Tre­gua en Ucra­nia a pun­to de fra­ca­sar por com­ba­tes y san­cio­nes a Ru­sia

Las par­tes se han ne­ga­do a re­ti­rar el ar­ma­men­to pe­sa­do pe­se a lo es­ti­pu­la­do en el acuer­do. La can­ci­ller ale­ma­na, An­ge­la Mer­kel -ges­to­ra del pac­to-, di­jo que la si­tua­ción era “frá­gil”.

La Tercera - - MUNDO - Cris­ti­na Ci­fuen­tes

Los in­ten­sos com­ba­tes en­tre las fuer­zas ucra­nia­nas y los se­pa­ra­tis­tas pro­rru­sos en la es­tra­té­gi­ca lo­ca­li­dad de De­bal­tse­ve, ubi­ca­da en­tre las ciu­da­des de Do­netsk y Luhansk, po­nían en se­rio pe­li­gro el frá­gil al­to el fue­go que co­men­zó a re­gir el domingo pa­sa­do. Kiev ase­gu­ra que no re­ti­ra­rá el ar­ma­men­to pe­sa­do del lu­gar mien­tras sus sol­da­dos, en­tre 6.000 y 10.000 se­gún fuen­tes ucra­nia­nas con­sul­ta­das por el dia­rio El País, con­ti­núen sien­do ata­ca­dos por los se­pa­ra­tis­tas pro­rru­sos.

Por su par­te, De­nis Pus­hi­lin, vi­ce­pre­si­den­te del Par­la­men­to de Do­netsk y re­pre­sen­tan­te se­pa­ra­tis­ta en el gru­po de con­tac­to de Minsk, reite­ró ayer que es­tán dis­pues­tos a or­ga­ni­zar un co­rre­dor pa­ra que los sol­da­dos ucra­nia­nos cer­ca­dos en De­bal­tse­ve pue­dan aban­do­nar la zo­na, pe­ro a con­di- El jue­ves pa­sa­do, los lí­de­res de Ucra­nia, Ru­sia, Ale­ma­nia y Fran­cia acor­da­ron un al­to el fue­go en el es­te

de Ucra­nia. El pac­to in­cluía el re­ti­ro de ar­ma­men­to pe­sa­do y la crea­ción de una zo­na des­mi­li­ta­ri­za­da de en­tre 50 y 150 km.

de an­cho. Sin em­bar­go, en la

lo­ca­li­dad de De­bal­tse­ve se han pro­du­ci­do com­ba­tes, des­pués del ini­cio del

ce­se el fue­go. ción de que lo ha­gan sin nin­gún ti­po de ar­ma­men­to.

Se­gún el Con­se­jo de Se­gu­ri­dad Na­cio­nal ucra­niano, al me­nos cin­co sol­da­dos mu­rie­ron y 25 re­sul­ta­ron he­ri­dos en las úl­ti­mas 24 ho­ras en el es­te de Ucra­nia y aña­dió que el al­to el fue­go fue vio­la­do en nu­me­ro­sas oca­sio­nes por los se­pa­ra­tis­tas pro­rru­sos. Es­ti­mó que la ma­yo­ría de las ba­jas se pro­du­je­ron al es­te de Ma­riu­pol.

An­te es­to, la can­ci­ller ale­ma­na, An­ge­la Mer­kel, ges­to­ra del acuer­do, pi­dió que se res­pe­te el al­to el fue­go y se mos­tró cau­ta so­bre la efi­ca­cia del acuer­do. “La si­tua­ción es frá­gil”, di­jo la can­ci­ller apun­tan­do so­bre to­do a la ciu­dad de De­bal­tse­ve. Mer­kel ad­mi­tió que no hay “nin­gu­na ga­ran­tía” de que se res­pe­te la tre­gua.

De acuer­do al pac­to fir­ma­do la se­ma­na pa­sa­da en Minsk, la tre­gua es só­lo el primer pa­so. Ayer de­bía ha­ber co­men­za­do el re­ti­ro de ar­mas pe­sa­das, un

UCRA­NIA

pro­ce­so que pue­de du­rar has­ta dos se­ma­nas. Lue­go de­be pro­du­cir­se la im­ple­men­ta­ción de zo­nas des­mi­li­ta­ri­za­das. Ana­lis­tas con­sul­ta­dos por la BBC se­ña­la­ron que el an­te­rior ce­se el fue­go (acor­da­do en sep­tiem­bre de 2014) pa­re­cía ser res­pe­ta­do en un prin­ci­pio, pe­ro des­pués fra­ca­só.

Jun­to a los com­ba­tes, otro pun­to que vino a com­pli­car la tre­gua, fue la en­tra­da en vi­gor de nue­vas san­cio­nes con­tra Moscú, acor­da­das por la Unión Eu­ro­pea an­tes de que Ale­ma­nia y Fran­cia lan­za­ran la ini­cia­ti­va de paz pa­ra Ucra­nia, que lle­vó a los acuer­dos de Minsk. Un fun­cio­na­rio del blo­que di­jo a la ca­de­na bri­tá­ni­ca que las san­cio­nes te­nían la in­ten­ción de cas­ti­gar a los re­bel­des por un ata­que con­tra Ma­riu­pol el mes pa­sa­do, en el que mu­rie­ron 30 ci­vi­les. “Las san­cio­nes te­nían que co­men­zar a re­gir la se­ma­na pa­sa­da, pe­ro fue­ron pos­ter­ga­das por­que la UE no que­ría in­ter­fe­rir con las con­ver­sa­cio­nes en Minsk. Pe­ro siem­pre tu­vie­ron in­ten­ción de im­ple­men­tar­las”, di­jo el fun­cio­na­rio.

En la lis­ta de los san­cio­na­dos es­tán el vi­ce­mi­nis­tro pri­me­ro de De­fen­sa ru­so, Ar­ka­di Ba­jin, y otros mi­li­ta­res de al­to ran­go de ese país, que no po­drán en­trar en te­rri­to­rio de la Unión Eu­ro­pea ni ac­ce­der a los ac­ti­vos que pu­die­sen te­ner allí. El nú­me­ro dos del je­fe del Es­ta­do Ma­yor, An­drei Kar­ta­po­lov, y los dipu­tados Io­sif Kob­zon y Va­le­ri Rash­kin son otros de los afec­ta­dos.

An­te es­to, la reac­ción ru­sa no tar­dó en lle­gar. La can­ci­lle­ría ca­li­fi­có las san­cio­nes de “ab­sur­das a la luz del acuer­do de Minsk”. Ser­gei Zhe­lezn­yak, vi­ce­pre­si­den­te de la Cá­ma­ra baja, di­jo que las san­cio­nes “de­mues­tran lo en­tram­pa­dos que es­tán los di­plo­má­ti­cos eu­ro­peos por ta­les po­lí­ti­cas”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.