Au­men­to de ac­ci­den­tes de trán­si­to cau­sa­dos por me­no­res re­ve­la irres­pon­sa­bi­li­dad de pa­dres

Du­ran­te 2014, Ca­ra­bi­ne­ros re­gis­tró 315 ca­sos de ni­ños con me­nos de 5 años que pro­ta­go­ni­za­ron co­li­sio­nes. Ca­sos de con­duc­to­res me­no­res de 17 años lle­ga­ron a 1.289 en to­do Chile du­ran­te el año pa­sa­do.

La Tercera - - NACIONAL - Va­len­ti­na Mery Ma­yor Víc­tor Viel­ma Al­ber­to Es­co­bar

En Chile, al igual que en el res­to del mun­do, los ac­ci­den­tes de trán­si­to cons­ti­tu­yen una de las prin­ci­pa­les cau­sas de muer­te, so­bre to­do en la po­bla­ción más jo­ven, en­tre 15 y 29 años. En es­te tra­mo, re­pre­sen­ta la se­gun­da cau­sa de de­ce­so, des­pués de los sui­ci­dios. Sin em­bar­go, una ci­fra ines­pe­ra­da es que du­ran­te el 2014 hu­bo 1.289 ac­ci­den­tes de trán­si­to cau­sa­dos por con­duc­to­res me­no­res de edad. De ellos, 315 co­rres­pon­dían a me­no­res de cin­co años.

Se­gún cifras de Ca­ra­bi­ne­ros, a las que ac­ce­dió La Ter­ce­ra vía trans­pa­ren­cia, du­ran­te 2012 los ac­ci­den­tes pro­vo­ca­dos por me­no­res de en­tre ce­ro y cin­co años, lle­ga­ban a los 36 en to­do el área na­cio­nal. Es­ta ci­fra au­men­tó en más de 700% en 2014, al­can- zan­do los 315 ca­sos men­cio­na­dos. Sin em­bar­go, la po­li­cía no de­ta­lla qué por­cen­ta­je de los ac­ci­den­tes que in­vo­lu­cra­ban a es­tos me­no­res in­cluían a ci­clis­tas.

“Los me­no­res de ce­ro a cin­co años que son víc­ti­mas de ac­ci­den­tes de trán­si­to son res­pon­sa­bi­li­dad di­rec­ta del con­trol de los pa­dres. A esa edad, ellos de­bie­ran ser par­tí­ci­pes só­lo como pa­sa­je­ros”, de­ta­lla el ma­yor Víc­tor Viel­ma, de la 57° co­mi­sa­ría mo­to­ri­za­da de Ca­ra­bi­ne­ros. Otra cau­sal muy di­fe­ren­tes es cuan­do un me­nor ro­ba un vehícu­lo y cho­ca en la hui­da.

Cau­sas

Se­gún ex­pli­ca el ge­ren­te de asun­tos pú­bli­cos de Au­to­mó­vil Club de Chile, Al­ber­to Es­co­bar, al­gu­nas de las cau­sas que po­drían ex­pli­car la par­ti­ci­pa­ción de un me­nor en un ac­ci­den­te de trán­si­to es cuan­do los pa­dres sien­tan a los ni­ños en sus pier­nas pa­ra que “ma­ne­jen” el vo­lan­te. Agre­ga que “los pa­dres tie­nen la ma­la cos­tum­bre de que se ba­jan a abrir la re­ja y de­jan a los ni­ños aden­tro del vehícu­lo, don­de el me­nor pue­de mo­ver la pa­lan­ca de cam­bios, por­que ha vis­to a su pa­pá que la mue­ve, y, si es au­to­má­ti­co, se va a mo­ver y pue­de cau­sar una co­li­sión”. Otra cau­sa ha­bi­tual es cuan­do los me­no­res suel­tan el freno de mano en una ba­ja­da y el vehícu­lo en­tra en mo­vi­mien­to.

Por otro la­do, los ac­ci­den­tes que in­vo­lu­cra­ron a me­no­res de en­tre 12 a 17 tu­vie­ron una le­ve dis­mi­nu­ción, pa­san­do de 836 a 769 ca­sos en 2014.

“En el ca­so de que un pa­dre o el pro­pie­ta­rio de un vehícu­lo le fa­ci­li­te el au­to a un me­nor, se arries­ga a una san- ción por par­te de los tri­bu­na­les por fa­ci­li­tar la con­duc­ción a una per­so­na sin li­cen­cia”, ex­pli­ca el ma­yor Viel­ma.

Re­co­men­da­cio­nes

Se­gún el Li­bro del Nue­vo Con­duc­tor, pa­ra los ni­ños to­do es jue­go. No con­si­de­ran que el trán­si­to es pe­li­gro­so. Ade­más, tie­nen di­fi­cul­tad pa­ra juz­gar la dis­tan­cia y la ve­lo­ci­dad, por lo que su con­di­ción los ha­ce no ap­tos pa­ra con­du­cir. Como re­co­men­da­ción, Al­ber­to Es­co­bar acon­se­ja “nun­ca ace­le­rar el pro­ce­so de la in­cor­po­ra­ción de los ni­ños al au­to; nun­ca de­jar a los ni­ños sin aten­ción den­tro del au­to­mó­vil, me­nos con la lla­ve pues­ta, y tam­po­co sen­tar­los en su re­ga­zo y ha­cer­los en­trar al es­ta­cio­na­mien­to. To­do eso re­sul­ta con­tra­pro­du­cen­te, des­pier­ta el in­te­rés del me­nor a mo­ver el au­to. “La res­pon­sa­bi­li­dad di­rec­ta del con­trol de los me­no­res es de los pa­dres”. “Nun­ca hay que ace­le­rar el pro­ce­so de la in­cor­po­ra­ción de los ni­ños al au­to”.

FO­TO: AGENCIAUNO/AR­CHI­VO

En es­te ac­ci­den­te el con­duc­tor era me­nor de 17 años y huía con el vehícu­lo ro­ba­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.