CA­SOS QUE LA COM­PLI­CAN

La Tercera - - MUNDO -

La­va­do de di­ne­ro

En­tre 2006 y 2010 , Na­di­ne He­re­dia ha­bría re­ci­bi­do de­pó­si­tos por más de US$ 200 mil apor­ta­dos por sus fa­mi­lia­res y no por dos em­pre­sas pe­rua­nas y ve­ne­zo­la­nas, como ella de­cía.

Co­rrup­ción

Se in­ves­ti­gan los víncu­los con el em­pre­sa­rio Mar­tín Be­laun­de Los­sio, quien ha­bría he­cho lobby pa­ra que la em­pre­sa es­pa­ño­la An­tal­sis, con la que te­nía la­zos, se fa­vo­re­cie­ra con con­tra­tos del Es­ta­do.

Di­vi­sio­nes po­lí­ti­cas

La ley la­bo­ral ju­ve­nil, que fue de­ro­ga­da a fi­nes de enero pa­sa­do, pro­vo­có que con­gre­sis­tas del Par­ti­do Na­cio­na­lis­ta aban­do­na­ran sus fi­las. Al­go si­mi­lar ya ha­bía ocu­rri­do en ma­yo pa­sa­do. ¿Có­mo cree que es­to da­ña­rá a Ollan­ta Hu­ma­la y Na­di­ne He­re­dia en el lar­go pla­zo? To­do de­pen­de de como va­ya la investigación. Aquí en Pe­rú hay des­con­fian­za de las ins­ti­tu­cio­nes que han si­do sen­si­ble a las pre­sio­nes po­lí­ti­cas. ¿Cree que, de acuer­do al ac­tual pa­no­ra­ma, el Par­ti­do Na­cio­na­lis­ta se vea más di­vi­di­do? No es exac­ta­men­te di­vi­sión, sino que hay de­ser­cio­nes, gen­te que se va a di­ver­sos lu­ga­res. Por­que no es un par­ti­do, sino que es un gru­po de per­so­nas al­re­de­dor de Ollan­ta y Na­di­ne y ellos no per­mi­ten nin­gu­na dis­cu­sión. Es pro­ba­ble que el Par­ti­do se va­ya des­mem­bran­do más. ¿Có­mo eva­lúa el cam­bio de ga­bi­ne­te? Es­ta­ba sien­do de­man­da­do por una in­men­sa ma­yo­ría de la opi­nión pú­bli­ca y de la opo­si­ción. Era una si­tua­ción in­sos­te­ni­ble. Es una de­rro­ta pa­ra ellos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.