Au­tor de ti­ro­teos en Co­pen­ha­gue qui­so unir­se al EI en Si­ria

Se­gún me­dios lo­ca­les se tra­ta­ría de Omar el Hus­sein, un jo­ven da­nés de pa­dres pa­les­ti­nos. Ayer la pri­me­ra mi­nis­tra da­ne­sa ne­gó que el ata­can­te ha­ya si­do par­te de una cé­lu­la te­rro­ris­ta.

La Tercera - - MUNDO - F. Ca­sa­no­va

Has­ta ayer las au­to­ri­da­des da­ne­sas se­guían sin con­fir­mar la iden­ti­dad del au­tor de los ata­ques en Co­pen­ha­gue del fin de se­ma­na pa­sa­do. Só­lo co­rro­bo­ra­ron que se tra­ta­ba de un jo­ven da­nés de 22 años con his­to­rial de­lic­ti­vo. Pe­ro la ma­yo­ría de los me­dios lo­ca­les ya apun­tan con se­gu­ri­dad ha­cia un nom­bre: Omar Ab­del Ha­mid el Hus­sein.

El jo­ven ha­bría si­do quien el sá­ba­do abrió fue­go in­dis­cri­mi­na­do en un ca­fé de la ca­pi­tal don­de mu­rió un do­cu­men­ta­lis­ta sue­co, y se­ría el res­pon­sa­ble del ti­ro­teo en las afue­ras de una si­na­go­ga don­de mu­rió uno de l os guar­dias. Po­cas ho­ras des­pués, la po­li­cía da­ne­sa aba­tió al pre­sun­to au­tor. Ayer, en esa mis­ma ca­lle, apa­re- cie­ron va­rios ra­mos de flo­res, mien­tras unas 30.000 per­so­nas mar­cha­ron por las dos víc­ti­mas en la ca­pi­tal.

De tra­tar­se de El Hus­sein, se­ría un vie­jo co­no­ci­do de las au­to­ri­da­des y del ser­vi­cio de in­te­li­gen­cia. De he­cho, só­lo dos se­ma­nas an­tes de co­me­ter el ata­que, El Hus­sein sa­lió de la cár­cel don­de pa­só más de un año con­de­na­do por agre­sión con un cu­chi­llo en un tren en Co­pen­ha­gue.

Omar el Hus­sein na­ció ha­ce 22 años en Di­na­mar­ca, país al que lle­ga­ron sus pa­dres pa­les­ti­nos pro­ce­den­tes de un cam­po de re­fu­gia­dos en Jor­da­nia. Se­gún la agen­cia Fran­ce Pres­se, su his­to­ria fa­mi­liar ha­bría de­ter­mi­na­do su vi­sión del mun­do, mar­ca­da por el con­flic­to pa­les­tino-is­rae­lí. Sin em­bar­go, su pa­dre di­jo es­tar “ho­rro­ri­za­do como to­do el mun­do” por la muer­tes en Co­pen­ha­gue.

Sus com­pa­ñe­ros de cla­se lo des­cri­bie­ron como una per­so­na con vo­lun­tad de ser­vi­cio, in­te­li­gen­te, pe­ro con un as­pec­to os­cu­ro, se­gún AFP. “Le en­can­ta­ba ha­blar del is­lam. En par­ti­cu­lar, so­lía de­ba­tir so­bre el con­flic­to pa­les­tino-is­rae­lí. No te­nía re­pa­ros en de­cir que odia­ba a los ju­díos”, con­tó uno de sus com­pa­ñe­ros de cla­se al dia­rio da­nés Eks­tra Bla­det.

Con la ma­sa­cre de París de enero aún pre­sen­te en el ima­gi­na­rio co­lec­ti­vo de Eu­ro­pa, una de las prin­ci­pa­les preo­cu­pa­cio­nes de las au­to­ri­da­des da­ne­sas era ver si exis­tía al­gún ne­xo en­tre el au­tor de los ata­ques del sá­ba­do con los yiha­dis­tas del Es­ta­do Is­lá­mi­co (EI). Sin em­bar­go, ayer la pri­me­ra mi­nis­tra da­ne­sa He­lle Thor­ning-Sch­midt, ne­gó cual­quier co­ne­xión: “Quie­ro de­jar muy cla­ro que has­ta aho­ra no te­ne­mos nin­gu­na in­di­ca­ción de que ha­ya si­do par­te de una cé­lu­la”.

Aún así, se­gún me­dios lo­ca­les, El Hus­sein se sen­tía enor­me­men­te com­pro­me­ti­do con la cau­sa yiha­dis­ta en Me­dio Orien­te. De he­cho el dia­rio Ber­lins­ke se­ña­ló que du­ran­te su es­tan­cia en pri­sión, el jo­ven ha­bía ma­ni­fes­ta­do su de­seo de unir­se a la fi­las de la mi­li­cia en Si­ria, lo que sem­bró la alar­ma en el ser­vi­cio de in­te­li­gen­cia.

Tal ha­bría si­do la afi­ción is­la­mis­ta de El Hus­sein, que an­tes de co­me­ter el primer ata­que, col­gó en su pá­gi­na de Fa­ce­book va­rios vi­deos del Es­ta­do Is­lá­mi­co y va­rias pro­cla­mas yiha­dis­tas, in­for­mó el mis­mo dia­rio da­nés.

Ayer la po­li­cía lo­cal arres­tó a dos hom­bres ba­jo la sos­pe­cha de ha­ber pro­por­cio­na­do las ar­mas al ata­can­te. Se­gún un juez, am­bos es­ta­rían ba­jo cus­to­dia por 10 días mien­tras se desa­rro­lla la investigación.

FO­TO: AFP

Una mu­jer en Co­pen­ha­gue to­ma una fo­to ayer al lu­gar don­de la po­li­cía aba­tió al pre­sun­to ata­can­te.

FO­TO: AP

Fo­to sin fe­cha de Omar el Hus­sein, del ar­chi­vo po­li­cial da­nés.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.