Cin­cuen­ta Som­bras De Grey arra­sa en ta­qui­lla de­mos­tran­do el po­der de la au­dien­cia fe­me­ni­na

La cin­ta su­peró los 230 mil es­pec­ta­do­res en sus pri­me­ros cua­tro días en la car­te­le­ra lo­cal. El fe­nó­meno per­te­ne­ce a un pú­bli­co que las gran­des pro­duc­cio­nes por lo ge­ne­ral ig­no­ran: las mu­je­res.

La Tercera - - SOCIEDAD - Ca­ro­li­na Cer­da Isabel Plant

No es una sor­pre­sa, pe­ro sí es una ha­za­ña. Cin­cuen­ta som­bras de Grey, la pe­lí­cu­la, es un éxi­to. Tras su buen re­sul­ta­do en sa­las de ci­ne du­ran­te el fin de se­ma­na, la cin­ta ha pro­ba­do ser un fe­nó­meno de mu­chas ca­ras: com­pro­bó que una pe­lí­cu­la ba­sa­da en un bes­tse­ller con pro­ta­go­nis­ta fe­me­ni­na y que se ha re­la­cio­na­do con pú­bli­co de ese gé­ne­ro pue­de re­sul­tar lu­cra­ti­vo más allá de un gru­po etá­reo es­pe­cí­fi­co, como has­ta aho­ra ha ocu­rri­do con sa­gas como Cre­púscu­lo o Los jue­gos del ham­bre. En sim­ple: las mu­je­res de­mos­tra­ron en las bu­ta­cas, que no son un “ni­cho”.

En Chile la pe­lí­cu­la pro­ta­go­ni­za­da por Ja­mie Dor­nan y Da­ko­ta John­son es la cin­ta pa­ra ma­yo­res de 18 años con me­jor de­but, al lle­var a 230.363 per­so­nas a las sa­las en sus pri­me­ros cua­tro días. Como re­fe­ren­cia, la pe­lí­cu­la más vis­ta en Chile, Ste­fan v/s Kra­mer (2012) tu­vo 331.669 es­pec­ta­do­res en el mis­mo pe­río­do. El an­te­rior fe­nó­meno pa­ra ma­yo­res de 18 años, Ted (2012), acu­mu­ló 393.699 es­pec­ta­do­res en to­do su pa­so por sa­las, se­gún cifras de Ren­trak.

De he­cho, tan bien le ha ido a Mr. Grey, que au­men­tó el nú­me­ro de sa­las en las que se es­tá mos­tran­do: de las 115

Cin­cuen­ta som­bras de Grey ini­cia­les pa­só a 130. Una prác­ti­ca que a pe­sar de no ser iné­di­ta, no es de lo más co­mún. Es­to tie­ne que ver con el flu­jo de la pe­lí­cu­la en las sa­las. Só­lo en Ci­neHoyts la de­man­da de en­tra­das fue un 47% del to­tal de pe­lí­cu­las en car­te­le­ra.

Otra hi­to a des­ta­car es el mo­men­to en que el fil­me se to­mó las pan­ta­llas lo­ca­les. Si bien el ve­rano es tem­po­ra­da al­ta pa­ra las sa­las de ci­ne, las ven­tas de en­tra­das en es­ta fe­cha se con­cen­tran en cin­tas in­fan­ti­les. Al­go que po­co tie­ne que ver con es­ta his­to­ria que mues­tra la es­pe­cial re­la- ción de su­mi­sión y do­mi­na­ción que se da en­tre Anas­ta­sia Stee­le (John­son) y Ch­ris­tian Grey (Dor­nan).

En tan­to, en Es­ta­dos Uni­dos la cin­ta con­si­guió $94,4 mi­llo­nes de dó­la­res en el fe­ria­do del fin de se­ma­na, su­peran­do la mar­ca de La pa­sión de Cris­to, mien­tras que a ni­vel in­ter­na­cio­nal con­si­guió US$158 mi­llo­nes con los me­jo­res es­tre­nos en 11 de los 58 te­rri­to­rios en los que de­bu­tó.

Mu­je­res en el ci­ne

El éxi­to lle­ga jus­to cuan­do en Es­ta­dos Uni­dos se pu­bli­có un do­cu­men­to, del Cen­tro pa­ra el es­tu­dio de las mu­je­res en te­le­vi­sión y ci­ne de la Uni­ver­si­dad de San Die­go, que afir­ma que en­tre las cin­tas con me­jor ta­qui­lla en 2014, só­lo el 12% tie­ne pro­ta­go­nis­tas mu­je­res. Ade­más, es­ta no es una si­tua­ción que ha­ya me­jo­ra­do en la úl­ti­ma dé­ca­da. Es así como hu­bo una baja de 3% en com­pa­ra­ción con 2013 y un 4% des­de 2002. Ge­ne­ral­men­te las mu­je­res apa­re­cen en las pe­lí­cu­las como la po­lo­la, la es­po­sa o la ma­dre del pro­ta­go­nis­ta. En es­te ca­so, en cam­bio, se si­gue la his­to­ria de có­mo Anas­ta­sia se in­vo­lu­cra con el mis­te­rio­so se­ñor Grey.

Si bien en Chile no hay cifras al res­pec­to, en Es­ta­dos Uni­dos el por­cen­ta­je de mu­je­res por sa­la bor­deó el 70%. Pa­ra la sub­ge­ren­te de mar- ke­ting y con­te­ni­dos al­ter­na­ti­vos de Ci­neHoyts, Isabel Co­rrea, es­te éxi­to ful­mi­nan­te se ex­pli­ca­ría por­que: “Es una sa­ga di­ri­gi­da a mu­je­res adul­tas y qui­zás nun­ca an­tes ha­bía ha­bi­do un pro­duc­to de es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas desa­rro­lla­do es­pe­cial­men­te pa­ra es­te gru­po”. Por otro la­do, se su­ma el fac­tor edi­to­rial: “Han exis­ti­do otras pe­lí­cu­las, como Sex & the City, pe­ro el in­te­rés en Cin­cuen­ta som­bras de Grey res­pon­de, ade­más, a las cifras con­se­gui­das por el li­bro”. Un pun­to en el que coin­ci­de el ge­ren­te ge­ne­ral pa­ra Chile y Pe­rú de la dis­tri­bui­do­ra An­des Films, Gian­ni Gen­ti­lli, quien agre­ga: “Lo que lo­gró Cin­cuen­ta som­bras de Grey fue cum­plir con aquel pú­bli­co fe­me­nino que bus­ca una fan­ta­sía sen­sual que pu­die­ra ocu­rrir­le en la vida real, lo cual ha­ce más in­tere­san­te la his­to­ria pa­ra una mu­jer”.

En cuan­to a lo que es­te éxi­to po­dría ge­ne­rar en la in­dus­tria, la ge­ren­te co­mer­cial de Ci­ne­mark, Ka­ri­na Ven­tu­ra, co­men­ta: “Creo que, sin du­da, va a des­per­tar la crea­ti­vi­dad y el in­te­rés de al­gu­nos rea­li­za­do­res de di­ri­gir­se a es­te pú­bli­co”. Y acla­ra que lo in­tere­san­te del fe­nó­meno, y al­go que vio en te­rreno, es que agru­pa a “mu­chos ti­pos de mu­je­res, des­de las de 18 años a mu­je­res de 70 años”.

Cin­cuen­ta som­bras de Grey es lo que las mu­je­res quie­ren ver, es una reali­dad, por­que lo es­tán vien­do, por mi­llo­nes. Pun­to. El te­ma es­tá en por qué.

Pri­me­ro, las mu­je­res ven en Anas­ta­sia a una heroína no só­lo por que­dar­se con el chico, sino por­que es en­can­ta­do­ra y em­pá­ti­ca, como una Brid­get Jo­nes más jo­ven y me­nos tor­pe, muy bien ac­tua­da por Da­ko­ta John­son. Las mu­je­res en el ci­ne le ha­cen ba­rra (li-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.