“Un de­re­cho no apli­ca­ble a ins­ti­tu­cio­nes”

La Tercera - - CORREO - To­más Hen­rí­quez

Se­ñor di­rec­tor: El ob­je­to cen­tral de nues­tra dis­cu­sión con Jor­ge Con­tes­se, y la del de­ba­te pú­bli­co mis­mo, es res­pon­der a la pre­gun­ta de si las per­so­nas ju­rí­di­cas, en cuan­to ta­les, pue­den ne­gar­se a cum­plir con un de­ter­mi­na­do de­ber le­gal im­pues­to por la ley. Que el fun­da­men­to de esa ob­je­ción sea la “con­cien­cia” o la li­ber­tad de aso­cia­ción, y que se lla­me o no “ob­je­ción de con­cien­cia” es del to­do ac­ce­so­rio. Lo cen­tral es que en el de­re­cho com­pa­ra­do se ha per­mi­ti­do que sea el en­te mo­ral en sí mis­mo quien se opon­ga, y no só­lo los in­di­vi­duos con­si­de­ra­dos se­pa­ra­da­men­te. El re­sul­ta­do es igual, cual­quie­ra sea el nom­bre o fun­da­men­to. Es­to es lo que ne­gó en un ini­cio Con­tes­se. Eso es lo que le he re­pro­cha­do.

Na­da de lo que res­pon­de fi­nal­men­te Con­tes­se des­vir­túa lo afir­ma­do por mi par­te. Re­cor­de­mos por úl­ti­mo que el pro­yec­to de abor­to pre­sen­ta­do por el go­bierno bus­ca úni­ca­men­te, se­gún se di­ce, des­pe­na­li­zar cier­tas con­duc­tas, no crear un de­re­cho ni im­po­ner un de­ber de ac­tuar, por lo que ni si­quie­ra se­rá ne­ce­sa­ria la “ob­je­ción de con­cien­cia”. Zan­ja­da la cues­tión, creo que es ho­ra de vol­ver al ver­da­de­ro pro­ble­ma, que es la le­ga­li­za­ción del abor­to en sí mis­mo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.