Que se va­yan to­dos

La Tercera - - OPINIÓN - An­drés Be­ní­tez

LA FRA­SE se hi­zo famosa en Ar­gen­ti­na el año 2001, cuan­do la cri­sis po­lí­ti­ca y eco­nó­mi­ca sig­ni­fi­có gran­des pro­tes­tas cu­yo le­ma era “que se va­yan to­dos”, si­tua­ción que de­ri­vó en la re­nun­cia del Pre­si­den­te Fer­nan­do de la Rúa. Cla­ro, a los chi­le­nos nos car­ga que nos com­pa­ren con nues­tros ve­ci­nos y, sin du­da, es una exa­ge­ra­ción. Pe­ro a pe­sar de to­das las di­fe­ren­cias que exis­ten, es al­go evi­den­te que la co­sa no hue­le bien.

Par­tien­do por el ca­so Pen­ta, que ca­da día lan­za nue­vas es­quir­las tan­to en el plano tri­bu­ta­rio como po­lí­ti­co. A es­to se agre­ga la ver­da­de­ra ca­ja ne­gra en que se es­tá con­vir­tien­do So­qui­mich, em­pre­sa que pri­me­ro fue acu­sa­da por el asun­to Cas­ca­das y aho­ra tam­bién in­ves­ti­ga­da por el fi­nan­cia­mien­to irre­gu­lar a po­lí­ti­cos. Pa­ra qué ha­blar del hi­jo de la Pre­si­den­ta, que aho­ra se­rá ci­ta­do a de­cla­rar por la fis­ca­lía por pre­sun­tos ilí­ci­tos en la com­pra de te­rre­nos en el de­no­mi­na­do ca­so Ca­val.

La su­ma de to­do es­to pue­de to­da­vía ser un jue­go de ni­ños com­pa­ra­do con otros paí­ses, pe­ro no es me­nor. Por­que al fi­nal del día, es­tos he­chos y otros, tie­nen el efec­to de ge­ne­rar un am­bien­te don­de to­dos apa­re­cen como in­vo­lu­cra­dos en al­go. De ahí a que se ge­ne­re un sen­ti­mien­to de que se va­yan to­dos, hay só­lo un pa­so.

La pér­di­da de pres­ti­gio de los em­pre­sa­rios es evi­den­te. La idea de que to­dos ha­cen lo mis­mo es al­go que es­tá en la men­te de de­ma­sia­da gen­te. Al­gu­nos pa­ra ata­car­los, otros pa­ra jus­ti­fi­car a los que hoy es­tán sien­do in­ves­ti­ga­dos. Es cla­ro que am­bos plan­tea­mien­tos son ma­los. Por­que si es ver­dad que to­dos los hom­bres de ne­go­cios ha­cen tram­pas tri­bu­ta­rias, en­ton­ces Chile es un país mu­cho me­nos se­rio de lo que que­re­mos ima­gi­nar.

Por el la­do de los po­lí­ti­cos, la si­tua­ción no es me­jor. La irrup­ción de la aris­ta So­qui­mich de­ja al des­cu­bier­to que las ma­las prác­ti­cas no es­tán ra­di­ca­das en la de­re­cha, como lo mues­tra el ca­so Pen­ta –con la ex­cep­ción de las de­nun­cias so­bre An­drés Velasco y el mi­nis­tro Un­du­rra­ga-. Por el con­tra­rio, se­rían de to­dos los sec­to­res, como lo re­ve­lan los pri­me­ros da­tos que vin­cu­lan al dipu­tado DC Ro­ber­to León y el se­na­dor PS, Ful­vio Ros­si.

Y es­tá el Go­bierno, que vi­ve su pro­pio dra­ma con la investigación so­bre el hi­jo de la Pre­si­den­ta, a quien, como era es­pe­ra­ble, no le bas­tó re­nun­ciar a su car­go pa­ra cal­mar las aguas le­ga­les. Ade­más, en­fren­ta la ame­na­za de ser ex­pul­sa­do de las fi­las del Par­ti­do So­cia­lis­ta, lo que re­fle­ja la gra­ve­dad de lo su­ce­di­do pa­ra la Nue­va Ma­yo­ría. Na­die to­da­vía pue­de pro­nos­ti­car has­ta dón­de es­to afec­ta­rá la ima­gen de la pro­pia Ba­che­let.

Fi­nal­men­te apa­re­ce la Fis­ca­lía Na­cio­nal, cu­ya de­ci­sión de se­pa­rar al fis­cal de ca­so Pen­ta de la aris­ta So­qui­mich, y en­tre­gár­se­la al hi­jo del se­na­dor Mon­tes, ha abier­to una sos­pe­cha in­ne­ce­sa­ria en una de las po­cas ins­tan­cias so­bre la cual no ha­bía re­pro­ches ma­yo­res. Se tra­ta de un au­to­gol de mar­ca ma­yor.

Na­die di­ce que Chile es­tá a la al­tu­ra de lo su­ce­di­do en Ar­gen­ti­na, pe­ro los sín­to­mas son ma­los. Por eso, es­to de­jó de ser un pro­ble­ma po­lí­ti­co par­ti­dis­ta; es un pro­ble­ma país. Y la so­lu­ción re­quie­re ese en­fo­que, no el se­gui­do has­ta aho­ra, don­de to­dos bus­can ven­ta­jas pe­que­ñas. Los dis­tin­tos he­chos que el país ha co­no­ci­do tie­nen el ries­go de ge­ne­rar un am­bien­te don­de to­dos apa­re­cen como in­vo­lu­cra­dos en al­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.