De­ten­ción de al­cal­de de Ca­ra­cas

La Tercera - - CORREO - Ma­rio Ola­va­rría Ro­drí­guez Bár­ba­ra Vi­dau­rre Cris­tó­bal Agui­le­ra Me­di­na Juan Pablo Arria­za Za­lá

Se­ñor di­rec­tor: A un año de la de­ten­ción del di­ri­gen­te opo­si­tor y ex al­cal­de de Cha­cao, Leo­pol­do López, por par­te del go­bierno de Ve­ne­zue­la, es­te ré­gi­men vuel­ve a sor­pren­der­nos con otro arres­to ar­bi­tra­rio. Es­ta vez del al­cal­de de Ca­ra­cas, An­to­nio Le­dez­ma, en­car­ce­la­do in­jus­ta­men­te por ma­ni­fes­tar­se con­tra las po­lí­ti­cas im­pues­tas en es­te país.

Ma­ni­fes­ta­mos nues­tro pe­sar por la de­ten­ción irre­gu­lar y ar­bi­tra­ria de es­te al­cal­de y nos su­ma­mos a la con­de­na que han ma­ni­fes­ta­do or­ga­nis­mos in­ter­na­cio­na­les que ve­lan por los de­re­chos hu­ma­nos, como Hu­man Rights Watch y la ONU.

Es­ta nue­va de­ten­ción nos ha­bla de una de­mo­cra­cia en cri­sis, pro­pia de una so­cie­dad frag­men­ta­da que tran­si­ta ha­cia un con­flic­to so­cial. Ade­más, afec­ta gra­ve­men­te los prin­ci­pios de­mo­crá­ti­cos y ga­ran­tías de cual­quier per­so­na, es­pe­cial­men­te la li­ber­tad de ex­pre­sión que ha si­do du­ra­men­te gol­pea­da en to­do ám­bi­to, y que ha lle­va­do a la cen­su­ra y cie­rre de me­dios de co­mu­ni­ca­ción que se opo­nen al go­bierno de Ma­du­ro.

En el pró­xi­mo Se­mi­na­rio La­ti­noa­me­ri­cano de Mu­ni­ci­pa­li­da­des ex­pre­sa­re­mos nues­tro re­cha­zo a es­te ti­po de ac­cio­nes y es­pe­ra­mos con­tar con la pre­sen­cia del al­cal­de Le­dez­ma, quien es­ta­ba in­vi­ta­do a la ci­ta. Cree­mos en la to­le­ran­cia, el plu­ra­lis­mo y el res­pe­to, y de­fen­de­mos a to­dos los di­ri­gen­tes ve­ne­zo­la­nos que se en­cuen­tran en pri­sión por cau­sas in­jus­ti­fi­ca­das y con­tra­rias a de­re­cho.

Los be­ne­fi­cios de la ne­go­cia­ción co­lec­ti­va no po­drán ser ex­ten­di­dos por el em­plea­dor sin con­sen­ti­mien­to del sin­di­ca­to a los tra­ba­ja­do­res no afi­lia­dos, y otor­gar be­ne­fi­cios a tra­ba­ja­do­res no sin­di­ca­li­za­dos pue­de ser in­ter­pre­ta­do como una prác­ti­ca an­ti­sin­di­cal. El tra­ba­ja­dor em­pe­ño­so ten­drá po­cas po­si­bi­li­da­des de que se pre­mien sus es­fuer­zos.

Es­pe­re­mos que el Con­gre­so no ol­vi­de los de­re­chos in­di­vi­dua­les de los tra­ba­ja­do­res, que me­re­cen la má­xi­ma pro­tec­ción. lle­var a tra­ba­jar no só­lo por la san­ti­dad per­so­nal, sino tam­bién por­que to­dos al­can­cen su me­ta en el cie­lo.

Es cier­to que la es­pe­ran­za de la fe­li­ci­dad, como ex­pli­ca Omi­na­mi, de­be es­tar pues­ta en el cie­lo, pe­ro como di­jo un gran san­to del si­glo XX: “la fe­li­ci­dad del cie­lo es pa­ra los que sa­ben ser fe­li­ces en la tie­rra” (san Jo­se­ma­ría Es­cri­vá). Sis­te­ma ADP. ¿Aca­so esos ser­vi­cios o agen­cias pú­bli­cas no eje­cu­tan po­lí­ti­cas pú­bli­cas?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.