Los da­tos ac­tua­les que mues­tra nues­tra eco­no­mía en­tre­gan se­ña­les que ha­cen du­dar del tan an­he­la­do pun­to de in­fle­xión, por lo me­nos des­de el pun­to de vis­ta de la de­man­da in­ter­na.

La Tercera - - CORREO -

El IMA­CEC de di­ciem­bre sor­pren­dió al al­za -con una ex­pan­sión de 2,9%, ace­le­rán­do­se res­pec­to al 1,3% de no­viem­bre- y las im­por­ta­cio­nes de bie­nes de ca­pi­tal cre­cie­ron des­pués de 16 me­ses de caí­das. Es­tos po­drían ser los sig­nos del fa­mo­so y an­he­la­do pun­to de in­fle­xión de la eco­no­mía. Oja­lá así fue­ra, pe­ro el pa­no­ra­ma no es­tá tan des­pe­ja­do como pa­re­cie­ra.

La des­ace­le­ra­ción co­men­zó de­bi­do a una fuer­te caí­da de la in­ver­sión, la que se fun­da­men­ta en par­te im­por­tan­te en una pér­di­da de con­fian­za in­ter­na. Los da­tos de en­cues­tas mues­tran caí­das per­sis­ten­tes de la con­fian­za em­pre­sa­rial, es­pe­cial­men­te en 2014. Aun­que en enero el In­di­ce Men­sual de Con­fian­za Em­pre­sa­rial de UAI/Ica­re mos­tró una me­jo­ría res­pec­to a di­ciem­bre, si­gue es­tan­do en la zo­na de pe­si­mis­mo. En es­te es­ce­na­rio lle­va­mos ya seis tri­mes­tres con­se­cu­ti­vos de caí­das en in­ver­sión. ¿Se­rá el primer tri­mes­tre de 2015 el sép­ti­mo tri­mes­tre de caí­da de in­ver­sión? No po­de­mos des­car­tar­lo. De he­cho, si bien en di­ciem­bre las im­por­ta­cio­nes de bie­nes de ca­pi­tal -ter­mó­me­tro pa­ra eva­luar anticipadamente la in­ver­sión en ma­qui­na­rias y equi­pos- mos­tra­ron un in­cre­men­to de 24,4%, en enero se con­tra­je­ron 18,7%. Es­to re­ve­la que el efec­to po­si­ti­vo de di­ciem­bre es­tu­vo fuer­te­men­te in­flui­do por fac­to­res pun­tua­les, como el in­gre­so de nuevos ca­rros de Me­tro.

Pe­ro has­ta aho­ra el fre­na­zo ha­bía es­ta­do en­fo­ca­do en la in­ver­sión pri­va­da, mien­tras que el con­su­mo se ha­bía des­ace­le­ra­do só­lo mo­de­ra­da­men­te. Sin em­bar­go, el con­su­mo pri­va­do ha co­men­za­do a ma­ni­fes­tar bas­tan­te de­bi­li­dad, es­pe­cial­men­te des­de fi­nes de 2014. En efec­to, las im­por­ta­cio­nes de bie­nes de con­su­mo mues­tran caí­das inin­te­rrum­pi­das des­de mar­zo del año pa­sa­do, las cua­les se acen­tua­ron du­ran­te la se­gun­da mi­tad del año. Es­tas caí­das fue­ron li­de­ra­das por la im­por­ta­ción de bie­nes de con­su­mo du­ra­bles, que de­pen­den en for­ma im­por­tan­te de las ex­pec­ta­ti­vas del con­su­mi­dor. Un ejem­plo son las im­por­ta­cio­nes de au­to­mó­vi­les, que se des­plo­ma­ron 30,1% en enero. Aque­llo es­tá en lí­nea con la de­bi­li­dad de la con­fian­za del con­su­mi­dor, que como mues­tra el IPEC de enero, se en­cuen­tra en ni­ve­les cer­ca­nos a los de me­dia­dos de 2009. Por su par­te, las ven­tas mi­no­ris­tas re­gis­tra­ron con­trac­cio­nes anua­les en los me­ses de sep­tiem­bre y oc­tu­bre, aun­que en no­viem­bre cre­cie­ron 0,4% y se ace­le­ra­ron a 1,9% en di­ciem­bre. Pe­ro da la im­pre­sión que el re­pun­te del con­su­mo mi­no­ris­ta en di­ciem­bre tie­ne mu­cho de pun­tual. Por una par­te, la drás­ti­ca caí­da de la in­fla­ción en di­ciem­bre pro­vo­ca­da por la caí­da en el pre­cio in­ter­na­cio­nal del pe­tró­leo, lle­vó a un in­cre­men­to en la ca­pa­ci­dad de com­pra. Es­to se ma­te­ria­li­zó en una ace­le­ra­ción de los sa­la­rios reales des­de un 1,2% en no­viem­bre a 2,4% en di­ciem­bre. Asi­mis­mo, el em­pleo con con­tra­tos a pla­zos muy cor­tos li­de­ró el in­cre­men­to anual del em­pleo en el úl­ti­mo tri­mes­tre del año.

Pe­ro el efec­to po­si­ti­vo de la caí­da de los pre­cios del pe­tró­leo de­bie­ra ir­se neu­tra­li­zan­do a me­di­da que pa­sen los me­ses, lo que irá ate­nuan­do el efec­to po­si­ti­vo so­bre los sa­la­rios reales. Tam­bién es po­si­ble que se re­sien­ta el em­pleo, una vez que se ago­te el efec­to po­si­ti­vo de los con­tra­tos tem­po­ra­les des­de el se­gun­do tri­mes­tre en ade­lan­te. To­do es­to po­dría des­ace­le­rar aún más los da­tos de con­su­mo pri­va­do, que es la par­te más im­por­tan­te de la de­man­da in­ter­na.

Los da­tos en­tre­gan se­ña­les que ha­cen du­dar del tan an­he­la­do pun­to de in­fle­xión, por lo me­nos des­de el pun­to de vis­ta de la de­man­da in­ter­na. Oja­lá, en­ton­ces, que el ca­rro de la eco­no­mía in­ter­na­cio­nal nos im­pul­se lo an­tes po­si­ble por me­dio del cre­ci­mien­to de nues­tras ex­por­ta­cio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.