Va­ca­cio­nes a full pa­ra los hi­jos de tem­po­re­ras

La Tercera - - NACIONAL -

SON cer­ca de las 08.00 y el primer bus re­ple­to de ni­ños se es­ta­cio­na fren­te al in­gre­so de la pis­ci­na mu­ni­ci­pal de Is­la de Mai­po. En cues­tión de mi­nu­tos, las áreas ver­des del re­cin­to se lle­nan de ni­ños de en­tre 6 y 12 años, quie­nes se reúnen con un gru­po de mo­ni­to­res. En­tre gri­tos y ri­sas, se da ini­cio al pro­gra­ma de ve­rano pa­ra hi­jos de tra­ba­ja­do­res, im­ple­men­ta­do por el Mi­nis­te­rio del De­por­te.

Es­ta ini­cia­ti­va se re­pli­ca en 11 re­gio­nes, cuen­ta con un pre­su­pues­to de $ 403.504.000, y be­ne­fi­cia a más de 10 mil ni­ños a lo lar­go del país. En Is­la de Mai­po son tres los cen­tros don­de se rea­li­zan es­tas ac­ti­vi­da­des.

El más im­por­tan­te re­ci­be a 80 ni­ños de la co­mu­na, quie­nes par­ti­ci­pan de even­tos de­por­ti­vos y re­crea­ti­vos du­ran­te la se­ma­na. Vi­si­tas a mu­seos, prác­ti­cas de natación y ejer­ci­cios al ai­re li­bre son par­te de la ac­ti­vi­da­des.

Orien­ta­do a fa­mi­lias de es­ca­sos re­cur­sos, el pro­gra­ma bus­ca ser una ayu­da pa­ra mu­je­res tra­ba­ja­do­ras que en épo­ca es­ti­val no pue­den dis­fru­tar con sus hi­jos. Inés Flo­res (29) tra­ba­ja como tem­po­re­ra en un packing de uvas des­de los 18 años. Tie­ne tres hi­jos y ase­gu­ra que el pro­gra­ma “es una bue­na opor­tu­ni­dad por­que tra­ba­jo tran­qui­la. Yo no los pue­do sa­car a pa­sear, por­que de­bo

tra­ba­jar. Aquí ellos se di­vier­ten”.

Pro­gra­ma an­te el ca­lor

Daniel Cal­quín es coor­di­na­dor del cen­tro más gran­de de Is­la de Mai­po. Lle­va seis años tra­ba­jan­do en el pro­gra­ma de ma­dres tem­po­re­ras, pe­ro, pa­ra él, es­ta ini­cia­ti­va fue par­te de su vida mu­cho an­tes. “Yo fui be­ne­fi­cia­rio de es­te pro­yec­to des­de los 7 has­ta los 12 años”, re­cuer­da Cal­quín, quien lue­go de es­tu­diar Educación Fí­si­ca de­ci­dió co­la­bo­rar con la ini­cia­ti­va.

Es­te pro­gra­ma del go­bierno se rea­li­za en coor­di­na­ción con el Mi­nis­te­rio de Desa­rro­llo So­cial, ex­pli­ca la mi­nis­tra de De­por­tes, Na­ta­lia Rif­fo. “Tie­ne el sen­ti­do de las po­lí­ti­cas pú­bli­cas, que es po­ner­se a dis­po­si­ción de lo que ne­ce­si­ta la gen­te”. La au­to­ri­dad, ade­más, des­ta­ca que con es­te ti­po de pro­yec­tos los ni­ños tie­nen la po­si­bi­li­dad no só­lo de te­ner va­ca­cio­nes, sino tam­bién de ha­cer ac­ti­vi­dad fí­si­ca y par­ti­ci­par en even­tros gru­pa­les “mien­tras los pa­dres tra­ba­jan tran­qui­los”. Por es­ta ra­zón, las ac­ti­vi­da­des co­mien­zan a las 8.00 y se pro­lon­gan has­ta las 17.00. En la ins­tan­cia, los me­no­res apro­ve­chan la tem­po­ra­da es­ti­val pa­ra dis­fru­tar ba­jo la tu­te­la de pro­fe­so­res y mo­ni­to­res del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de De­por­tes.

Carlos Adas­me, al­cal­de de Is­la de Mai­po, ase­gu­ra que la ini­cia­ti­va “en­tre­ga es­pa­cios de di­ver­sión, don­de los jó­ve­nes se pue­den dis­traer, ade­más de co­no­cer nuevos lu­ga­res”. Pa­ra ac­ce­der a es­te be­ne­fi­cio, acla­ra Adas­me, la mu­ni­ci­pa­li­dad cru­za da­tos re­la­ti­vos a su di­rec­ción so­cial y cen­tros de educación, “y de eso des­pren­de­mos qué jó­ve­nes es­tán en los sec­to­res más com­ple­jos de la co­mu­na”, de­ta­lla.

“Los cen­tros es­tán ubi­ca­dos en los tres sec­to­res en don­de se con­cen­tran las fa­mi­lias que tra­ba­jan en el cam­po, en don­de tam­bién hay si­tua­cio­nes de vul­ne­ra­bi­li­dad im­por­tan­tes”, des­ta­ca Adas­me.

FO­TO: IND

En la ma­ña­na, los ni­ños pue­den na­dar en los cen­tros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.