Cris­tiano ce­le­bra

La Tercera - - DEPORTES - Die­go To­rres (El País)

El Ma­drid des­pa­chó con ofi­cio un li­ge­rí­si­mo par­ti­do de Cham­pions en cam­po ale­mán. La vic­to­ria ha­bría va­li­do pa­ra una bue­na fies­ta ha­ce so­lo una dé­ca­da. Pe­ro los tiem­pos han cam­bia­do y es­te Ma­drid atra­vie­sa el Rin ca­da vez con más con­fian­za. Enf r e nt e tu­vo un en­de­ble Schal­ke, más va­lien­te que cua­li­fi­ca­do. Lo tum­bó sin ju­gar es­pe­cial­men­te bien. Le bas­tó con dos ac­cio­nes ines­pe­ra­das de sus la­te­ra­les. Car­va­jal pri­me­ro y Mar­ce­lo al fi­nal, am­bos ti­ran­do de pier­na de pa­lo. Uno pa­ra asis­tir a Cris­tiano y el otro pa­ra em­bo­car un mi­sil con la de­re­cha, su pier­na ma­la.

Cris­tiano se ele­vó, apa­re­cien­do como una som­bra rosa en­tre Ma­sip y Hö­we­des, pa­ra es­ti­rar el cue­llo y ca­be­cear a la red el ser­vi­cio de Car­va­jal. Lo ne­ce­si­ta­ba el lu­so. Ne­ce­si­ta­ba el gol como una con­ju­ra con­tra las ma­las vi­bra­cio­nes, las sospechas, la sen­sa­ción de aban­dono. Lo ce­le­bró gri­tan­do fren­te a la gra­da que le ha­bía pi­ta­do du­ran­te me­dia ho­ra.

Pe­ro fue ba­jo la di­rec­ción de un so­ber­bio Pe­pe que el Ma­drid se reor­de­nó. Bas­tó su in­gre­so pa­ra dar­le al equi­po la con­sis­ten­cia que no ha­bía te­ni­do en las pa­sa­das se­ma­nas, jun­tar las lí­neas y me­jo­rar las tran­si­cio­nes.

Cris­tiano, fe­liz a la con­clu­sión del par­ti­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.