La eco­no­mía chi­le­na es­tá mos­tran­do se­ña­les de re­cu­pe­ra­ción que hay que se­guir abo­nan­do. Es ne­ce­sa­rio re­im­pul­sar la in­ver­sión pa­ra dar­le sus­ten­ta­bi­li­dad al cre­ci­mien­to na­cien­te.

La Tercera - - CORREO -

LAS ULTIMAS cifras de cre­ci­mien­to son aus­pi­cio­sas, aun­que es tem­prano pa­ra can­tar vic­to­ria. El Ima­cec de 2,9% sor­pren­dió y el desem­pe­ño del sec­tor ex­terno da pa­ra pen­sar po­si­ti­va­men­te. Como se­ña­ló el mi­nis­tro de Ha­cien­da (s) Ale­jan­dro Mic­co, es­tos bro­tes ver­des hay que cui­dar­los. No só­lo eso, hay que se­guir abo­nan­do y tra­ba­jan­do la tie­rra.

Una ra­zón es que el con­tex­to in­ter­na­cio­nal es com­ple­jo. Hay una des­ace­le­ra­ción en los paí­ses desa­rro­lla­dos y al­gu­nos plan­tean que el cre­ci­mien­to ce­ro o muy ba­jo es una po­si­bi­li­dad por un pla­zo lar­go. La ex­cep­ción hoy es Es­ta­dos Uni­dos, que en reali­dad si­gue re­cu­pe­ran­do ca­pa­ci­dad pro­duc­ti­va pre cri­sis; su ta­sa de des­em­pleo ha ba­ja­do, pe­ro la ta­sa de subem­pleo si­gue so­bre dos dí­gi­tos.

Sin em­bar­go, los ma­yo­res desafíos los te­ne­mos en el fren­te in­terno. Es ne­ce­sa­rio re­im­pul­sar la in­ver­sión pa­ra dar­le sus­ten­ta­bi­li­dad al cre­ci­mien­to na­cien­te. Una par­te de es­te pro­ce­so sur­ge na­tu­ral­men­te como efec­to de la de­pre­cia­ción del pe­so: el sec­tor ex­por­ta­dor es­tá vi­vien­do una im­por­tan­te me­jo­ra de com­pe­ti­ti­vi­dad y de­bie­ra trans­for­mar­se en un mo­tor del cre­ci­mien­to na­cio­nal.

Cons­pi­ran­do con­tra es­to, per­sis­te en al­gu­nos sec­to­res po­lí­ti­cos y em­pre­sa­ria­les la per­cep­ción de que las re­for­mas que im­ple­men­ta el go­bierno son una fuen­te de in­cer­ti­dum­bre. En una co­lum­na ve­ra­nie­ga el pre­si­den­te de la So­fo­fa así ar­gu­men­ta­ba di­cien­do una fra­se que otros em­pre­sa­rios re­pi­ten: ¿por qué ha­cer cam­bios al mo­de­lo eco­nó­mi­co que ha da­do tan­tos fru­tos al país?

Va­le la pe­na re­pe­tir las ideas que, da­da la ca­li­dad de la con­tra­ar­gu­men­ta­ción, pa­re­ce que al­gu­nos no es­tán in­tere­sa­dos en oír y tra­tar de en­ten­der. Lo pri­me­ro es que el mo­de­lo ba­sa­do en el im­pul­so pri­va­do con una eco­no­mía abier­ta y equi­li­brios ma­cro­eco­nó­mi­cos ha da­do im­por­tan­tes be­ne­fi­cios al país. No es ne­ce­sa­rio gas­tar tin­ta en eso, no es­tá en jue­go.

El pro­ble­ma es que el cre­ci­mien­to ha te­ni­do con­se­cuen­cias que es ne­ce­sa­rio en­fren­tar, oja­lá sin afec­tar el po­ten­cial del país. Es­to de­pen­de en par­te de có­mo los em­pre­sa­rios y sus lí­de­res se adap­tan a la nue­va reali­dad, lo que su­po­ne que la en­tien­dan y va­lo­ren.

Los chi­le­nos quie­ren cam­bios, pe­ro sin arries­gar lo que tie­nen, por­que pa­ra una pro­por­ción im­por­tan­te de ellos di­chas ga­nan­cias son frá­gi­les, muy re­cien­tes y han da­do lu­gar a nue­vas de­man­das que el mo­de­lo ori­gi­nal, a pe­sar de sus me­jo­ras, no sa­tis­fa­ce.

¿Qué con­se­cuen­cias in­de­sea­das del cre­ci­mien­to? Al­ta de­sigual­dad de in­gre­sos, al­ta con­cen­tra­ción en al­gu­nos mer­ca­dos y una de­sigual dis­tri­bu­ción de bie­nes pú­bli­cos. ¿Qué nue­vas de­man­das? Más y me­jor educación, más par­ti­ci­pa­ción y res­pe­to por los de­re­chos ciu­da­da­nos, tan­to des­de la di­men­sión del con­su­mi­dor como de la ca­li­dad de la vida de­mo­crá­ti­ca.

Pa­ra al­gu­nos in­ver­sio­nis­tas, en par­ti­cu­lar chi­le­nos que han desa­rro­lla­do sus em­pre­sas exi­to­sa­men­te den­tro de un mar­co ins­ti­tu­cio­nal fa­vo­ra­ble, al­gu­nos de es­tos cam­bios les pa­re­cen in­ne­ce­sa­rios o in­clu­so pue­den te­mer­les. To­dos los cam­bios en cur­so acer­can más a Chile a la con­di­ción de país desa­rro­lla­do. Los in­ver­sio­nis­tas in­ter­na­cio­na­les, a pe­sar de la opi­nión de sus pa­res lo­ca- les, co­no­cen es­to y ha­cen una apre­cia­ción dis­tin­ta de los ries­gos.

Por es­to no ex­tra­ña que en 2014 ha­ya ha­bi­do un cre­ci­mien­to del 15% en la in­ver­sión ex­tran­je­ra a pe­sar de la fuer­te caí­da en el pre­cio de los com­mo­di­ties y la dis­mi­nu­ción de los flu­jos de in­ver­sión ex­tran­je­ra ha­cia Amé­ri­ca La­ti­na.

Los in­ver­sio­nis­tas ex­tran­je­ros creen más en la ne­ce­si­dad de las re­for­mas del go­bierno que al­gu­nos in­ver­sio­nis­tas lo­ca­les. Ne­ce­si­ta­mos que nues­tros em­pre­sa­rios se con­ven­zan y se com­pro­me­tan, tal como los ex­tran­je­ros, con la ne­ce­si­dad de avan­zar ha­cia una eco­no­mía más in­clu­si­va pa­ra que pue­da ser más di­ná­mi­ca e in­no­va­do­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.