Es­cán­da­lo so­cio­cul­tu­ral

La Tercera - - OPINIÓN - Al­fre­do Jo­celyn-Holt

EL APRO­VE­CHA­MIEN­TO pri­va­do de co­ne­xio­nes pú­bli­cas po­drá ser in­me­mo­rial, pe­ro es­toy se­gu­ro que ge­ne­ra­cio­nes al­go an­te­rio­res a las ac­tua­les, fue­ra que no en­ten­de­rían na­da de na­da de lo que pa­sa hoy en círcu­los en­cum­bra­dos, se quedarían me­dio cho­quea­das.

Es que lo de Sebastián Dá­va­los, más que im­pre­sen­ta­ble, po­co es­té­ti­co, “bor­der­li­ne” (en más de un sen­ti­do), es de no creer­lo, es­pe­cial­men­te sus ex­pli­ca­cio­nes. Que él to­ma la de­ci­sión de dar un pa­so a un la­do cuan­do lo­gra co­mu­ni­car­se con San­tia­go (es­ta­ba muy ais­la­do en Ca­bur­gua jun­to a ma­má, ¿tam­bién in­co­mu­ni­ca­da?) y se dan cuen­ta que “es­to no es­ta­ba tan bien con­tro­la­do”; que no ha­bría si­do “im­pru­den­te” asis­tir a la reunión con Luk­sic por­que des­pués de to­do él no era más que un em­plea­do de Ca­val; que si él se de­di­ca­ra al sec­tor pri­va­do ba­ra­ja­ría como po­si­bi­li­dad la “es­pe­cu­la­ción de ac­cio­nes” (es­tan­do acu­sa­do de es­pe­cu­lar con pro­pie­dad in­mo­bi­lia­ria); que si uno le re­ba­ja los gas­tos, la ga­nan­cia de Ca­val fi­nal­men­te no va a ser gran co­sa (“los $6.500 mi­llo­nes no es tan­ta pla­ta tam­po­co”, pa­la­bras de su se­ño­ra); que no, que an­da en au­tos Le­xus pe­ro no son de él; que cual­quie­ra pue­de te­ner una mo­to Har­ley Da­vid­son, que va­len me­nos que un au­to (bueno, sí, me­nos que un Le­xus); que él si­gue sien­do so­cia­lis­ta (sic) y di­ce lo que di­ce; que ha te­ni­do una “ca­rre­ra aca­dé­mi­ca” (¿dón­de, quién lo con­tra­tó?); que nun­ca ha que­ri­do ser po­lí­ti­co sino “al re­vés”, lle­gó al go­bierno por­que que­ría “cam­biar las co­sas”; en fin, que to­do es­to se­ría una exa­ge­ra­ción de la pren­sa, “al­go os­cu­ro o ilí­ci­to o tur­bio, pe­ro que na­die es ca­paz de ex­pli­car bien” (¿quién, la pren­sa?).

Aun ad­mi­tien­do que los hi­jos de po­lí­ti­cos son un pro­ble­ma –de igual mo­do que los pa­dres pa­ra di­chos hi­jos (de si­quia­tra)-, lo fas­ci­nan­te de to­do es­te des­a­gui­sa­do es que es muy de hoy en día, ac­tua­lí­si­mo, “so­cio­cul­tu­ral”. (1) To­do gi­ra en torno a pla­tas y có­mo son ha­bi­das (si no, no se­ría no­ti­cia). (2) To­do es tan ne­bu­lo­so que has­ta el acu­sa­do se sien­te sor­pren­di­do. Cuan­to más opaco sea el asun­to, me­nos res­pon­sa­bi­li­dad, si no nu­la, hay en­vuel­ta (la lí­nea de de­fen­sa in­vo­ca­da por los com­pro­me­ti­dos). (3) El re­cur­so al do­ble y tri­ple dis­cur­so: “mi­re, yo no ha­go na­da que no ha­gan otros, yo soy un pro­duc­to de mi épo­ca, por tan­to, no tra­te de em­pa­tar mi ca­so con otros que ver­da­de­ra­men­te ha­cen lo in­de­ci­ble, ellos sí unos mal­va­dos”. Es­to úl­ti­mo no es que lo di­ga Dá­va­los, lo di­cen los aver­gon­za­dos de Dá­va­los y, tam­bién quie­nes, te­nien­do te­ja­do de vi­drio, ata­can a Dá­va­los. Ob­via­men­te, en ca­sos como los que he­mos te­ni­do ejem­plos de so­bra aho­ra úl­ti­mo, la res­pon­sa­bi­li­dad se ha­ce agua. Más aún si, (4), el im­pli­ca­do in­va­ria­ble­men­te pi­de per­dón (siem­pre un buen re­cur­so te­le­vi­si­vo).

Sú­men­le a to­do ello los in­ti­mi­da­to­rios men­sa­jes des­de el po­der de que me­jor lo de­ja­mos has­ta aquí o si no... Es­tu­ve en San­tia­go 24 ho­ras ha­ce unos días y me to­pé con gen­te de pren­sa y crí­ti­cos, no de de­re­cha, quie­nes es­ta­ban preo­cu­pa­dos de es­to úl­ti­mo, más que de Dá­va­los. Es­to, sí, que me cho­queó. Lo fas­ci­nan­te de to­do es­te des­a­gui­sa­do que in­vo­lu­cra al hi­jo de la Pre­si­den­ta Ba­che­let es que es muy de hoy en día, ac­tua­lí­si­mo, “so­cio­cul­tu­ral”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.