Sin­di­ca­tos

La Tercera - - OPINIÓN -

QUIE­RO pen­sar que la dis­cu­sión so­bre los cam­bios a la le­gis­la­ción la­bo­ral se­rá uno de los te­mas po­lí­ti­cos cen­tra­les del año que co­mien­za. Como se re­cor­da­rá, de las va­rias mo­di­fi­ca­cio­nes que se pro­po­ne efec­tuar al Có­di­go del Tra­ba­jo, uno de los que cau­só más rui­do es aque­lla por la cual el sin­di­ca­to pa­sa a ser el ti­tu­lar fun­da­men­tal del de­re­cho a la ne­go­cia­ción co­lec­ti­va (“ti­tu­la­ri­dad sin­di­cal”). Es­to sig­ni­fi­ca, en­tre otras co­sas, que en to­das las em­pre­sas en que exis­ta un sin­di­ca­to (o más de uno), se­rá di­cha aso­cia­ción (o di­chas aso­cia­cio­nes), la úni­ca (úni­cas) que po­drá(n) ne­go­ciar co­lec­ti­va­men­te. No obs­tan­te lo an­te­rior, en el ca­so de aque­llas em­pre­sas en que no exis­ta sin­di­ca­to, se re­co­no­ce­rá el de­re­cho a ne­go­ciar co­lec­ti­va­men­te a los gru­pos ne­go­cia­do­res que se for­men pa­ra ese pro­pó­si­to.

No abor­da­ré las con­si­de­ra­cio­nes de mé­ri­to eco­nó­mi­co y de opor­tu­ni­dad que se han es­gri­mi­do con­tra el pro­yec­to. Quie­ro re­fe­rir­me, bre­ve­men­te, al ar­gu­men­to cons­ti­tu­cio­nal se­gún el cual es­ta re­for­ma vul­ne­ra­ría los de­re­chos fun­da­men­ta­les de aque­llos tra­ba­ja­do­res que no que­rien­do per­te­ne­cer a un sin­di­ca­to, quie­ren -sin em­bar­go- for­mar un gru­po ad hoc pa­ra el úni­co pro­pó­si­to de ne­go­ciar co­lec­ti­va­men­te.

Apo­yán­do­me en la lec­tu­ra fi­na­lis­ta de la Cons­ti­tu­ción, me pa­re­ce que es­ta ob­je­ción de­be desechar­se.

No me pa­re­ce co­rrec­to des­vin­cu­lar al sin­di­ca­to -que como gru­po in­ter­me­dio go­za de au­to­no­mía cons­ti­tu­cio­nal- de los que son ob­je­ti­va­men­te sus pro­pios fi­nes es­pe­cí­fi­cos (ne­go­cia­ción co­lec­ti­va y huel­ga). De es­ta ma­ne­ra, la ver­da­de­ra in­cons­ti­tu­cio­na­li­dad se pro­du­ce cuan­do la ley es­cin­de el re­co­no­ci­mien­to de la aso­cia- ción gre­mial de lo que son sus ac­ti­vi­da­des con­sus­tan­cia­les.

El he­cho que la ley vi­gen­te per­mi­ta, ca­si sin res­tric­ción, que gru­pos tran­si­to­rios de tra­ba­ja­do­res ne­go­cien co­lec­ti­va­men­te tie­ne el efec­to ob­je­ti­vo de de­bi­li­tar la fun­ción sin­di­cal. Coin­ci­do, por tan­to, con el pro­fe­sor Francisco Ta­pia en el sen­ti­do de que la le­gis­la­ción vi­gen­te, al per­mi­tir la con­for­ma­ción de coa­li­cio­nes tran­si­to­rias, com­pe­ti­ti­vas de los sin­di­ca­tos, con me­nos re­qui­si­tos e igua­les pre­rro­ga­ti­vas, vul­ne­ra la li­ber­tad sin­di­cal cons­ti­tu­cio­nal­men­te pro­te­gi­da.

Han trans­cu­rri­do ya 65 años des­de que San Al­ber­to Hur­ta­do, abo­ga­do con una fuer­te preo­cu­pa­ción por los de­re­chos de los tra­ba­ja­do­res, es­cri­bie­ra las si­guien­tes lí­neas: “hay …gran­des in­dus­tria­les que han lle­ga­do a con­ven­cer­se que pa­ra el bien mis­mo de la in­dus­tria, pa­ra que sean res­pe­ta­das las con­ven­cio­nes, es me­jor tra­tar con un sin­di­ca­to fuer­te, bien or­ga­ni­za­do, que con uno me­dio­cre (…) La con­ven­ción co­lec­ti­va ate­núa la de­sigual­dad del obre­ro que tra­ta so­lo fren­te al pa­trón, el cual aún ais­la­do cons­ti­tu­ye una coa­li­ción na­tu­ral, de­fien­de ade­más al obre­ro con­tra su pro­pia de­bi­li­dad que lo tien­ta a acep­tar cual­quier con­di­ción con tal de no mo­rir de ham­bre (…) Los pa­tro­nes de men­ta­li­dad li­be­ral ven con muy ma­los ojos las con­ven­cio­nes co­lec­ti­vas por­que dis­mi­nu­yen su do­mi­nio ab­so­lu­to en la em­pre­sa. Echan de me­nos los an­ti­guos tiem­pos en que po­dían dis­po­ner a su an­to­jo de lo que era ‘ex­clu­si­va­men­te su­yo’”. No me pa­re­ce co­rrec­to des­vin­cu­lar al sin­di­ca­to de los que son sus pro­pios fi­nes es­pe­cí­fi­cos (ne­go­cia­ción co­lec­ti­va y huel­ga).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.