Ca­so Ca­val

La Tercera - - CORREO - Ig­na­cio Ga­ray P. Juan Carlos Guí­ñez Se­guel Ale­jan­dro Co­va­ce­vich Henry Boys Loeb Cris­tián Ara­ya Ler­do de Te­ja­da Eduar­do Gue­rre­ro Nu­ñez Vic­tor Ra­mi­rez Bo­ba­di­lla Gon­za­lo Gua­jar­do Gavilán

Se­ñor di­rec­tor: El fin de se­ma­na me to­có ver a unos mo­des­tos ven­de­do­res de al­gas co­rrer por las ca­lles de Pan­gui­pu­lli. Se no­ta­ban an­gus­tia­dos. Me acer­qué a pre­gun­tar­les qué ocu­rría y me res­pon­die­ron que ve­nían “los se­ño­res de Im­pues­tos In­ter­nos”. Es de es­pe­rar que los re­pre­sen­tan­tes del SII, con la mis­ma vo­ca­ción fis­ca­li­za­do­ra con la que se preo­cu­pan de es­tos sen­ci­llos co­mer­cian­tes ru­ra­les, se ocu­pen de exa­mi­nar en de­ta­lle el his­to­rial tri­bu­ta­rio del ni­ño sím­bo­lo de la an­tí­te­sis de la me­ri­to­cra­cia en Chile, con­si­de­ran­do que es­tu­vo dis­po­ni­ble pa­ra ser­vir un car­go “ad ho­no­rem”. Su­gie­ro al Ser­vi­cio de Im­pues­tos In­ter­nos ac­tuar con su ha­bi­tual efi­cien­cia, an­tes de que Dá­va­los de­ci­da ra­di­car­se en el ex­tran­je­ro, adu­cien­do “mo­ti­vos per­so­na­les”. Se­ñor di­rec­tor: El ca­so “nue­ra­ga­te” ha de­ja­do es­pa­cio pa­ra va­ria­das elu­cu­bra­cio­nes. En lo par­ti­cu­lar, opino que una ma­dre, in­de­pen­dien­te del ca­rác­ter in­di­so­lu­ble de ese víncu­lo, no pue­de ha­cer­se car­go de los erro­res y res­pon­sa­bi­li­da­des de su hi­jo adul­to. Ahí es­tá el cues­tio­na­mien­to so­bre la del­ga­da lí­nea en­tre lo pú­bli­co y lo pri­va­do: por cua­li­fi­ca­do que se en­cuen­tre, es com­ple­jo asig­nar un car­go de al­ta con­fian­za a un fa­mi­liar di­rec­to. Aho­ra bien, el go­bierno ha da­do cá­te­dra en la se­pa­ra­ción de es­tas aris­tas, y si bien des­de el am­pa­ro le­gal pu­die­ron ha­ber­se de­fen­di­do más y per­se­ve­rar en que no era ne­ce­sa­rio ren­dir los in­tere­ses de Dá­va­los, ni cues­tio­nar su car­go, hu­bo una re­nun­cia que for­ta­le­ce la con­sig­na que es­ta ad­mi­nis­tra­ción ha uti­li­za­do como ban­de­ra de lu­cha.

Es­ta ju­ga­da po­lí­ti­ca ha­ce inex­cu­sa­ble que la teo­ría del em­pa­te se trans­for­me en ra­ja­ta­bla pa­ra la mo­ra­lis­ta opo­si­ción. En vir­tud de ello, to­dos los in­vo­lu­cra­dos en Pen­ta de­be­rían dar un pa­so al cos­ta­do, por un mí­ni­mo de dig­ni­dad y má­xi­mo de exi­gen­cia éti­ca.

Al fi­nal del día, y en una es­fe­ra mu­cho más pro­fun­da que lo le­gal, “ley pa­re­ja no es du­ra” de­be­ría ser una nor­ma­ti­va mo­ral y éti­ca pe­ren­to­ria. cial, tu­vie­ra que pa­gar por ha­cer­lo, o que el sueldo lo re­ci­bie­ran só­lo los de es­tra­tos más ba­jos.

Una op­ción cohe­ren­te con el ob­je­ti­vo de equi­dad es re­mu­ne­rar por igual a to­dos en las ca­rre­ras que el fis­co con­si­de­re es­tra­té­gi­cas, como las de pe­da­go­gía. Es­to se jus­ti­fi­ca no só­lo por ra­zo­nes eco­nó­mi­cas: la re­mu­ne­ra­ción ge­ne­ra a to­dos un fuer­te com­pro­mi­so con la ac­ti­vi­dad, in­clui­das las per­so­nas que pro­vie­nen de fa­mi­lias con in­gre­sos al­tos. Ade­más, otor­ga a los es­tu­dian­tes un primer ni­vel de in­de­pen­den­cia de sus pa­dres, y es cohe­ren­te con la idea de que en­tre­gar la con­fian­za a to­dos, y qui­tár­se­la a quie­nes abu­sen de ella, es me­jor que des­con­fiar de to­dos por prin­ci­pio. po va­lo­res y con­duc­tas prác­ti­cas. De aquí que la dipu­tada y to­dos quie­nes acu­san a otros de ideo­ló­gi­cos no es­tén exen­tos de su pro­pia ideo­lo­gía. Sin ir más le­jos, como miem­bro de la UDI, la dipu­tada ad­hie­re a la ideo­lo­gía del gre­mia­lis­mo. Di­cho es­to, el sim­ple he­cho de til­dar como ideo­ló­gi­co un pro­yec­to ca­re­ce de ar­gu­men­tos de fon­do y úni­ca­men­te se cen­tra en in­ten­tar pro­vo­car una re­pul­sión al con­cep­to abs­trac­to de ideo­lo­gía, in­ten­tan­do a su vez ne­gar la pro­pia, ocul­tan­do ideas y mo­ti­va­cio­nes. Pa­ra un de­ba­te se­rio, es mo­men­to de que se trans­pa­ren­ten pos­tu­ras en lu­gar de ne­gar­las u ocul­tar­las.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.