In­cen­dios fo­res­ta­les

La Tercera - - CORREO - Ju­lio To­rres Cua­dros Gerardo In­fan­te Ma­xi­mi­li­ano Re­yes Su­bia­bre Jor­ge López So­to­ma­yor

Se­ñor di­rec­tor: Las al­tas tem­pe­ra­tu­ras en la zo­na cen­tro­sur, su­ma­das a la per­sis­ten­te se­quía, con­fi­gu­ran un es­ce­na­rio al­ta­men­te fa­vo­ra­ble pa­ra la ocu­rren­cia de in­cen­dios fo­res­ta­les. Sin em­bar­go, es­te es­ce­na­rio no es inevi­ta­ble, ya que el fue­go es ma­yo­ri­ta­ria­men­te ori­gi­na­do por ac­ción hu­ma­na y en los úl­ti­mos años la in­ten­cio­na­li­dad -y no la ne­gli­gen­ciaha si­do una de las cau­sas que más ha au­men­ta­do.

Los in­cen­dios fo­res­ta­les afec­tan dis­tin­tos as­pec­tos del en­torno: la na­tu­ra­le­za, su bio­di­ver­si­dad y ca­pa­ci­dad pa­ra pro­veer ser­vi­cios am­bien­ta­les y eco­nó­mi­cos. Pe­ro tam­bién afec­ta la sa­lud con la con­ta­mi­na­ción, la emi­sión de ga­ses de efec­to in­ver­na­de­ro y, en for­ma más di­rec­ta, con la ame­na­za a la vida de las per­so­nas, sus pro­pie­da­des y tra­ba­jo. Son una de las prin­ci­pa­les ame­na­zas a la vida y al am­bien­te en el sec­tor ru­ral y en la in­ter­faz ur­bano-ru­ral.

Por lo mis­mo es di­fí­cil en­ten­der que sean ori­gi­na­dos en for­ma in­ten­cio­nal. Es­to in­di­ca que la pre­ven­ción y la co­mu­ni­ca­ción efi­caz del dra­ma que aca­rrean de­be ser una po­lí­ti­ca prio­ri­ta­ria por par­te del Es­ta­do. Se de­be ins­ta­lar el te­ma de los in­cen­dios fo­res­ta­les du­ran­te to­do el año, ya que no es un pro­ble­ma só­lo de ve­rano. Quie­nes lo en­tien­den así ig­no­ran la ca­de­na de in­con­ve­nien­tes am­bien­ta­les que un in­cen­dio des­en­ca­de­na to­do el año: la pér­di­da de la ve­ge­ta­ción es só­lo el co­mien­zo de una se­cuen­cia de ero­sión, pér­di­da de sue­lo, arras­tre a los ríos, de­ser­ti­fi­ca­ción y al­te­ra­ción del há­bi­tat de la fau­na, en­tre otros im­pac­tos per­ma­nen­tes que no se li­mi­tan a la épo­ca es­ti­val y al te­rreno in­cen­dia­do. Si ins­ta­la­mos es­te te­ma to­do el año da­re­mos un pa­so im­por­tan­te en la cam­pa­ña de pre­ven­ción, que es in­elu­di­ble.

Es ex­tra­ño cons­ta­tar que pe­se a que la po­bla­ción tie­ne una desa­rro­lla­da preo­cu­pa­ción am­bien­tal en ge­ne­ral, es­ta sen­si­bi­li­dad no se ha pues­to al ser­vi­cio de la pre­ven­ción de in­cen­dios y el re­cha­zo ma­si­vo a quie­nes in­ten­cio­nal­men­te que­man bos­ques, plan­ta­cio­nes, ma­to­rra­les y pas­ti­za­les. Hay que ha­cer un lla­ma­do a to­dos los gru­pos que de­fien­den el me­dioam­bien­te a que in­cor­po­ren la pre­ven­ción de in­cen­dios en sus agen­das. el fin de que ser pro­pie­ta­rios de in­mue­bles con va­lor pa­tri­mo­nial sea un be­ne­fi­cio y no un cas­ti­go, por me­dio de apor­tes pa­ra su con­ser­va­ción, exen­cio­nes tri­bu­ta­rias y rá­pi­da tra­mi­ta­ción de pro­ce­sos. Lue­go, que un al­cal­de ma­yor, fi­gu­ra que va­rios es­pe­cia­lis­tas pro­po­nen pa­ra áreas me­tro­po­li­ta­nas, ten­ga tam­bién fa­cul­ta­des en el ám­bi­to pa­tri­mo­nial. Es­to, mien­tras den­si­fi­ca­mos pie­zas ur­ba­nas que con­tem­plen el pa­tri­mo­nio: bas­ta de to­rres des­pro­por­cio­na­das y con­si­de­re­mos ejem­plos de otros paí­ses con con­jun­tos ar­mó­ni­cos mix­tos, res­pe­tan­do fa­cha­das. Y que al­gu­nos de los edi­fi­cios con va­lor pa­tri­mo­nial que ya­cen aban­do­na­dos y en de­te­rio­ro, pue­dan ser ad­qui­ri­dos pa­ra cons­truir en su in­te­rior vi­vien­das so­cia­les, que ade­más ten­drían me­jor co­ne­xión con el res­to de la ciu­dad.

Res­ca­tan­do el pa­tri­mo­nio no só­lo apren­de­mos quié­nes fui­mos, sino que tam­bién mos­tra­mos ha­cia dón­de que­re­mos lle­var nues­tras ciu­da­des. la le­ga­li­za­ción, como de­du­ce in­co­rrec­ta­men­te la dipu­tada, sino que la ma­ni­fes­ta­ción de la vo­lun­tad de la mu­jer, al vio­lar la nor­ma, no trai­ga como con­se­cuen­cia la per­se­cu­ción pe­nal.

Por otro la­do, la obli­ga­ción del Es­ta­do de ase­gu­rar las “le­gí­ti­mas pres­ta­cio­nes de sa­lud” se en­tien­de como un ré­gi­men de ga­ran­tías al que las per­so­nas tie­nen ac­ce­so uni­ver­sal como su­je­tos de de­re­chos, pa­ra que se les ase­gu­re ac­ce­so a una pres­ta­ción de sa­lud opor­tu­na, ade­cua­da y de ca­li­dad, co­sa que no pue­de sig­ni­fi­car una vul­ne­ra­ción a los de­re­chos hu­ma­nos. de ima­gen e iden­ti­dad na­cio­nal.

Le to­ca aho­ra a dis­tri­bui­do­res, ex­hi­bi­do­res y a nues­tro pú­bli­co apro­ve­char y po­ten­ciar es­tos éxi­tos. No se pue­de se­guir ig­no­ran­do la ca­li­dad y el re­co­no­ci­mien­to de la crí­ti­ca in­ter­na­cio­nal.

La ma­du­rez de la me­jor pro­duc­ción na­cio­nal me­re­ce un es­fuer­zo es­pe­cial de par­te de to­dos, pa­ra en­tre­gar­le una ventana dig­na al ci­ne chi­leno, que nos per­mi­ta apre­ciar nues­tra ci­ne­ma­to­gra­fía tal como lo vie­ne ha­cien­do el pú­bli­co de los paí­ses más cul­tos del mun­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.