Cuan­do Mer­kel asu­mió en 2005, la Unión Eu­ro­pea es­ta­ba uni­da. El mun­do que en­fren­ta hoy es muy di­fe­ren­te.

La Tercera - - MUNDO -

La can­ci­ller ale­ma­na An­ge­la Mer­kel, jun­to al Pre­si­den­te fran­cés, Fran­co­is Ho­llan­de, se reunie­ron con Vla­di­mir Pu­tin el 6 de fe­bre­ro. Lue­go de es­to, se en­con­tró con Ba­rack Oba­ma. El te­ma prin­ci­pal de es­tas reu­nio­nes era Ucra­nia, pe­ro el primer asun­to que se dis­cu­tió fue Gre­cia en una con­fe­ren­cia de pren­sa que tu­vo lu­gar tras la reunión con Oba­ma. Los te­mas de Gre­cia y Ucra­nia no es­tán vin­cu­la­dos en la men­te es­ta­dou­ni­den­se, pe­ro sí en la men­te ale­ma­na, por­que la si­tua­ción de los grie­gos y ucra­nia­nos son in­di­ca­do­res del nue­vo rol que tie­ne Ale­ma­nia en el mun­do y de la in­co­mo­di­dad de los ale­ma­nes fren­te a ese rol.

Es in­tere­san­te con­si­de­rar lo le­jos que ha lle­ga­do Ale­ma­nia en tan po­co tiem­po. Cuan­do Mer­kel asu­mió el car­go en 2005, se con­vir­tió en can­ci­ller de una Ale­ma­nia que es­ta­ba en paz, en una Unión Eu­ro­pea que es­ta­ba uni­da. Ale­ma­nia ha­bía de­ja­do sus de­man­das atrás, in­tro­du­cién­do­se en Eu­ro­pa, don­de po­dría ser a la vez, prós­pe­ra y li­bre de las car­gas geo­po­lí­ti­cas que la ha­bían lle­va­do a lu­ga­res tan os­cu­ros. Si no fue la me­mo­ria, en­ton­ces, es el te­mor de Ale­ma­nia el que dis­mi­nu­yó en Eu­ro­pa. La Unión So­vié­ti­ca se di­sol­vió, y Ru­sia es­ta­ba en el pro­ce­so de re­cu­pe­rar­se de las con­se­cuen­cias de esa caí­da. El pro­ble­ma prin­ci­pal de la UE eran los obs­tácu­los que las na­cio­nes ten­drían que su­pe­rar pa­ra con­ver­tir­se en miem­bros. Ale­ma­nia es­ta­ba en una po­si­ción ex­cep­cio­nal, da­da su his­to­ria. En un lu­gar de co­mo­di­dad, de se­gu­ri­dad y coope­ra­ción in­ter­na­cio­nal.

El mun­do que Mer­kel en­fren­ta hoy es sor­pren­den­te­men­te di­fe­ren­te. La UE es­tá en una pro­fun­da cri­sis y mu­chos cul­pan a Ale­ma­nia por ella, ar­gu­men­tan­do que sus agre­si­vas po­lí­ti­cas de ex­por­ta­ción y las de­man­das por aus­te­ri­dad ser­vían a sus pro­pios in­tere­ses, y ayu­da­ron a plan­tar las se­mi­llas de la cri­sis ac­tual. El país es­tá acu­sa­do de ha­ber uti­li­za­do el eu­ro pa­ra sus fi­nes y de adap­tar las po­lí­ti­cas de la UE pa­ra pro­te­ger sus em­pre­sas. La vi­sión de una Ale­ma­nia be­nig­na se ha eva­po­ra­do en gran par­te de Eu­ro­pa, jus­ta o in­jus­ta­men­te. De es­ta for­ma, Ale­ma­nia se ha con­ver­ti­do en el país que otros eu­ro­peos te­men. Aho­ra, son po­cas las na­cio­nes que es­tán pi­dien­do ser miem­bros de la UE y los miem­bros ac­tua­les no tie­nen mu­cho en­tu­sias­mo por ex­pan­dir sus fron­te­ras en el blo­que.

Al mis­mo tiem­po, la paz que Ale­ma­nia ha­bía an­he­la­do es­tá en pe­li­gro. Los úl­ti­mos even­tos ocu­rri­dos en Ucra­nia han des­per­ta­do el te­mor de Oc­ci­den­te ha­cia los ru­sos. Ru­sia anexó a Cri­mea y apo­yó la in­sur­gen­cia en el es­te de Ucra­nia. Es­tas ac­cio­nes de Ru­sia, han es­par­ci­do el te­mor de EE.UU., del re­sur­gi­mien­to de la po­ten­cia ru­sa.

Si es mu­cho de­cir que el mun­do de Mer­kel se es­tá de­rrum­ban­do, no lo es de­cir que su mun­do y el de Ale­ma­nia se han re­con­fi­gu­ra­do en una for­ma que ha­bría si­do in­con­ce­bi­ble en 2005. Es­tos cam­bios, se pro­du­je­ron tan­to por la con­fluen­cia de la cri­sis fi­nan­cie­ra en Eu­ro­pa que lle­vó a un dra­má­ti­co au­men­to en el na­cio­na­lis­mo como por la ame­na­za de gue­rra en Ucra­nia. Fac­to­res que trans­for­ma­ron Ale­ma­nia. El ob­je­ti­vo de los ale­ma­nes, era evi­tar te­ner un li­de­raz­go po­lí­ti­co o mi­li­tar en Eu­ro­pa. La si­tua­ción ac­tual ha he­cho que es­to sea im­po­si­ble. La cri­sis fi­nan­cie­ra, que lle­va sie­te años, de­jó ha­ce mu­cho tiem­po de ser un pro­ble­ma prin­ci­pal­men­te eco­nó­mi­co, aho­ra es de ca­rác­ter po­lí­ti­co. La cri­sis de Ucra­nia de­ja a Ale­ma­nia en una po­si­ción ex­tra­or­di­na­ria­men­te in­có­mo­da, la de im­pe­dir que un pro­ble­ma po­lí­ti­co se trans­for­me en uno mi­li­tar.

El enig­ma ale­mán

Es im­por­tan­te en­ten­der el do­ble pro­ble­ma que en­fren­ta Ale­ma­nia. Por un la­do, Ale­ma­nia es­tá tra­tan­do de man­te­ner uni­da la UE. Por el otro, el país ase­gu­ra que no so­por­ta­rá la car­ga de man­te­ner­la uni­da. En Ucra­nia, los ale­ma­nes fue­ron los pri­me­ros en apo­yar las ma­ni­fes­ta­cio­nes que die­ron lu­gar al ac­tual go­bierno. No creo que los ale­ma­nes ha­yan es­pe­ra­do res­pues­tas de Ru­sia o Es­ta­dos Uni­dos. Ellos no desea­ban te­ner par­ti­ci­pa­ción en cual­quier reac­ción mi­li­tar con­tra Ru­sia.

Hay una con­tra­dic­ción in­he­ren­te en la es­tra­te­gia ale­ma­na. Los ale­ma­nes no quie­ren ac­tuar aser­ti­va­men­te, tam­po­co a tra­vés de ame­na­zas. Ellos es­tán ac­tuan­do con am­bas po­si­cio­nes. En la cri­sis eu­ro­pea, Ale­ma­nia, te­nía una pos­tu­ra más rí­gi­da, no só­lo con res­pec­to a los grie­gos, sino tam­bién a la si­tua­ción ge­ne­ral de Eu­ro­pa me­ri­dio­nal y su des­em­pleo ca­tas­tró­fi­co. En Ucra­nia, Berlín apo­yó a Kiev; por lo tan­to, se opo­ne a los ru­sos, aun­que los ale­ma­nes no quie­ren es­bo­zar con­clu­sio­nes ob­vias. La cri­sis eu­ro­pea y la cri­sis de Ucra­nia son sus re­fle­jos. En Eu­ro­pa, Ale­ma­nia jue­ga un rol de li­de­raz­go, pe­ro agre­si­vo. En Ucra­nia, su pa­pel de lí­der, es con­ci­lia­dor.

Es­te es el clá­si­co pro­ble­ma ale­mán con­ta­do de dos for­mas. Los ale­ma­nes es­tán tra­tan­do de re­con­fi­gu­rar Eu­ro­pa, pe­ro sus ame­na­zas tie­nen un va­lor dis­mi­nui­do. Los ale­ma­nes in­ten­ta­ron re­for­mar Ucra­nia, pe­ro que­da­ron atra­pa­dos con la reac­ción ru­sa. En am­bos ca­sos, el pro­ble­ma fue que ellos no te­nían el po­der su­fi­cien­te, sino que pe­dían el con­sen­ti­mien­to a los de­más y eso es di­fí­cil de con­se­guir. Es­te es el an­ti­guo pro­ble­ma ale­mán: los ale­ma­nes son de­ma­sia­do fuer­tes como pa­ra ser ig­no­ra­dos y de­ma­sia­do dé­bi­les pa­ra im­po­ner su vo­lun­tad. His­tó­ri­ca­men­te, los ale­ma­nes tra­ta­ron de in­cre­men­tar su fuer­za pa­ra im­po­ner su vo­lun­tad. Pe­ro en es­te ca­so, ellos no tie­nen la in­ten­ción de uti­li­zar su fuer­za.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.