Des­pe­na­li­za­ción del abor­to

La Tercera - - CORREO - Ma­xi­mi­li­ano Re­yes Su­bia­bre

Se­ñor di­rec­tor: En res­pues­ta a la dipu­tada Clau­dia No­guei­ra (UDI), dos ob­ser­va­cio­nes: cuan­do la fi­na­li­dad del pro­yec­to es des­pe­na­li­zar (que no cons­ti­tui­rá abor­to) la in­te­rrup­ción del em­ba­ra­zo en las tres cau­sa­les que ya sa­be­mos, no se si­gue que el abor­to se­rá lí­ci­to. In­sis­to en el pun­to en que la le­ga­li­za­ción del abor­to im­pli­ca la to­tal des­apa­ri­ción de la fi­gu­ra del sis­te­ma pu­ni­ti­vo, y sien­do la des­pe­na­li­za­ción una dis­ten­ción de la san­ción, cual­quier in­te­rrup­ción no com­pren­di­da en las tres cau­sa­les se­gui­rá sien­do abor­to. Las hi­pó­te­sis ex­clu­yen la ili­ci­tud de la ac­ción vo­lun­ta­ria de la mu­jer al in­te­rrum­pir el em­ba­ra­zo.

La dipu­tada ma­ni­fies­ta que las “le­gí­ti­mas pres­ta­cio­nes de sa­lud” im­pli­can el su­pues­to ase­gu­ra­mien­to del de­re­cho a abor­tar, sos­te­nien­do que el fe­to al de­pen­der su vida “del ar­bi­trio de ter­ce­ros” se co­si­fi­ca y que el Es­ta­do le qui­ta la dig­ni­dad. Es­to es in­sos­te­ni­ble. El le­gis­la­dor ac­tual­men­te im­po­ne un de­ber de to­le­rar el em­ba­ra­zo a to­da cos­ta, res­trin­gien­do la li­ber­tad de la mu­jer, e ins­tru­men­ta­li­zan­do sus par­tes in­ter­nas pa­ra ase­gu­rar la vida de otro. Ello re­fle­ja un con­flic­to de in­tere­ses en­tre los su­je­tos.

A mi jui­cio, el pro­yec­to bus­ca re­co­no­cer­le a la mu­jer esa au­to­no­mía que no tie­ne, au­to­ri­zán­do­la a no te­ner que to­le­rar un em­ba­ra­zo no desea­do, in­via­ble o con pe­li­gro pa­ra su vida.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.