De Da­vos a Car­ta­ge­na

La Tercera - - MUNDO -

NO de­be de ha­ber dos ciu­da­des más di­fe­ren­tes. Da­vos es un pue­blo ne­va­do en los Alpes sui­zos y Car­ta­ge­na de In­dias es un so­lea­do en­cla­ve co­lo­nial en la cos­ta ca­ri­be­ña co­lom­bia­na. Da­vos no es muy agra­cia­da. Car­ta­ge­na, en cam­bio, es pro­ba­ble­men­te la ciu­dad más bella de Amé­ri­ca.

Ha­ce unas se­ma­nas am­bas lo­ca­li­da­des hos­pe­da­ron reu­nio­nes tan di­fe­ren­tes como su his­to­ria y su geo­gra­fía. En Da­vos se reunió el Fo­ro Eco­nó­mi­co Mun­dial y en Car­ta­ge­na, el Hay Fes­ti­val. En el pri­me­ro pre­do­mi­na­ron las dis­cu­sio­nes so­bre ne­go­cios, geo­po­lí­ti­ca, tec­no­lo­gía y po­der. En el se­gun­do, las con­ver­sa­cio­nes fue­ron, prin­ci­pal­men­te, so­bre li­bros y li­te­ra­tu­ra.

Como se sa­be, des­de ha­ce 45 años el Fo­ro Eco­nó­mi­co Mun­dial reúne en Da­vos, a fi­na­les de enero, a una mul­ti­tud de lí­de­res mun­dia­les. Es­te año, el Fo­ro tu­vo 2.500 par­ti­ci­pan­tes de 100 paí­ses, in­clu­yen­do 40 je- fes de Es­ta­do, 300 al­tos fun­cio­na­rios gu­ber­na­men­ta­les y 1.500 eje­cu­ti­vos de las más gran­des em­pre­sas del mun­do. Tam­bién asis­tie­ron 14 pre­mios No­bel y nu­me­ro­sos aca­dé­mi­cos, ac­ti­vis­tas, pe­rio­dis­tas y ar­tis­tas. El Hay Fes­ti­val na­ció ha­ce 27 años en Hay-on-Wye, un pue­bli­to de Ga­les de so­lo 1.900 ha­bi­tan­tes, y reúne anual­men­te a un buen gru­po de es­cri­to­res y aman­tes de la li­te­ra­tu­ra. Bill Clin­ton di­jo que el Hay Fes­ti­val es un “Woods­tock pa­ra la men­te”. Es­te año atra­jo a 183 con­fe­ren­cian­tes (in­clu­yen­do dos pre­mios No­bel) así como a no­ve­lis­tas, en­sa­yis­tas, poe­tas, ci­neas­tas y pe­rio­dis­tas que par­ti­ci­pa­ron en 115 se­sio­nes.

La reunión de Da­vos es un even­to úni­co y su po­der de con­vo­ca­to­ria es inigua­la­ble. El Fo­ro atrae un gran nú­me­ro de par­ti­ci­pan­tes co­no­ci­dos por su pe­so po­lí­ti­co, eco­nó­mi­co o me­diá­ti­co, por su ac­ti­vis­mo so­cial, sus des­cu­bri­mien­tos cien­tí­fi­cos o su ar­te. Por su­pues­to que es una reunión de una cier­ta eli­te mun­dial y se pue­den de­tec­tar tem­pra­na­men­te ten­den­cias, te­mas e ideas que ten­drán un gran im­pac­to in­ter­na­cio­nal. Así, mien­tras al­gu­nos per­ci­ben la reunión de Da­vos como una cons­pi­ra­ción, yo la veo como un in­tere­san­te ba­ró­me­tro de los hu­mo­res, te­mo­res y pronosticos de un gru­po de gen­te con mu­cha in­fluen­cia.

Es­te año, por ejem­plo, el am­bien­te con­tras­tó con el de reu­nio­nes an­te­rio­res. Des­de la cri­sis de 2008, las con­ver­sa­cio­nes en Da­vos ha- bían es­ta­do im­bui­das de gran an­sie­dad acer­ca de los pe­li­gros eco­nó­mi­cos: ¿cuál es el pró­xi­mo país o gran ins­ti­tu­ción fi­nan­cie­ra que co­lap­sa­rá? era la pre­gun­ta más fre­cuen­te. Ya no. La preo­cu­pa­ción por la eco­no­mía mun­dial se man­tie­ne y la anémi­ca si­tua­ción de Eu­ro­pa fi­gu­ra muy arri­ba en la lis­ta de ries­gos. Pe­ro ya no hay la sen­sa­ción de que es­ta­mos al bor­de de un pre­ci­pi­cio eco­nó­mi­co glo­bal. Es­te año la an­sie­dad pa­só de la eco­no­mía a la geo­po­lí­ti­ca: ¿cuál se­rá la pró­xi­ma gue­rra, in­su­rrec­ción o con­flic­to no tra­di­cio­nal que des­ca­rri­la­rá al mun­do? No hay con­sen­so so­bre la res­pues­ta: al­gu­nos ven el ries­go en la be­li­ge­ran­cia de Ru­sia y otros en Me­dio Orien­te o en la fric­cio­nes en­tre China y sus ve­ci­nos. Pe­ro un in­tere­san­te in­di­ca­dor es que si ha­ce unos años Vla­di­mir Pu­tin se pre­sen­tó en Da­vos y su es­ti­lo y dis­cur­so lle­va­ron a mu­chos a con­cluir que era el hom­bre más po­de­ro­so del pla­ne­ta, es­te año su ima­gen es más la de un lí­der de­bi­li­ta­do, ais­la­do y pe­li­gro­so que la de un es­ta­dis- ta mun­dial.

En Hay-Car­ta­ge­na, tan­to la au­dien­cia como las an­gus­tias fue­ron de otro ti­po. Mien­tras que el 67% de los asis­ten­tes a Da­vos vi­nie­ron de Nor­tea­mé­ri­ca y Eu­ro­pa, en Car­ta­ge­na el pú­bli­co era ca­si to­do la­ti­noa­me­ri­cano, prin­ci­pal­men­te co­lom­biano. Y pa­ra mu­chos, la preo­cu­pa­ción era có­mo lle­gar a las se­sio­nes an­tes de que se lle­na­ra la sa­la, lo cual ocu­rría ca­si siem­pre. Cuan­do mu­chos pro­nos­ti­can el fin de los li­bros y la de­gra­da­ción de la li­te­ra­tu­ra y su re­em­pla­zo por bre­ves men­sa­jes di­gi­ta­les, en Car­ta­ge­na ha­bía re­ven­de­do­res ca­lle­je­ros ofre­cien­do en­tra­das un po­co más ca­ras que el pre­cio ofi­cial (8 dó­la­res) pa­ra en­trar a se­sio­nes so­bre no­ve­las o poe­sía como si fue­sen un par­ti­do de fút­bol o un con­cier­to de rock. Y las ven­dían to­das. En la cu­na del rea­lis­mo má­gi­co se da es­te muy real mi­la­gro.

Asi, mien­tras que la reunión de Da­vos es bue­na pa­ra el ce­re­bro, la de Car­ta­ge­na es fan­tás­ti­ca pa­ra el al­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.