Revolución trai­cio­na­da

La Tercera - - OPINIÓN - Jo­sé Francisco Gar­cía

EL ESCANDALO co­no­ci­do como “nue­ra­ga­te” –sien­do sus pro­ta­go­nis­tas el hi­jo de la Pre­si­den­ta Ba­che­let y su mu­jer–, cu­ya fi­so­no­mía tie­ne al­gún re­sa­bio de los “Pi­no­che­ques” (afor­tu­na­da­men­te sin un dic­ta­dor ha­cien­do un ejer­ci­cio de en­la­ce pa­ra pro­te­ger al hi­jo, aun­que con un si­len­cio po­co re­pu­bli­cano por par­te de la Pri­me­ra Man­da­ta­ria), de­mues­tra una vez más que la revolución pro­me­ti­da por la Nue­va Ma­yo­ría se­rá siem­pre trai­cio­na­da por la le­tra chi­ca de su pro­gra­ma. Es­to no se apli­ca a su eli­te, pues ellos tie­nen pri­vi­le­gios.

Los in­te­lec­tua­les de iz­quier­da, des­de fi­nes de los 90 y de for­ma or­gá­ni­ca des­de el 2011 –cuan­do los lí­de­res es­tu­dian­ti­les se di­ver­tían ju­gan­do una y otra vez con los egos de aque­llos que en lu­cha fra­tri­ci­da bus­ca­ban ga­nar de­ses­pe­ra­da­men­te su afec­to–, vie­nen plan­tean­do una nue­va ver­sión de la doc­tri­na del pue­blo ele­gi­do. Se tra­ta de una for­mu­la­ción an­ti­gua que sur­ge de la for­ma tri­bal de vida so­cial (asig­nar im­por­tan­cia su­pre­ma a la tri­bu, sin la cual el in­di­vi­duo no sig­ni­fi­ca na­da en ab­so­lu­to) y de una pro­me­sa re­den­to­ra. Pa­ra­dig­mas ac­tua­les los en­con­tra­mos en el pro­gra­ma de go­bierno (las ta­blas de la ley) y la ima­gen “cris­to­ló­gi­ca” de Ba­che­let, como cer­te­ra­men­te ha des­cri­to un icó­ni­co Al­ber­to Ma­yol.

El “nue­ra­ga­te” nos re­cuer­da que la tan pro­me­ti­da ba­ta­lla con­tra los po­de­ro­sos de siem­pre, el pri­vi­le­gio, el abu­so y el lu­cro, pue­de ser lle­va­da a ca­bo có­mo­da­men­te des­de un Le­xus des­ca­po­ta­ble, ha­cién­do­se “una pa­sa­da” de $ 2.500 mi­llo­nes, y te­nien­do como eje­cu­ti­vo de cuen­ta na­da me­nos que al vi­ce­pre­si­den­te del ban­co. La Su­pe­rin­ten­den­cia de Ban­cos, en la opi­nión le­gal más rá­pi­da y con­tun­den­te de su his­to­ria, des­car­tó cual­quier po­si­ble irre­gu­la­ri­dad. En fin, una ope­ra­ción a la mano de cual­quier chi­leno: in­clu­si­va.

Y có­mo ol­vi­dar que an­tes de es­te ca­so tu­vi­mos la re­for­ma edu­ca­cio­nal. ¿Qué di­ce la le­tra chi­ca de la re­for­ma? No se apli­ca­rá a los co­le­gios en los cua­les ma­yo­ri­ta­ria­men­te tie­nen a sus hi­jos los in­te­lec­tua­les y di­ri­gen­tes po­lí­ti­cos de iz­quier­da que li­de­ra­ron la re­for­ma. Di­chos ni­ños no se­rán par­te del ex­pe­ri­men­to edu­ca­cio­nal. Des­de el primer mo­men­to, la eli­te de iz­quier­da pro­te­gió esos pa­ti­nes –con pro­pul­sión a cho­rro–, ba­jan­do eso sí de sus pa­ti­nes, en aras de la igual­dad cós­mi­ca, a los hi­jos de la cla­se me­dia chi­le­na, aque­llos de “fa­mi­lias se­du­ci­das por ofer­tas de co­le­gios in­glés que só­lo tie­nen el nom­bre en in­glés y que por $ 17 mil le ofre­cen al ni­ño que po­si­ble­men­te el co­lor pro­me­dio del pe­lo va a ser un po­qui­to más cla­ro”. In­ca­pa­ces de to­mar de­ci­sio­nes ra­cio­na­les res­pec­to de la educación de sus hi­jos al lle­var­los a es­ta­ble­ci­mien­tos par­ti­cu­la­res sub­ven­cio­na­dos, di­chos apo­de­ra­dos de­bie­ron ser sa­ca­dos de su error, re­edu­ca­dos por el Es­ta­do me­dian­te las en­se­ñan­zas de So­fía.

Como sos­tie­ne Oc­ta­vio Paz, la fe re­vo­lu­cio­na­ria se pa­re­ce a la re­li­gio­sa: no im­por­tan­do los ho­rro­res que cau­se, las con­vic­cio­nes de los fie­les no va­ria­rán. Pe­ro hay es­pe­ran­za: una ma­yo­ría que crea más en sí mis­ma que en los ex­pe­ri­men­tos ra­cio­na­lis­tas de la eli­te de iz­quier­da con sus vi­das. El “nue­ra­ga­te” nos re­cuer­da que la ba­ta­lla con­tra los po­de­ro­sos de siem­pre y con­tra el lu­cro se pue­de ha­cer des­de un Le­xus des­ca­po­ta­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.