“El Papa y el pro­gre­sis­mo”

La Tercera - - CORREO -

Se­ñor di­rec­tor: En co­lum­na pu­bli­ca­da ayer acer­ca del men­sa­je del Papa Francisco, Carlos Omi­na­mi lan­za una fra­se tan pro­vo­ca­do­ra como cier­ta: “Es un men­sa­je que ya no lla­ma a ba­jar los bra­zos en la tie­rra pa­ra con­quis­tar como pre­mio de la inac­ción la fe­li­ci­dad en los cie­los”. El úni­co error de la fra­se es con­si­de­rar que en al­gún mo­men­to la fe cris­tia­na lla­mó a la inac­ti­vi­dad; el men­sa­je de Cris­to des­de sus ini­cios fue con­tra­rio a la hol­ga­za­ne­ría: “To­ma tu cruz de ca­da día y sí­gue­me”.

Pe­ro apar­te de ese pe­que­ño des­liz, Omi­na­mi tie­ne ra­zón: el men­sa­je cris­tiano nos lla­ma a ac­tuar. Es­te lla­ma­do en­cuen­tra su sus­ten­to en el nú­cleo del cris­tia­nis­mo: la ca­ri­dad, que es lo que mue­ve an­te la in­jus­ti­cia e im­pul­sa a tra­ba­jar por el bien de los de­más. Es­ta mis­ma ca­ri­dad es la que fun­da­men­ta la preo­cu­pa­ción y amor por los más po­bres y to­das las obras que lle­van a me­jo­rar sus con­di­cio­nes de vida. La ca­ri­dad de­be

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.