El Con­se­jo es­tá com­pues­to por 21 per­so­nas de­sig­na­das por dis­tin­tas or­ga­ni­za­cio­nes y uni­ver­si­da­des

La exi­to­sa pe­lí­cu­la en Es­ta­dos Uni­dos fue pa­ra ma­yo­res de 17 años, y aquí, de 14.

La Tercera - - SOCIEDAD -

o son al­gu­nos de los ejem­plos más re­cor­da­bles. Pe­ro a par­tir de ahí la mi­sión de es­te or­ga­nis­mo que­dó li­mi­ta­da a “re­gu­lar un sis­te­ma de ca­li­fi­ca­ción pa­ra la ex­hi­bi­ción de la pro­duc­ción ci­ne­ma­to­grá­fi­ca”.

Sin cen­su­ra, una pe­lí­cu­la como Som­bras de Grey, la mis­ma que en paí­ses como China, Ma­la­sia In­do­ne­sia y Ke­nia ha si­do prohi­bi­da, en Chile pue­de ser ex­hi­bi­da sin in­con­ve­nien­tes. Pe­ro eso no im­pli­ca que cual­quie­ra pue­da com­prar su en­tra­da y en­trar a ver­la. Aun­que mu­chas de las fa­ná­ti­cas del li­bro opi­nan que las es­ce­nas se­xua­les han si­do suavizadas, igual­men­te la cin­ta ob­tu­vo la ca­li­fi­ca­ción de ma­yo­res de 18, lo que im­pi­de que me­no­res de edad pue­dan in­gre­sar sin al­guno de sus tu­to­res le­ga­les.

Pe­se a que 50 som­bras de Grey es ci­ne pen­sa­do en adul­tos, es­to de­ja fue­ra al mer­ca­do ado­les­cen­te; una de­ci­sión que, a ni­vel de ta­qui­lla, se vuel­ve más po­lé­mi­ca en ca­sos como el de Los jue­gos del ham­bre, que en 2012 fue ca­li­fi­ca­da pa­ra ma­yo­res de 18 años (una de las más al­tas pa­ra la cin­ta en el mun­do) por con­te­ner “al­to con­te­ni­do de vio­len­cia”.

Esa de­ci­sión, de quién pue­de o no pue­de ver la pe­lí­cu­la, fue to­ma­da por no más de cin­co per­so­nas. Se­gún es­ti­pu­la la ley 19.846 so­bre ca­li­fi­ca­ción de pro­duc­ción ci­ne­ma­to­grá­fi­ca, el Con­se­jo de­be es­tar com­pues­to por 21 pr of e s i ona­les de­sig­na­dos por dis­tin­tas or­ga­ni­za­cio­nes y uni­ver­si­da­des, pe­ro no to­dos ven to­das las pe­lí­cu­las.

Los due­ños de la cen­su­ra

El Con­se­jo fun­cio­na como un ór­gano de­pen­dien­te del Mi­nis­te­rio de Educación y tie­ne como ob­je­ti­vo “orien­tar a la po­bla­ción adul­ta res­pec­to de los con­te­ni­dos de la pro­duc­ción ci­ne­ma­to­grá­fi­ca y a pro­te­ger a la in­fan­cia y ado­les­cen­cia”. Por se­ma­na, el Con­se­jo se­sio­na en nue­ve sa­las (ca­da una com­pues­ta por cin­co miem­bros), y ca­da con­se­je­ro par­ti­ci­pa como má­xi­mo en dos. En el me­jor de los ca­sos, el éxi­to eró­ti­co ba­sa­do en la no­ve­la de E.L. Ja­mes fue ca­li­fi­ca­do pa­ra ma­yo­res de 18 años lue­go de que cin­co per­so­nas la vie­ran: pa­ra los miem­bros no es obli­ga­to­rio asis­tir a sus me­sas (pue­den ex­cu­sar­se las ve­ces que quie­ran) y el mí­ni­mo pa­ra ge­ne­rar un dic­ta­men son tres per­so­nas.

“Se in­ten­ta que to­dos los sec­to­res es­tén re­pre­sen­ta­dos, pe­ro en ese afán se in­clu­ye a gen­te re­tró­gra­da, des­co­nec­ta­da con lo que ven los jó­ve­nes”, di­ce de ma­ne­ra ca­te­gó­ri­ca Ri­car­do Gree­ne, so­ció­lo­go de la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca del Mau­le, quien es­tá en el Con­se­jo des­de 2013 como uno de los seis re­pre­sen­tan­tes del Con­se­jo de Rec­to­res. Tam­bién apun­ta al de­ba­te que se ge­ne­ra: “El ni­vel no es muy bueno, pa­re­cie­ra que to­dos quie­ren ir­se rá­pi­do”.

Eso por­que tras el vi­sio­na­do de la pe­lí­cu­la se ge­ne­ra una dis­cu­sión que, en pa­la­bras de va­rios de sus miem­bros, pue­de ir de los 5 mi­nu­tos a la me­dia ho­ra; tras eso, se vo­ta y en ca­so de em­pa­te el pre­si­den­te de la me­sa tie­ne la úl­ti­ma pa­la­bra.

El pa­go va­ría en la me­di­da que asis­ten a la sa­la ($56 mil por se­sión), di­ne­ro que se ge­ne­ra, en par­te, por­que pa­ra las dis­tri­bui­do­ras no es gra­tui­to el que el CCC le otor­gue una ca­li­fi­ca­ción a sus pe­lí­cu­las. Por mi­nu­to, la ins­ti­tu­ción co­bra 0,048 UTM. Es de­cir, que la dis­tri­bui­do­ra de una cin­ta como El lobo de

rio,

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.