“En tér­mi­nos objetivos es una re­for­ma sin­di­cal, eso no es­tá en dis­cu­sión”

Abo­ga­do ad­vier­te que la ini­cia­ti­va po­dría de­ri­var en ma­yor ejer­ci­cio de la huel­ga en pro­ce­sos de ne­go­cia­ción co­lec­ti­va.

La Tercera - - NEGOCIOS - Ca­ro­li­na León Sa­la­man­ca

So­cio lí­der de Con­sul­to­ría Hu­man Ca­pi­tal de EY: Pa­ra Mauricio Pe­ña­lo­za, so­cio lí­der de Con­sul­to­ría Hu­man Ca­pi­tal de EY, ni la re­for­ma la­bo­ral, ni la edu­ca­cio­nal apun­tan en la di­rec­ción co­rrec­ta, por­que no mi­ran al Chile ac­tual. En mar­zo se re­to­ma­rá el de­ba­te so­bre la re­for­ma la­bo­ral en el Con­gre­so ¿Cuál es su ba­lan­ce del pro­yec­to has­ta aho­ra? Ne­ga­ti­vo. No hay una sin­to­nía con la reali­dad del mer­ca­do la­bo­ral. Es­ta re­for­ma no mi­ra un Chile en el año 2015, sino que mi­ra ge­ne­ra­cio­nes que no son las ac­tua­les. La afi­lia­ción sin­di­cal no va a cam­biar ra­di­cal­men­te a raíz de es­to. En ese sen­ti­do ¿Fal­ta for­ta­le­cer­la, o hay que cam­biar­la? Más que for­ta­le­cer la re­for­ma ha­bría pues­to el acen­to en otros te­mas. Hay una se­rie de re­co­men­da­cio­nes que vie­ne dan­do la Ocde ha­ce dé­ca­das en es­ta ma­te­ria y nin­guno de los úl­ti­mos go­bier­nos se ha he- cho car­go de eso. ¿Chile no es­tá to­man­do las su­ge­ren­cias que en­tre­ga la Ocde? En ma­te­rias de pro­duc­ti­vi­dad ab­so­lu­ta­men­te no. A su jui­cio ¿En qué se de­bió ha­ber en­fo­ca­do la re­for­ma? Una bue­na re­for­ma la­bo­ral es­tá muy re­la­cio­na­da con una bue­na re­for­ma edu­ca­cio­nal. Los pro­ble­mas que te­ne­mos en Chile son pro­ble­mas que sur­gie­ron ha­ce 30 años cuan­do es­ta­ban es­tu­dian­do los ac­tua­les pro­fe­sio­na­les. Lo que no ha­ga­mos hoy en ma­te­ria edu­ca­cio­nal va a re­per­cu­tir en el mer­ca­do la­bo­ral en 30 años más. En so­lu­cio­nar eso se de­bió en­fo­car la re­for­ma. Es de­cir, ¿la re­for­ma edu­ca­cio­nal tam­po­co cum­ple con lo que se re­quie­re? Tam­po­co, por­que la ac­tual re­for­ma no apun­ta al pro­ble­ma de fon­do, que es la ca­li­dad de la educación. Las per­so­nas que es­tu­dian en co­le­gios téc­ni­cos no cuen­tan con los co­no­ci­mien­to bá­si­cos ni me­nos es- tán­dar. Si esas fa­len­cias no se so­lu­cio­nan ter­mi­na­re­mos em­pan­ta­na­dos en es­to. Es­ta pro­ble­má­ti­ca no la so­lu­cio­na ni la re­for­ma edu­ca­cio­nal ni la la­bo­ral. Tras ma­du­rar el tex­to hoy los tra­ba­ja­do­res tie­nen re­pa­ros y en el mun­do em­pre­sa­rial di­cen que es un pro­yec­to pro sin­di­cal ¿Com­par­te esa opi­nión? Ab­so­lu­ta­men­te. En tér­mi­nos objetivos es una re­for­ma sin­di­cal, ya que mo­di­fi­ca en el Có­di­go del Tra­ba­jo pun­tos re­la­cio­na­dos a los sin­di­ca­tos y la ne­go­cia­ción co­lec­ti­va, por lo tan­to, eso no es­tá en dis­cu­sión. En un aná­li­sis un po­co más sub­je­ti­vo, pro­te­ge ma­yor­men­te los de­re­chos de los sin­di­ca­tos que los de­re­chos de los em­plea­do­res, no hay un equi­li­brio. En­tre otros pun­tos el re­em­pla­zo en ca­so de huel­ga es una de las in­quie­tu­des de los em­plea­do­res ¿Es tan com­ple­jo como di­cen si es­ta fi­gu­ra se usa po­co? El efec­to fi­nal que pue­de traer es­te pro­yec­to es que ha­ya un ma­yor ejer­ci­cio de huel­ga en los pro­ce­sos de ne­go­cia­ción co­lec­ti­va. Se ve una ten­den­cia a que la em­pre­sa no pue­da con­ti­nuar con sus ope­ra­cio­nes. ¿Sig­ni­fi­ca que los sin­di­ca­tos van a te­ner un po­der mo­no­pó­li­co como se­ña­lan los em­pre­sa­rios? Cla­ro. Por­que el sin­di­ca­to pue­de ter­mi­nar sien­do el que con­tro­la la mar­cha o no de la em­pre­sa en un pro­ce­so de ne­go­cia­ción. El pro­ble­ma es que la nue­va nor­ma prohí­be cu­brir las fun­cio­nes en ca­so de huel­ga, de­te­nien­do así la pro­duc­ción. ¿Qué opi­na so­bre los es­tu­dios que en­car­ga­rá el go­bierno pa­ra ase­gu­rar los ser­vi­cios mí­ni­mos en ca­so de huel­ga? Oja­lá que sean bue­nos es­tu­dios, que sean es­tu­dios que se apli­quen a ca­da uno de los mer­ca­dos. No me atre­vo a pro­yec­tar ni po­si­ti­va ni ne­ga­ti­va­men­te sus re­sul­ta­dos. La prin­ci­pal in­quie­tud es­tá en que, da­do el po­der que van a te­ner los sin­di­ca­tos, da te­mor que eso fi­nal­men­te re­sul­te ser le­tra muer­ta. Otra de las du­das es­tán da­das por el pi­so de ne­go­cia­ción y sus con­di­cio­nes ¿qué le pa­re­ce? Es­ta nor­ma es bas­tan­te pe­li­gro­sa, por­que con los nuevos pla­zos que pro­po­ne la ley, el em­plea­dor pen­sa­rá que es me­jor cu­brir­se no dan­do tan­tos be­ne­fi­cios pa­ra no ver­se en la im­po­si­bi­li­dad de no cum­plir­los en el fu­tu­ro. ¿La re­for­ma ha­rá más rígidas las con­di­cio­nes la­bo­ra­les en Chile? Sí. En el fon­do las ne­go­cia­cio­nes van a ter­mi­nar sien­do mu­cho más pla­nas, por lo me­nos des­de las pers­pec­ti­va del em­plea­dor. ¿Cree que la re­for­ma la­bo­ral ayu­de a re­du­cir la bre­cha en­tre hom­bres y mu­je­res? Creo que en cier­tos as­pec­tos la ley pue­de con­tri­buir. La ley tran­si­to­ria­men­te pue­de ayu­dar, oja­lá que en el me­diano pla­zo no ne­ce­si­tá­ra­mos le­yes pa­ra que es­ta bre­cha des­apa­rez­ca, lo ideal es que ocu­rrie­ra en tér­mi­nos au­tó­no­mos.

FO­TO: AR­CHI­VO

Mauricio Pe­ña­lo­za sos­tie­ne que no hay sin­to­nía de la re­for­ma la­bo­ral con el mer­ca­do del tra­ba­jo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.