“Pa­ra na­die son des­co­no­ci­dos los víncu­los de An­dró­ni­co Luk­sic con la Nue­va Ma­yo­ría”

Dipu­tado Revolución De­mo­crá­ti­ca Le­gis­la­dor ase­ve­ra que po­lé­mi­ca por cré­di­to a Sebastián Dá­va­los pa­ra ne­go­cio in­mo­blia­rio, “ex­pli­ci­tó” re­la­cio­nes del ofi­cia­lis­mo con em­pre­sa­rios. es­pe­ra que Pre­si­den­ta Ba­che­let dé ex­pli­ca­cio­nes por po­lé­mi­ca de su hi­jo y, e

La Tercera - - POLÍTICA - Em­ma­nuel Ga­no­ra B.

Lue­go de re­tor­nar de sus va­ca­cio­nes, el ate­rri­za­je del dipu­tado Gior­gio Jack­son a la con­tin­gen­cia fue abrup­to, da­da las con­tro­ver­sias de los úl­ti­mos días con com­ple­jas si­tua­cio­nes vin­cu­la­das a la re­la­ción en­tre el di­ne­ro y la po­lí­ti­ca, un te­ma del que el le­gis­la­dor RD ha he­cho una de sus ba­ta­llas. Así, a las ho­ras de co­ne­xión con el de­ba­te pú­bli­co, Jack­son tu­vo que in­for­mar­se de la re­nun­cia del hi­jo de la Pre­si­den­ta, Sebastián Dá­va­los, tras co­no­cer­se la ges­tión de un cré­di­to con el vi­ce­pre­si­den­te del Ban­co de Chile pa­ra un ne­go­cio in­mo­bi­lia­rio. Tam­bién de la aris­ta So­qui­mich del ca­so Pen­ta, que in­vo­lu­cra a dos per­so­ne­ros de la Nue­va Ma­yo­ría y, a ho­ras de lo úl­ti­mo, la in­ter­ven­ción del Mi­nis­te­rio Pú­bli­co en la investigación del fis­cal Carlos Ga­jar­do

“El des­pla­za­mien­to del fis­cal Ga­jar­do es una se­ñal que es di­fí­cil de en­ten­der. Ge­ne­ra sus­pi­ca­cia que jus­to en el mo­men­to en que se ven in­vo­lu­cra­dos dos per­so­ne­ros de la Nue­va Ma­yo­ría, se pro­du­ce es­te cam­bio”, re­fle­xio­na el ex di­ri­gen­te es­tu­dian­til. Pre­ci­sa­men­te se cri­ti­ca la opor­tu­ni­dad del cam­bio de fis­ca­les a car­go de la investigación del Ca­so Pen­ta. No quie­ro des­me­re­cer las com­pe­ten­cias del fis­cal An­drés Mon­tes pa­ra abor­dar el ca­so pe­ro, por el mo­men­to po­lí­ti­co, por su­pues­to que le­van­ta una du­da ra­zo­na­ble. El mis­mo fis­cal tie­ne que pro­nun­ciar­se si tie­ne in­ha­bi­li­dad, da­do el víncu­lo de su pa­dre con un par­ti­do po­lí­ti­co. Él sa­brá me­jor que no­so­tros si le com­pli­ca to­mar es­te ca­so y ser tan fir­mes como el fis­cal Ga­jar­do pa­ra ver el ca­so So­qui­mich. ¿Es un re­tro­ce­so pa­ra la investigación? Siem­pre em­pe­zar con al­guien nue­vo va a ser un re­tro­ce­so, por­que no es quien ha lle­va­do mi­nu­cio­sa­men­te la investigación. An­te­rior­men­te, el hi­jo de la Pre­si­den­ta, Sebastián Dá­va­los, re­nun­ció a la Di­rec­ción So­cio­cul­tu­ral de La Mo­ne­da por ges­tio­nar per­so­nal­men­te un mi­llo­na­rio cré­di­to. ¿Có­mo ma­ne­jó el go­bierno es­te ca­so? La po­si­ción en la que pu­so Dá­va­los a su ma­dre, la Pre­si­den­ta, fue una si­tua­ción ab­so­lu­ta­men­te in­có­mo­da. Sin du­da fal­tó au­da­cia y agi­li­dad en los tiem­pos. Sen­tí que se vio for­za­do a re­nun­ciar, más que él to­mar la ini­cia­ti­va des­de el primer día pa­ra de­jar el car­go. Hu­bo de­mo­ra en la to­ma de de­ci­sio­nes y hu­bo re­sis­ten­cia de Dá­va­los pa­ra to­mar el pa­so que dio, to­tal­men­te for­za­do por Pe­ñai­li­llo, quien a tra­vés de la pren­sa lo em­pu­jó a to- mar la de­ci­sión. ¿Es un sim­ple “pro­ble­ma en­tre pri­va­dos”, como di­jo el go­bierno en su mi­nu­to? En ab­so­lu­to. La po­lí­ti­ca no se tra­ta só­lo de lo le­gal, sino que tam­bién de lo éti­co y cuan­do al­guien tie­ne una reunión con el vi­ce­pre­si­den­te de un ban­co, no es pa­ra ha­blar de la vida, sino pa­ra ha­blar de ne­go­cios. Y cuan­do se tras­pa­sa el lí­mi­te de lo éti­co, ope­ra el trá­fi­co de in­fluen­cias. En es­te ca­so, la si­tua­ción en­te­ra era inacep­ta­ble, por­que se es­tá ha­cien­do ne­go­cios con es­pe­cu­la­ción in­mo­bi­lia­ria cuan­do to­dos sa­be­mos que ge­ne­ra des­re­gu­la­ción de los sue­los, in­fla­ción de la tie­rras, to­do lo con­tra­rio a lo que su­pues­ta­men­te quie­re ha­cer el

RA­sí, “(Ba­che­let) va a te­ner que dar ex­pli­ca­cio­nes y na­die sa­be si va a to­mar una pos­tu­ra de ma­dre o de Pre­si­den­ta”. go­bierno con las po­lí­ti­cas ur­ba­nas. Hay una in­con­sis­ten­cia tre­men­da. La Nue­va Ma­yo­ría fue en­tu­sias­ta pa­ra cri­ti­car a la UDI por su vin­cu­la­ción al ca­so Pen­ta, con­duc­ta que dis­tó pa­ra pro­nun­ciar­se por la si­tua­ción de Dá­va­los. No ac­tua­ron con la mis­ma va­ra. Te­ne­mos que ser to­dos lo más en­fá­ti­cos po­si­ble pa­ra con­de­nar lo que ha­ya que con­de­nar. No se de­be­ría es­tar apro­ve­chan­do es­tas ins­tan­cias pa­ra sa­car una ven­ta­ja po­lí­ti­ca. ¿El ca­so Dá­va­los afec­tó la ima­gen de la Pre­si­den­ta? Por su­pues­to que la afec­ta, pe­ro creo que so­lo ex­pli­ci­ta que exis­te una bue­na re­la­ción en­tre gran par­te de la Nue­va Ma­yo­ría y los má­xi­mos em­pre­sa­rios del país. Pa­ra na­die son des­co­no­ci­dos los víncu­los en­tre An­dró­ni­co Luk­sic y di­ri­gen­tes de la Nue­va Ma­yo­ría, por lo tan­to, lo ex­pli­ci­ta de una ma­ne­ra tan im­pre­sen­ta­ble que lo trans­for­ma en un es­cán­da­lo po­lí­ti­co. Has­ta aho­ra, Ba­che­let no ha da­do nin­gu­na ex­pli­ca­ción. A mi me pa­re­ce que va a te­ner que dar ex­pli­ca­cio­nes y na­die sa­be si va a to­mar una pos­tu­ra de ma­dre o de Pre­si­den­ta, don­de ten­drá que ser en­fá­ti­ca en de­cir que son co­sas que no que­rrá que vuel­van a pa­sar en su go­bierno. Me gus­ta­ría que se pro­nun­cia­ra po­nién­do­le su­ma ur­gen­cia en mar­zo, tal como se com­pro­me­tió, al pro­yec­to de fi­nan­cia­mien­to de la po­lí­ti­ca. Me gus­ta­ría que subie­ra los es­tán­da­res de trans­pa­ren­cia de los pa­tri­mo­nios de las per­so­nas que es­tán en el apa­ra­to pú­bli­co. Es­pe­ra­ría que se pro­nun­cia­ra tam­bién so­bre las po­lí­ti­cas de es­pe­cu­la­ción in­mo­bi­lia­ria y desa­rro­llo ur­bano. ¿El pro­yec­to de fi­nan­cia­mien­to de la po­lí­ti­ca hu­bie­ra so­lu­cio­na­do es­tos he­chos? Por su­pues­to que una re­for­ma de fi­nan­cia­mien­to fa­ci­li­ta el buen com­por­ta­mien­to, pe­ro es­tos he­chos abren la pre­gun­ta: ¿Es­ta­mos le­gi­ti­ma­dos los par­la­men­ta­rios pa­ra ha­cer una nue­va Cons­ti­tu­ción? ¿Y es­tán le­gi­ti­ma­dos? Hay va­rios que hi­cie­ron tram­pa y vul­ne­ra­ron la ley de fi­nan­cia­mien­to pa­ra ob­te­ner­lo. Y pa­ra ha­cer una nue­va Cons­ti­tu­ción, se ne­ce­si­ta ma­yor le­gi­ti­mi­dad que el ha­ber sa­li­do con los vo­tos en una elec­ción bi­no­mi­nal. Por eso in­sis­to en la asam­blea cons­ti­tu­yen­te. ¿De­ben re­nun­ciar los par­la­men­ta­rios UDI vin­cu­la­dos a Pen­ta? No pue­den re­nun­ciar, ese es un pro­ble­ma. Pe­ro la so­lu­ción tie­ne que ver con un te­ma éti­co de ellos; que se in­ha­bi­li­ten en las cau­sas que ten­gan que ver con el gru­po Pen­ta has­ta que se es­cla­rez­ca to­do. ¿El dipu­tado Ro­ber­to León y el se­na­dor Ful­vio Ros­si de­ben in­ha­bi­li­tar­se en vo­ta­cio­nes so­bre mi­ne­ría, da­da la aris­ta SQM? Me pa­re­ce que enal­te­ce­ría sus cre­den­cia­les a la ho­ra de ejer­cer con al­tu­ras de mi­ras el car­go. Si ellos to­ma­ran esa inica­ti­va, yo la aplau­di­ría, por­que de­mos­tra­ría que no tie­nen mie­do a la investigación. Su ma­dre, Car­men Glo­ria Dra­go, fue cri­ti­ca­da por su tra­ba­jar en el di­rec­to­rio de Jun­ji. ¿Cuál es su ex­pli­ca­ción? Se pro­du­jo una con­fu­sión con in­for­ma­ción erró­nea del por­tal de trans­pa­ren­cia de la Jun­ji y unos 20 tui­te­ros me tro­lea­ron. Pe­ro se acla­ró que ha­bía pos­tu­la­do por al­ta di­rec­ción pú­bli­ca y que­dó en la ter­na fi­nal. Ella re­nun­ció a una plan­ta fun­cio­na­ria en un car­go de je­fa­tu­ra en la Mu­ni­ci­pa­li­dad de Mai­pú pa­ra ir­se a un car­go a con­tra­ta. No co­noz­co a na­die que ha­ya he­cho ese cam­bio, por lo que cuen­ta con to­da mi ad­mi­ra­ción.

FO­TO: J.L MU­ÑOZ

El dipu­tado RD, Gior­gio Jack­son.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.