O’Con­nor en­tre­gó cor­te tras cor­te con el ofi­cio pro­pio de quien lle­va en es­te ne­go­cio des­de fi­nes de los 80.

La Tercera - - CARTELERA DE CINE SALAS -

mue­ve des­de el su­su­rro como una ni­ña de ro­di­llas ele­van­do ple­ga­rias, que de pron­to se re­ve­la an­te sus pro­pios de­mo­nios y es­ta­lla, os­ci­la­ción re­cu­rren­te des­de el ini­cio, en la ex­plo­si­va Queen of sem­pe­ño, in­clu­yen­do dos mu­je­res en ba­jo y gui­ta­rra que se en­car­gan de re­crear las co­pio­sas ar­mo­nías vo­ca­les plas­ma­das en es­tu­dio, O’Con­nor en­tre­gó cor­te tras cor­te con el ofi­cio pro­pio de quien lle­va en es­te ne­go­cio des­de fi­nes de los 80, in­clu­yen­do éxi­tos que en­ve­je­cen sa­lu­da­bles como The em­pe­ror’s new clot­hes, y la so­bre­co­ge­do­ra Th­ree ba­bies, uno de los mo­men­tos de la no­che. En la mis­ma ca­te­go­ría ca­be la in­ter­pre­ta­ción a ca­pe­lla de In this heart, se­gui­da de Black boys on mo­ped, con aque­lla le­tra don­de la can­tan­te de Du­blín apun­ta la am­bi­va­len­cia mo­ral de la des­apa­re­ci­da ex primer mi­nis­tro bri­tá­ni­ca Mar­ga­ret That­cher.

Tam­bién fue pa­ten­te que la co­ne­xión emo­ti­va con la au­dien­cia le re­sul­ta pres­cin­di­ble. Dio las gra­cias me­cá­ni­ca­men­te al con­cluir ca­da te­ma sin pro­nun­ciar pa­la­bras ex­tras, y el es­ce­na­rio se­gún có­mo lo ocu­pa, es só­lo el si­tio pa­ra ins­ta­lar los ins­tru­men­tos, to­car y can­tar. Con Sinead O’Con­nor el pú­bli­co re­sul­ta cir­cuns­tan­cial, un in­vi­ta­do que pa­re­ce sin re­le­van­cia par­ti­cu­lar, una pre­sen­cia que no lo­gra sen­ti­mien­tos y reac­cio­nes ex­tras en su desem­pe­ño. Di­ga­mos que en el ar­te de la mú­si­ca en vi­vo, tal dis­pli­cen­cia es un pe­ca­do que con­de­na al te­rreno de lo irre­le­van­te.

Sinead O’Con­nor du­ran­te su pre­sen­ta­ción en el fes­ti­val Wo­mad en Chile.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.