Arán­da­nos en Pu­cón

La Tercera - - OPINIÓN - Jo­sé Ramón Va­len­te

EN UNA fe­ria ar­te­sa­nal de Pu­cón, me lla­mó la aten­ción un pues­to que ven­día fram­bue­sas y arán­da­nos. Yo ha­bía pa­sa­do ha­ce unas ho­ras por el su­per­mer­ca­do pre­ci­sa­men­te a com­prar arán­da­nos, pe­ro ya no que­da­ban. En cam­bio, en es­te pues­to de la fe­ria ar­te­sa­nal las re­pi­sas es­ta­ban re­ple­tas. Me acer­qué a com­prar un par de ca­jas no sin an­tes pre­gun­tar el pre­cio. “Dos mil pe­sos la ca­ja”, me di­jo la se­ño­ra que aten­día el lo­cal, a lo cual le re­pli­qué que en el su­per­mer­ca­do cos­ta­ban mil trescientos pe­sos las mis­mas ca­jas. La se­ño­ra mo­les­ta me con­tes­tó, “pe­ro es­tos son más ca­ros por­que los co­se­cho yo. Es mi tra­ba­jo y yo lo va­lo­ro mu­cho”. Fin de la con­ver­sa­ción. Com­pré dos ca­jas y me fui.

Ob­via­men­te que el tra­ba­jo de la se­ño­ra de la fe­ria ar­te­sa­nal es va­lio­so, pe­ro en una so­cie­dad com­ple­ja, como las so­cie­da­des mo­der­nas, el va­lor de las co­sas y del tra­ba­jo in­vo­lu­cra­do en ha­cer­las no de­pen­de del mé­ri­to, sino que de lo que otros es­tén dis­pues­tos a pa­gar por ellas. En es­truc­tu­ras sim­ples como la fa­mi­lia, o in­clu­so un co­le­gio, el arre­glo so­cial po­dría ser dis­tin­to y no ten­dría na­da de mal, pe­ro cuan­do la gen­te va a com­prar arán­da­nos, la ma­yor par­te de las ve­ces no exis­te una re­la­ción afec­ti­va en­tre el com­pra­dor y el ven­de­dor o pro­duc­tor. De ma­ne­ra que los com­pra­do­res to­man sus de­ci­sio­nes so­bre la ba­se de po­der con­se­guir los me­jo­res arán­da­nos al me­nor pre­cio. Por eso es que mien­tras los “be­rries” que se ven­dían a “lu­ca trescientos” en el su­per­mer­ca­do se ha­bían ago­ta­do, el pues­to de la fe­ria ar­te­sa­nal que los ven­día a “dos lu­cas” es­ta­ba re­ple­to de ca­jas.

Pa­re­cie­ra que es­te mis­mo con­cep­to apli­ca­do a otras si­tua­cio­nes de la vida no es tan ob­vio pa­ra la gen­te. Por ejem­plo, es co­mún es­cu­char que las per­so­nas se que- jen de que en su tra­ba­jo no va­lo­ran su es­fuer­zo. Tam­bién es co­mún que la gen­te so­li­da­ri­ce con las de­man­das sa­la­ria­les de los mú­si­cos por­que to­can “tan bo­ni­to”, aun­que ra­ra vez com­pran una en­tra­da pa­ra ir a es­cu­char­los. O a la in­ver­sa, que la gen­te se que­je de los al­tos pre­cios de un ca­fé en el Star­bucks y si­ga to­mán­do­se un ca­fé en ese lu­gar to­das las ma­ña­nas. Es­tos ejem­plos re­fle­jan la con­fu­sión co­mún en las con­ver­sa­cio­nes co­ti­dia­nas de la gen­te en­tre mé­ri­to (es­fuer­zo) y pro­duc­ti­vi­dad (va­lor). Las so­cie­da­des mo­der­nas y com­ple­jas re­mu­ne­ran la pro­duc­ti­vi­dad y no el es­fuer­zo o el mé­ri­to, ex­cep­tuan­do a quie­nes se de­di­can a la fi­lan­tro­pía.

Pue­de ser me­ri­to­rio que yo ha­ga mi ma­yor es­fuer­zo por ju­gar bien te­nis, pe­ro si no hay na­die dis­pues­to a pa­gar por ver­me ju­gar, to­do ese es­fuer­zo po­co va­le en el mer­ca­do. Ob­via­men­te que mi ma­dre po­dría ha­ber­me da­do una me­sa­da pa­ra que yo si­guie­ra ju­gan­do, pe­ro si me hu­bie­se de­di­ca­do al te­nis, ¿de­be­ría cul­par a otros por­que a pe­sar de mi es­fuer­zo, mis in­gre­sos son pau­pé­rri­mos? ¿Se­ría ra­zo­na­ble que yo or­ga­ni­za­ra una pro­tes­ta por­que el Es­ta­do no me da una be­ca pa­ra de­di­car­me al te­nis? ¿Ten­dría sen­ti­do que el Es­ta­do for­za­ra al res­to de los chi­le­nos a fi­nan­ciar mi ca­rre­ra te­nís­ti­ca co­brán­do­les im­pues­tos y dán­do­me una me­sa­da? ¿Ten­dría sen­ti­do que El Es­ta­do for­za­ra a la gen­te de Pu­cón a com­prar­le arán­da­nos a la se­ño­ra de la fe­ria a dos lu­cas, cuan­do és­tos se pue­den con­se­guir a lu­ca trescientos en el su­per­mer­ca­do? Las so­cie­da­des mo­der­nas re­mu­ne­ran la pro­duc­ti­vi­dad y no el es­fuer­zo o el mé­ri­to, ex­cep­tuan­do a quie­nes se de­di­can a la fi­lan­tro­pía.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.