La se­quía ya es par­te de la reali­dad en Chile El go­bierno equi­vo­ca la prio­ri­dad al cen­trar la dis­cu­sión en la pro­pie­dad del agua y no en me­di­das pa­ra ase­gu­rar el abas­te­ci­mien­to a lar­go pla­zo.

La Tercera - - OPINIÓN -

ALA luz de los va­rios años con­se­cu­ti­vos de se­quía que han afec­ta­do a nu­me­ro­sas re­gio­nes del país, y so­bre la ba­se de las con­clu­sio­nes de una se­rie de tra­ba­jos cien­tí­fi­cos, es al­ta­men­te pro­ba­ble que la es­ca­sez de agua ya no sea un fe­nó­meno tran­si­to­rio sino per­ma­nen­te. Un es­tu­dio de la Uni­ver­si­dad de Chile con­clu­yó que pa­ra el 2050 las pre­ci­pi­ta­cio­nes dis­mi­nui­rán 64 mi­lí­me­tros en la Re­gión Me­tro­po­li­ta­na en com­pa­ra­ción con el pro­me­dio ac­tual. La re­duc­ción de las llu­vias tam­bién afec­ta­rá a otras zo­nas del país. Eso ya es po­si­ble ad­ver­tir­lo en dis­tin­tos pun­tos del te­rri­to­rio, don­de la úni­ca for­ma de abas­te­cer a la po­bla­ción es me­dian­te ca­mio­nes al­ji­be. Un re­cien­te in­for­me de la Di­rec­ción Me­teo­ro­ló­gi­ca de Chile es­ta­ble­ce que en el país exis­ten seis zo­nas con se­quía ex­tre­ma y ex­per­tos coin­ci­den en que la Re­gión de Co­quim­bo ini­ció un pro­ce­so de de­ser­ti­fi­ca­ción que es irre­ver­si­ble.

A pe­sar de la con­tun­den­cia de es­tas cifras, la se­quía inex­pli­ca­ble­men­te no fi­gu­ra den­tro de las prio­ri­da­des na­cio­na­les, lo que su­po­ne una fa­lla ins­ti­tu­cio­nal que de­be ser ur­gen­te­men­te co­rre­gi­da. La pro­fun­di­dad del pro­ble­ma re­quie­re una res­pues­ta opor­tu­na y coor­di­na­da tan­to del Es­ta­do, el sec­tor pri­va­do y la ciu­da­da­nía, que per­mi­ta en­fren­tar es­ta com­ple­ja reali­dad con pers­pec­ti­va de fu­tu­ro y no só­lo me­dian­te me­di­das pa­lia­ti­vas.

En las úl­ti­mas dos dé­ca­das el es­fuer­zo de los dis­tin­tos go­bier­nos se ha con­cen­tra­do fun­da­men­tal­men­te en crear in­fra­es­truc­tu­ra pú­bli­ca. En ello ha des­ta­ca­do la crea­ción de em­bal­ses, lo que cier­ta­men­te fa­ci­li­ta­rá el aco­pio de aguas llu­via. El go­bierno an­te­rior ini­ció un ac­ti­vo plan de em­bal­ses, y la ac­tual ad­mi­nis­tra­ción pre­ten­de pro­fun­di­zar­lo, lo que es po­si­ti­vo. Sin em­bar­go, re­sul­ta in­su­fi­cien­te pa­ra abor­dar la mag­ni­tud del pro­ble­ma, con­si­de­ran­do que la can­ti­dad de agua dis­po­ni­ble pa­ra al­ma­ce­na­mien­to se­rá ca­da vez me­nor.

En es­te sen­ti­do, lla­ma la aten­ción que el go­bierno, en vez de li­de­rar la dis­cu­sión pa­ra di­se­ñar un pro­gra­ma in­te­gral de po­lí­ti­cas pú­bli­cas des­ti­na­das a ha­cer­se car­go de la se­quía en el lar­go pla­zo, és­ta se uti­li­ce como pre­tex­to pa­ra re­gu­lar la pro­pie­dad y dis­tri­bu­ción de los re­cur­sos hí­dri­cos a tra­vés de una re­for­ma al Có­di­go de Aguas, que tie­ne como fin tras­pa­sar al Es­ta­do su pro­pie­dad y por tan­to el ma­ne­jo dis­cre­cio­nal de los mis­mos.

El de­ba­te que el Eje­cu­ti­vo de­bie­se pro­mo­ver es lo opues­to, es­to es, có­mo se en­fren­ta­rá es­te es­ce­na­rio de ma­yor se­quía, bus­can­do crear los in­cen­ti­vos ade­cua­dos pa­ra que el sec­tor pri­va­do reali­ce las in­ver­sio­nes re­que­ri­das, se es­ti­mu­le el uso ra­cio­nal del agua en la po­bla­ción y se im­pi­da que vas­tos te­rri­to­rios pro­duc­ti­vos se vean irre­me­dia­ble­men­te afec­ta­dos. Al­gu­nas em­pre­sas pri­va­das ya han to­ma­do la ini­cia­ti­va en es­ta ma­te­ria y, por ejem­plo, cuen­tan con plan­tas desa­li­ni­za­do­ras, un mé­to­do por aho­ra al­ta­men­te one­ro­so pe­ro efi­cien­te pa­ra pro­veer agua allí don­de no la hay.

En los úl­ti­mos años ha si­do ha­bi­tual la crea­ción de co­mi­sio­nes de ex­per­tos pa­ra en­tre­gar orien­ta­cio­nes so­bre ma­te­rias re­le­van­tes. Por ello cues­ta com­pren­der que pa­ra un asun­to de la ma­yor re­le­van­cia como la se­quía, no exis­ta en es­tos mo­men­tos una ins­tan­cia téc­ni­ca que se en­cuen­tre eva­luan­do me­di­das orien­ta­das a en­fren­tar el pro­ble­ma y sen­si­bi­li­zan­do a la po­bla­ción con un te­ma que se ha­rá acu­cian­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.