­bui­do y ex­hi­bi­do de ma­ne­ra pú­bli­ca, po­der que se arras­tra­ba des­de la dic­ta­du­ra. Ca­sos como el de La úl­ti­ma ten­ta­ción de Cris­to, La vida de Brian El úl­ti­mo tan­go en París

50 Wall Street, ade­más de en­fren­tar una ca­li­fi­ca­ción pa­ra ma­yo­res de 18, tu­vo que des­em­bol­sar $371 mil, de­bi­do a la du­ra­ción de 3 ho­ras de la pe­lí­cu­la. Las dis­tri­bui­do­ras ha­cen en­vío de los tí­tu­los con­for­me les lle­gan las co­pias y, una vez que se en­tre­ga el dic­ta­men, tie­nen la po­si­bi­li­dad de ape­lar, al­go a lo que re­cu­rren con me­nos re­gu­la­ri­dad de la que se pien­sa. Una de las úl­ti­mas rea­li­za­cio­nes na­cio­na­les que hi­zo uso de es­to fue Ba­rrio uni­ver­si­ta

que fue de­fi­ni­da como pa­ra ma­yo­res de 14 años, pe­ro lue­go de la ape­la­ción fue re­ca­li­fi­ca­da pa­ra To­do Es­pec­ta­dor in­con­ve­nien­te pa­ra me­no­res de sie­te años.

Cues­tión de cri­te­rio

Te­ma apar­te son los cri­te­rios que se uti­li­zan pa­ra ubi­car a la pe­lí­cu­la en ca­da tra­mo, que no es­tán de­fi­ni­dos con de­ta­lle en la le­gis­la­ción. En pa­la­bras de Li­gia Ga­lle­gos, lo que exis­te es un “set de fun­da­men­tos de ca­li­fi­ca­ción, que son una guía y apo­yo pa­ra rea­li­zar la ca­li­fi­ca­ción ci­ne­ma­to­grá­fi­ca”. El ci­neas­ta An­drés Waiss­bluth, uno de los dos di- rec­to­res de ci­ne que con­for­man el or­ga­nis­mo, se acer­ca a de­fi­nir en ba­se a qué se ca­li­fi­ca ca­da pe­lí­cu­la: “Prin­ci­pal­men­te, vio­len­cia fí­si­ca o psi­co­ló­gi­ca, ti­po de men­sa­je y se­xua­li­dad”. Lo úni­co trans­ver­sal es que el Con­se­jo pro­cu­ra pro­te­ger a los me­no­res de edad. Pa­ra Li­gia Ga­lle­gos, des­de 2011 en el Con­se­jo en Re­pre­sen­ta­ción del Co­le­gio de Pro­fe­so­res, “la mi­sión de la ins­ti­tu­ción es evi­tar que los ni­ños vean ma­te­rial muy com­ple­jo que pue­da dis­tor­sio­nar su reali­dad”.

El año pa­sa­do so­lo un 3% de los es­tre­nos fue­ron ca­li­fi­ca­dos pa­ra ma­yo­res de 18. En el fren­te a fren­te con el sis­te­ma ins­tau­ra­do con otros paí­ses hay di­fe­ren­cias cla­ras. La le­gis­la­ción es­ta­dou­ni­den­se es­ta­ble­ce ma­yor ri­gi­dez, con pe­lí­cu­las ca­li­fi­ca­das pa­ra ma­yo­res de 14 en Chile, como Per­di­da y Bird­man, re­ci­bien­do ca­li­fi­ca­ción R, que nie­ga el ac­ce­so a la sa­la a me­no­res de 17 años sin la com­pa­ñía de sus pa­dres.

En lo que los con­se­je­ros coin­ci­den es en que el sis­te­ma ne­ce­si­ta un cam­bio, que im­pli­que de par­ti­da ma­yor can­ti­dad de tra­mos.

FO­TO: OUTNOW

La cin­ta pro­ta­go­ni­za­da por Ja­mie Dor­nan y Da­ko­ta John­son fue ca­li­fi­ca­da pa­ra ma­yo­res de 12 años en Fran­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.