“Tan­to en el ca­so Dá­va­los como en Pen­ta, es evi­den­te que hay un con­flic­to de in­te­rés en­tre la po­lí­ti­ca y los em­pre­sa­rios”.

La Tercera - - POLÍTICA -

ES­TA­MOS EN uno de esos mo­men­tos clave en la his­to­ria de los paí­ses. Por un la­do, des­pués de 27 años, lo­gra­mos po­ner fin al sis­te­ma bi­no­mi­nal y te­ne­mos en Chile un sis­te­ma elec­to­ral más re­pre­sen­ta­ti­vo, por­que al ter­mi­nar con la di­co­to­mía del Sí y el No, per­mi­ti­rá emer­ger nue­vas for­mas pa­ra que la gen­te pue­da agru­par­se y or­ga­ni­zar­se. Pe­ro en pa­ra­le­lo, el sis­te­ma po­lí­ti­co en ge­ne­ral es­tá pues­to en te­la de jui­cio, lue­go de que sa­lie­ran a la luz dos ca­sos que vi­nie­ron a ser la go­ta que re­ba­só el va­so: los apor­tes de Pen­ta a di­ver­sas can­di­da­tu­ras po­lí­ti­cas, y pos­te­rior­men­te, el con­flic­to de in­te­rés en cual se vio in­vo­lu­cra­do el hi­jo de la Pre­si­den­ta Mi­che­lle Ba­che­let, Sebastián Dá­va­los.

El só­lo co­no­cer he­chos como es­tos evi­den­te­men­te ge­ne­ra des­con­fian­za por par­te de la gen­te. Pe­ro, ade­más, al ver la for­ma có­mo se reac­cio­na fren­te a los te­mas, sin ha­cer un mí­ni­mo de re­fle­xión, sin si­quie­ra sa­lir a re­co­no­cer que se co­me­tie­ron erro­res, de­cep­cio­na, por­que re­fle­ja po­co ca­ri­ño por lo que he­mos cons­trui­do.

Es tris­te ver hoy có­mo se mul­ti­pli­ca el dis­cur­so de­nos­tan­do a “los po­lí­ti­cos”, y ni el Go­bierno ni la opo­si­ción tra­di­cio­nal ha­cen su tra­ba­jo pa­ra reivin­di­car la ac­ti­vi­dad. Al con­tra­rio, ve­mos a am­bos más preo­cu­pa­dos de em­pa­tar que de bus­car for­mu­las pa­ra so­lu­cio­nar lo que evi­den­te; que tan­to en el ca­so Dá­va­los como en Pen­ta, es evi­den­te que hay un con­flic­to de in­te­rés en­tre la po­lí­ti­ca y los em­pre­sa­rios.

Es­te con­flic­to, que bá­si­ca­men­te se tra­du­ce en trá­fi­co de in­fluen­cias, fue am­plia­men­te abor­da­do en los me­dios de pren­sa y los pro­gra­mas de con­ver­sa­ción du­ran­te la cam­pa­ña pre­si­den­cial de 2005, da­da la con­di­ción de em­pre­sa­rio del en­ton­ces can­di­da­to Sebastián Pi­ñe­ra.

En ese mo­men­to -y como el te­ma se ha­bía pues­to de mo­da- se ha­bló de crear la fi­gu­ra del Fi­dei­co­mi­so Cie­go, pe­ro has­ta el día de hoy no hay ley. En el mar­co de su se­gun­da cam­pa­ña pre­si­den­cial en abril de 2009, Pi­ñe­ra tras­pa­só los Man­da­tos de Ad­mi­nis­tra­ción Dis­cre­cio­nal de Car­te­ra de In­ver­sio­nes Sin In­for­ma­ción al Man­dan­te -co­no­ci­do como Fi­dei­co­mi­so Cie­go-, lo que se man­tu­vo vi­gen­te du­ran­te to­do su man­da­to.

Pe­ro es ob­vio que el pro­ble­ma se man­tie­ne.

Pen­ta y la si­tua­ción de Dá­va­los son ca­sos que, de ha­ber te­ni­do una ley como co­rres­pon­de, no po­drían exis­tir. Te­ner a em­pre­sa­rios y po­lí­ti­cos tran­si­tan­do por una del­ga­da lí­nea en­tre lo lí­ci­to y lo moralmente acep­ta­ble, no con­tri­bu­ye a cui­dar nues­tra de­mo­cra­cia ni la ins­ti­tu­cio­na­li­dad que cons­trui­mos.

Pe­re­gri­na­cio­nes de par­la­men­ta­rios a Con­tra­lo­ría, a Tri­bu­na­les, al Con­se­jo de De­fen­sa del Es­ta­do, al Fis­cal Na­cio­nal, ri­tos eter­nos, siem­pre con re­sul­ta­do igual a ce­ro, no ha­ce que la gen­te con­fíe ni en los po­lí­ti­cos ni en las ins­ti­tu­cio­nes vi­si­ta­das.

Tam­po­co lo ha­cen las pe­ti­cio­nes de re­nun­cia ni las fra­ses des­tem­pla­das, por­que, fi­nal­men­te, ge­ne­ran ele­va­dos ni­ve­les de des­pre­cio por la de­mo­cra­cia. Es­ta­mos a tiem­po de co­rre­gir­lo.

El or­den que se ar­ma­rá una vez que en­tre en fun­cio­na­mien­to el nue­vo sis­te­ma elec­to­ral, per­mi­ti­rá la exis­ten­cia de nue­vas fuer­zas po­lí­ti­cas y for­mas de re­pre­sen­tar a la ciu­da­da­nía.

Que­re­mos re­pre­sen­tar a aqué­llos que as­pi­ran a la li­ber­tad, pe­ro a una li­ber­tad real, no con­di­cio­na­da se­gún lu­gar de ori­gen o a de­ter­mi­na­da educación.

Vi­vir la vida ca­da uno como la quie­ra vi­vir,cu­yo lí­mi­te es la res­pon­sa­bi­li­dad co­lec­ti­va. O li­ber­tad que no afec­te a ter­ce­ros. Fal­ta li­ber­tad de em­pren­der Un sis­te­ma que pre­mie el es­fuer­zo per­so­nal y en­tre­gue to­das las he­rra­mien­tas pa­ra que ca­da per­so­na ten­ga la li­ber­tad de ha­cer con su vida lo que quie­ra.

Un sis­te­ma que no mi­re pa­ra el la­do cuan­do hay ca­sos de co­rrup­ción, sino que tra­ba­je en la bús­que­da de so­lu­cio­nes.

Cree­mos que en es­te mo­men­to de cri­sis en las ins­ti­tu­cio­nes, es ne­ce­sa­rio tra­ba­jar como co­lec­ti­vo en una pro­pues­ta pa­ra fi­nan­ciar las cam­pa­ñas, pe­ro ade­más en una le­gis­la­ción que re­gu­le la re­la­ción en­tre los ne­go­cios y la po­lí­ti­ca.

Y esa me­sa de­be es­tar pen­sa­da más allá del cuo­teo y de la fo­to del Pre­si­den­te de turno con los par­ti­dos po­lí­ti­cos, sino per­mi­tien­do que re­pre­sen­tan­tes de di­ver­sas áreas de la so­cie­dad es­tén pre­sen­tes. Só­lo así se ge­ne­ran so­lu­cio­nes res­pe­ta­das por to­dos. To­das las cri­sis son opor­tu­ni­da­des.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.