Ata­que en Co­pen­ha­gue ele­va alar­ma an­ti­te­rro­ris­ta en Eu­ro­pa

Dos per­so­nas mu­rie­ron lue­go de un do­ble ata­que, el sá­ba­do, en la ca­pi­tal da­ne­sa. Uno fue en un ca­fé y el otro afue­ra de una si­na­go­ga. La po­li­cía ma­tó ayer al sos­pe­cho­so de los ata­ques. Se­ría un jo­ven da­nés de 22 años, que se ha­bría ins­pi­ra­do en la ma­sa­cre

La Tercera - - MUNDO - Fran­cis­ca Ca­sa­no­va

El sá­ba­do se en­cen­die­ron las alar­mas en Di­na­mar­ca y el res­to de Eu­ro­pa. El Vie­jo Con­ti­nen­te aún no se ha­bía al­can­za­do a re­cu­pe­rar de la ma­sa­cre de ha­ce más de un mes en París -a la redacción de Char­lie Heb­do y al su­per­mer­ca­do kos­her- cuan­do en Co­pen­ha­gue se pro­du­ce un do­ble ata­que en el mu­rie­ron dos per­so­nas y otras cin­co re­sul­ta­ron he­ri­das.

Al igual que los aten­ta­dos en Fran­cia, las au­to­ri­da­des da­ne­sas con­si­de­ran que fue un gol­pe a la li­ber­tad de ex­pre­sión del país. El je­fe de la in­te­li­gen­cia da­ne­sa, Jens Mad­sen, in­clu­so fue un po­co más allá y di­jo que se es­ta­ban lle­van­do a ca­bo in­ves­ti­ga­cio­nes pa­ra de­ter­mi­nar si el ata­can­te pu­do es­tar ins­pi­ra­do por el ti­ro­teo al pe­rió­di­co fran­cés. Las su­po­si­cio­nes de las au­to­ri­da­des se de­ben a las si­mi­li­tu­des que exis­ten en­tre am­bos aten­ta­dos.

El primer ata­que en Co­pen­ha­gue ocu­rrió el sá­ba­do en la tar­de du­ran­te un ac­to en que se dis­cu­tía la blas­fe­mia y la li­ber­tad de ex­pre­sión. Allí par­ti­ci­pa­ba Lars Vilks, un ca­ri­ca­tu­ris­ta sue­co. Vilks, al igual que los di­bu­jan­tes de Char­lie Heb­do, ya ha­bía re­ci­bi­do ame­na­zas de muer­te por sus ca­ri­ca­tu­ras s a t í r i c a s del pr of e t a Maho­ma. Ese ata­que co­bró la pri­me­ra víc­ti­ma del día, el di­rec­tor da­nés Finn Nor­gaard, de 55 años.

Ho­ras más tar­de se per­pe­tró el se­gun­do ata­que de la jor­na­da cuan­do un hom­bre dis­pa­ró afue­ra de una si­na­go­ga en la ca­lle Krys­tal­ga­de, a cin­co ki­ló­me­tros del primer aten­ta­do. Allí mu­rió Dan Uzan, de 37 años, de un dis­pa­ro en la ca­be­za mien­tras ha­cí a g uar­di a afue­ra a la ce­re­mo­nia de Bat Mitz­vah que su­ce­día den­tro de la si­na­go­ga.

Ayer a pri­me­ra ho­ra, la po­li­cía da­ne­sa aba­tió al su­pues­to au­tor del ti­ro­teo. Se­gún la te­le­vi­sión pú­bli­ca “DR” se tra­ta­ría de Omar El Hus­sein, un jo­ven da­nés de 22 años que ha­ce dos se­ma­nas sa­lió de pri­sión por un ata­que con cu­chi­llo en un tren en 2013.

Por su par­te, la pri­me­ra mi­nist r a da­ne­sa, Hell e Thor­ning-Sch­midt, ca­li­fi­có ayer el ac­to como un aten­ta­do te­rro­ris­ta con­tra Di­na­mar­ca. “No co­no­ce­mos los mo­ti­vos de las ac­cio­nes del pre­sun­to au­tor, pe­ro sa­be­mos que hay fuer­zas que quie­ren ha­cer da­ño a Di­na­mar­ca. Quie­ren re­pren­der nues­tra li­ber­tad de ex­pre­sión”, di­jo. Po­co des­pués vi­si­tó la si­na­go­ga ata­ca­da y di­jo que su go­bierno ha­ría lo po­si­ble por pro­te­ger a su co­mu­ni­dad ju­día.

Sin em­bar­go, el primer mi­nis­tro is­rae­lí, Benjamin Ne­tan­yahu, di­jo que su go­bierno pla­nea pro­mo­ver la “in­mi­gra­ción ma­si­va” a Israel de los ju­díos re­si­den­tes en Eu­ro­pa. “Se es­pe­ra que es­ta ola de ata­ques con­ti­núe, así como ata­ques ho­mi­ci­das an­ti­se­mi­tas” y agre­gó: “Les di­go a los ju­díos en Eu­ro­pa, Israel es su ca­sa”.

La Unión Eu­ro­pea, por su par­te, con­de­nó el ata­que te­rro­ris­ta só­lo dos días des­pués de la cum­bre que ce­le­bró en Bru­se­las en que acor­da­ron am­pliar la coope­ra­ción en ma­te­ria an­ti­te­rro­ris­ta. “Una vez más, Eu­ro­pa es­tá con­mo­cio­na­da por lo que pa­re­ce ser otro ata­que te­rro­ris­ta bru­tal di­ri­gi­do con­tra nues­tros va­lo­res y las li­ber­ta­des fun­da­men­ta­les”, afir­mó ayer el pre­si­den­te del Con­se­jo Eu­ro­peo, Do­nald Tusk.

Ayer en Braunsch­weig, en el nor­te de Ale­ma­nia, las au­to­ri­da­des can­ce­la­ron a úl­ti­ma ho­ra los des­fi­les del car­na­val re­gio­nal de­bi­do a una “ame­na­za es­pe­cí­fi­ca de un aten­ta­do te­rro­ris­ta”.

“Mu­cha gen­te lle­gó has­ta la es­ta­ción de tre­nes dis­fra­za­da y que­da­ron muy de­cep­cio­na­dos, pe­ro no qui­si­mos co­rrer nin­gún ries­go,” di­jo el vocero de la po­li­cía, Tho­mas Ges­se. Hoy se man­ten­drían los des­fi­les en Co­lo­nia, Düs­sel­dorf y Ma­gun­cia a pe­sar de la ame­na­za en el nor­te.

SIEM­PRE fue una cues­tión no de “que tal sí” sino de “cuán­do”. Lo que sor­pren­de es que Di­na­mar­ca ha­ya tar­da­do tan­to en asus­tar­se por un aten­ta­do. En sep­tiem­bre se­rán 10 años des­de que el dia­rio Jy­llands Pos­ten exal­ta­ra al mun­do mu­sul­mán con la pu­bli­ca­ción de 12 ca­ri­ca­tu­ras del pro­fe­ta Maho­ma, in­clu­yen­do una de él con una bom­ba en su tur­ban­te.

El país ha es­ta­do per­ma­nen­te­men­te aten­to des­de 2005, lue­go de que sus em­ba­ja­das en Me­dio Orien­te fue­ron in­cen­dia­das y las ex­por­ta­cio­nes da­ne­sas ame­na­za­das.

Kurt Westergaard, el di­bu­jan­te de 79 años que hi­zo la tras­cen­den­te ca­ri­ca­tu­ra del tur­ban­te, ape­nas es­ca­pó de un in­ten­to de ase­si­na­to en su ca­sa, y se tu­vo que en­ce­rrar en una ha­bi­ta­ción de pá­ni­co cuan­do un mi­li­tan­te so­ma­lí en­tró en su ca­sa en la ciu­dad de Aar­hus. Con­ti­núa vi­vien­do ba­jo pro­tec­ción de la po­li­cía.

El ser­vi­cio na­cio­nal de in­te­li­gen­cia y la po­li­cía han im­pe­di­do al me­nos un po­ten­cial ata­que con­tra las ofi­ci­nas de Jy­llands Pos­ten. La me­di­das de se­gu­ri­dad en los cuar­te­les del dia­rio, y la de otras pu­bli­ca­cio­nes, de a po­co se han ido in­cre­men­ta­do des­pués de la ma­sa­cre de enero a Char­lie Heb­do en París.

La agen­cia de in­te­li­gen­cia PET de­ci­dió no in­cre­men­tar los ni­ve­les ofi­cia­les de aler­ta lue­go de los ata­ques en París. Los ofi­cia­les del PET es­ta­ban de guar­dia en el ca­fé el sá­ba­do cuan­do el hom­bre ar­ma­do ro­ció la en­tra­da con fue­go au­to­má­ti­co. La pre­sen­cia de los efec­ti­vos po­li­cia­les y su res­pues­ta ase­gu­ró que no hu­bie­se más muer­tos. La po­li­cía pa­re­cía se­gu­ra de que ha­bían ma­ta­do al ata­can­te, un su­pues­to lobo so­li­ta­rio. Pe­ro Co­pen­ha­gue si­gue es es­ta­do de aler­ta. Aho­ra co­men­za­rán las acu­sa­cio­nes.

FO­TO: REUTERS

Una mu­jer de­ja ayer una flor en la si­na­go­ga ata­ca­da, Co­pen­hua­gue.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.