El sen­ti­do de la Di­rec­ción So­cio­cul­tu­ral de la Pre­si­den­cia Pa­ra fun­cio­nes pro­to­co­la­res es­ta di­rec­ción pa­re­ce in­ne­ce­sa­ria, mien­tras que los objetivos de las fun­da­cio­nes tie­nen ca­bi­da en re­par­ti­cio­nes ya exis­ten­tes.

La Tercera - - OPINIÓN -

LA RE­NUN­CIA del di­rec­tor so­cio­cul­tu­ral de la Pre­si­den­cia cons­ti­tu­ye una bue­na opor­tu­ni­dad pa­ra re­vi­sar el sen­ti­do de es­ta re­par­ti­ción pú­bli­ca. De acuer­do a lo que in­for­ma es­ta mis­ma uni­dad en su si­tio web, su ori­gen his­tó­ri­co res­pon­de al in­te­rés de dis­tin­tas pri­me­ras da­mas que crea­ron fun­da­cio­nes con di­ver­sos fi­nes so­cia­les. En el ca­so de la ac­tual ad­mi­nis­tra­ción, una re­so­lu­ción de no­viem­bre de 2014 for­ma­li­zó la exis­ten­cia de una Di­rec­ción So­cio­cul­tu­ral en la Di­rec­ción Ad­mi­nis­tra­ti­va de la Pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca.

De acuer­do a es­te do­cu­men­to, la uni­dad tie­ne por ob­je­ti­vo “ela­bo­rar, im­ple­men­tar y eva­luar los li­nea­mien­tos es­tra­té­gi­cos y de­fi­ni­cio­nes pro­gra­má­ti­cas de aque­llas ma­te­rias de ín­do­le so­cial y cul­tu­ral que la Pre­si­den­ta de la Re­pú­bli­ca es­ti­me que son de car­go de es­ta di­rec­ción”. En otras pa­la­bras, se tra­ta de una re­par­ti­ción que for­ma par­te in­te­gral del apa­ra­to de go­bierno, que ad­mi­nis­tra re­cur­sos del Pre­su­pues­to de la Re­pú­bli­ca (unos 300 mi­llo­nes de dó­la­res anua­les) y que es coor­di­na­da por un di­rec­tor con ofi­ci­nas en La Mo­ne­da que, ade­más, “par­ti­ci­pa en aque­llas fun­da­cio­nes de de­re­cho pri­va­do sin fi­nes de lu­cro en las cua­les le co­rres­pon­de pre­si­dir el di­rec­to­rio”.

Con­for­me a lo an­te­rior, cues­ta com­pren­der las ra­zo­nes que tu­vo en cuen­ta la Con­tra­lo­ría pa­ra no exi­gir a es­te car­go la obli­ga­ción de de­cla­rar pa­tri­mo­nio e in­tere­ses como sí ocu­rre pa­ra otros pues­tos de con­fian­za pre­si­den­cial. Pe­ro la ne­ce­sa­ria re­vi­sión del sen­ti­do de es­ta di­rec­ción no se li­mi­ta a es­te re­que­ri­mien­to.

Por­que con el pa­so del tiem­po, y a ini­cia­ti­va de di­ver­sas pri­me­ras da­mas, la Pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca ha lle­ga­do a su­mar sie­te fun­da­cio­nes ba­jo su coor­di­na­ción. Como ad­vier­ten ju­ris­tas, se tra­ta de en­ti­da­des de de­re­cho pri­va­do que, no obs­tan­te lo an­te­rior, son en­ca­be­za­das por fun­cio­na­rios del Es­ta­do y que res­pon­den a objetivos plan­tea­dos des­de la pro­pia Di­rec­ción Ad­mi­nis­tra­ti­va de la Pre­si­den­cia.

To­das es­tas fun­da­cio­nes cum­plen objetivos no­bles y sir­ven a di­ver­sos objetivos so­cia­les, como la for­ma­ción mu­si­cal, el ac­ce­so al co­no­ci­mien­to cien­tí­fi­co o la educación pre es­co­lar. Sin em­bar­go, re­sul­ta cues­tio­na­ble asig­nar al Es­ta­do fun­cio­nes de be­ne­fi­cen­cia pro­pias de ins­ti­tu­cio­nes pri­va­das, como de he­cho lo son es­tas mis­mas fun­da­cio­nes. Al Po­der Eje­cu­ti­vo le co­rres­pon­de, más bien, desa­rro­llar e im­ple­men­tar po­lí­ti­cas pú­bli­cas que per­mi­tan avan­zar en el lo­gro de objetivos so­cia­les de re­le­van­cia pa­ra el país.

De he­cho, las mis­mas ac­ti­vi­da­des que desa­rro­llan es­tas fun­da­cio­nes coor­di­na­das por la Pre­si­den­cia ya cuen­tan con al­gún or­ga­nis­mo res­pon­sa­ble en el apa­ra­to de go­bierno, como pue­den ser el Mi­nis­te­rio de Cul­tu­ra, el Ser­nam, la Sub­se­cre­ta­ría de Te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes o la Jun­ji. Por lo mis­mo, ba­jo una fi­gu­ra dis­tin­ta a la de en­ti­da­des de de­re­cho pri­va­do, ca­bría es­tu­diar el tras­pa­so de es­tas fun­da­cio­nes a las áreas de la ad­mi­nis­tra­ción que co­rres­pon­dan. Ello res­trin­gi­ría es­ta re­vi­sión del sen­ti­do de la Di­rec­ción So­cio­cul­tu­ral ex­clu­si­va­men­te al “rol ce­re­mo­nial y pro­to­co­lar que co­rres­pon­da”, como es­ta­ble­ce la re­so­lu­ción pre­si­den­cial pa­ra quien ejer­za como di­rec­tor, pa­ra lo cual só­lo pa­re­ce­ría su­fi­cien­te una es­truc­tu­ra me­nor que le apo­ye con es­tas ta­reas, ya sea que fue­ren desa­rro­lla­das por el cón­yu­ge del man­da­ta­rio de turno o por quien és­te de­sig­ne, sea hom­bre o mu­jer, sin ne­ce­si­dad de con­tar con la men­cio­na­da di­rec­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.