“El go­bierno usa un re­cur­so de­ses­pe­ra­do y pre­ten­de aca­llar las vo­ces por la fuer­za”

Di­ri­gen­te de la opo­si­ción ve­ne­zo­la­na: En en­tre­vis­ta con La Ter­ce­ra, la ex dipu­tada ase­gu­ró que, an­tes de la de­ten­ción del al­cal­de Le­dez­ma, los lí­de­res opo­si­to­res ha­bían si­do ame­na­za­dos. Afir­mó que in­sis­ti­rá en la apues­ta de ejer­cer una pre­sión ciu­da­da­na “

La Tercera - - TEMAS DE HOY - Ma­ría Paz Sa­las

Ma­ría Co­ri­na Ma­cha­do es una de las má­xi­mas fi­gu­ras de la opo­si­ción de Ve­ne­zue­la. Y una mues­tra de eso es que el 11 de fe­bre­ro, fir­mó jun­to a otros dos lí­de­res opo­si­to­res -Leo­pol­do López y el al­cal­de de Ca­ra­cas, An­to­nio Le­dez­ma- un “acuer­do na­cio­nal pa­ra la tran­si­ción” que el go­bierno venezolano til­dó de plan gol­pis­ta con­tra el Pre­si­den­te Ni­co­lás Ma­du­ro.

Sien­do la úni­ca de los tres lí­de­res que fir­ma­ron el do­cu­men­to que aún es­tá en li­ber­tad, Ma­cha­do es­tá des­de ha­ce mu­cho en la mi­ra del ofi­cia­lis­mo. La ex dipu­tada del es­ta­do de Mi­ran­da ha­bló con La Ter­ce­ra so­bre su si­tua­ción ac­tual lue­go que Le­dez­ma fue­ra arres­ta­do el jue­ves por agen­tes de in­te­li­gen­cia ve­ne­zo­la­na, sin una or­den cla­ra de un tri­bu­nal. ¿Pue­de des­cri­bir­nos có­mo fue el arres­to de Le­dez­ma? Ayer fui­mos tes­ti­gos de có­mo con una en­tra­da a la fuer­za y sin una or­den de alla­na­mien­to, arres­ta­ron a la au­to­ri­dad elec­ta más im­por­tan­te de Ca­ra­cas. Le­dez­ma es una de las au­to­ri­da­des más im­por­tan­tes del país. El al­cal­de ade­más es un hom­bre de una tra­yec­to­ria im­pe­ca­ble en su com­por­ta­mien­to de­mo­crá­ti­co, de in­te­gri­dad y de res­pon­sa­bi­li­dad ha­cia los ve­ne­zo­la­nos. ¿Por qué cree que to­mó esa de­ci­sión? El go­bierno usa un re­cur­so de­ses­pe­ra­do y pre­ten­de aca­llar to­das las vo­ces por la fuer­za, y pa­re­cie­ra que ya ni si­quie­ra le im­por­ta el cos­to politico in­terno y ex­terno que es­tas ac­cio­nes pu­die­ran aca­rrear­le. Lo que ocu­rrió es que en los

el go­bierno úl­ti­mos días han ha­bi­do ame­na­zas, agre­sio­nes di­rec­tas del se­ñor Ma­du­ro, del se­ñor Dios­da­do Ca­be­llo, pre­ten­dien­do vin­cu­lar­nos con un gol­pe de Es­ta­do. Eso des­pués del do­cu­men­to que pu­bli­ca­ron en con­jun­to so­bre la tran­si­ción... Dí­ga­me si hay una so­la lí­nea, o una so­la pa­la­bra que pon­ga en cues­tio­na­mien­to nues­tra ab­so­lu­ta vo­ca­ción de­mo­crá­ti­ca. Dí­gan­me dón­de es­tá la lí­nea o la pa­la­bra don­de se ex­pre­se un des­co­no­ci­mien­to de la Cons­ti­tu­ción y la de­mo­cra­cia. Es to­do lo con­tra­rio. Pe­ro que hay fir­me­za, que hay vo­lun­tad de lu­cha, des­de lue­go que hay, pa­ra eso los ve­ne­zo­la­nos con­fían en no­so­tros. ¿Por qué cree que aún no la han arres­ta­do? Las ame­na­zas son per­ma­nen­tes. Me lle­gan men­sa­jes to­do el día de que alla­na­rán mi ca­sa. Mi fa­mi­lia, mis hi­jos, mis pa­dres, es­tán per­ma­nen­te­men­te ame­na­za­dos y es­ta­mos sien­do aco­sa­dos. Real­men­te el ré­gi­men va as­fi­xian­do y ce­rran­do el cer­co. Yo ten­go ca­si un año con prohi­bi­ción de sa­lir del país. La po­li­cía po­lí­ti­ca me si­gue de arri­ba a abajo, to­das mis co­mu­ni­ca­cio­nes es­tán in­ter­ve­ni­das. No pue­do ni sa­lir de la ciu­dad por­que me prohí­ben la ven­ta de pa­sa­jes aé­reos en las ae­ro­lí­neas del Es­ta­do. Es de­cir, se ha ido ce­rran­do el cer­co. Las ame­na­zas del se­ñor Ma­du­ro fue­ron cla­ras ayer en ca­de­na na­cio­nal. Pe­ro yo ten­go cla­ro qué es lo que se­gui­ré ha­cien­do, que es lo que he es­ta­do ha­cien­do has­ta aho­ra. ¿Cuál es la sa­li­da al con­flic­to? No­so­tros he­mos plan­tea­do y he­mos lla­ma­do a Ve­ne­zue­la a un gran acuer­do na­cio­nal pa­ra la transi- “Las ame­na­zas son per­ma­nen­tes. Me lle­gan men­sa­jes to­do el día de que alla­na­rán mi ca­sa. Mi fa­mi­lia es­tá per­ma­nen­te­men­te ame­na­za­da y aco­sa­da”. “Pa­re­cie­ra que ya ni si­quie­ra les im­por­ta el cos­to po­lí­ti­co in­terno y ex­terno que es­tas ac­cio­nes pu­die­ran aca­rrear”. ción. To­dos sa­be­mos la si­tua­ción crí­ti­ca que es­ta­mos vi­vien­do en nues­tro país. No so­la­men­te en el plano eco­nó­mi­co y so­cial, sino que tam­bién en lo ins­ti­tu­cio­nal y po­lí­ti­co. Ve­ne­zue­la vi­ve una si­tua­ción de emer­gen­cia. ¿Có­mo lle­var ese acuer­do a la prác­ti­ca? Los ve­ne­zo­la­nos de­be­mos lu­char y ejer­cer to­da la pre­sión ciu­da­da­na pa­ra que esa tran­si­ción a la de­mo­cra­cia sea en el­mar­co de la Cons­ti­tu­ción, pa­ra que sea una tran­si­ción pa­cí­fi­ca y una tran­si­ción or­de­na­da. Sa­be­mos lo que hay que ha­cer pa­ra po­der aten­der es­ta emer­gen­cia, pa­ra po­der dar­le es­ta­bi­li­dad a nues­tra eco­no­mía y pro­tec­ción a los ve­ne­zo­la­nos más vul­ne­ra­bles que hoy se en­cuen­tran ab­so­lu­ta­men­te des­pro­te­gi­dos y de­ses­pe­ra­dos. Por eso es tan im­por­tan­te que to­dos los ve­ne­zo­la­nos apor­te­mos nues­tras ideas. Es­to se re­pre­sen­ta en la re­con­ci­lia­ción y el re­en­cuen­tro. Hay una par­te de la so­cie­dad que ya ha ge­ne­ra­do es­ta reac­ción vi­ru­len­ta del ré­gi­men por­que se da cuen­ta que a pe­sar de que nos qui­sie­ron di­vi­dir y con­fron­tar, los ve­ne­zo­la­nos hoy nos va­mos a unir en un gran pro­yec­to na­cio­nal pa­ra sal­var a nues­tro país.

FO­TO: EFE

La ex dipu­tada ve­ne­zo­la­na Ma­ría Co­ri­na Ma­cha­do du­ran­te la ma­ni­fes­ta­ción de ayer.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.