Ru­bro fi­nan­cie­ro es el que más tras­pa­sa da­tos de clien­tes a ter­ce­ros

Es­tu­dio de De­loit­te di­ce que 70% de em­pre­sas no pre­ci­san en sus po­lí­ti­cas de pri­va­ci­dad es­te te­ma. Go­bierno afi­na pro­yec­to de ley que cam­bia­rá tra­ta­mien­to de la in­for­ma­ción pri­va­da.

La Tercera - - NEGOCIOS - Ro­dol­fo West­hoff

A pe­sar de lle­var más de cin­co años en su ban­co, An­drés No­voa re­ci­be cons­tan­te­men­te lla­ma­das de otras en­ti­da­des fi­nan­cie­ras ofre­cién­do­le ser­vi­cios. Con mo­les­tia, re­cha­za una y otra vez los in­ten­tos de acer­ca­mien­to, prin­ci­pal­men­te por dos ra­zo­nes: es­tá con­for­me con su ban­co y ade­más, no le gus­ta que sus da­tos pri­va­dos sean en­tre­ga­dos a otras ins­ti­tu­cio­nes con las que no es­tá re­la­cio­na­do.

El ca­so de An­drés no es una ex­cep­ción. Den­tro del sec­tor fi­nan­cie­ro, el pro­ce­di­mien­to de co­mu­ni­car in­for­ma­ción per­so­nal de sus clien­tes a ter­ce­ros pa­re­cie­ra ser al­go re­la­ti­va­men­te ex­ten­di­do. Se­gún el Es­tu­dio de Pri­va­ci­dad de De­loit­te, en el que se en­cues­ta­ron a 66 em­pre­sas, el 30% de las or­ga­ni­za­cio­nes que rea­li­zan es­ta prác­ti­ca per­te­ne­cen a en­ti­da­des fi­nan­cie­ras, po­si­cio­nán­do­lo como el ru­bro en el que es­te re­cur­so es el más fre­cuen­te.

Con to­do, el tras­pa­so de in­for­ma­ción en es­tos ca­sos se en­cuen­tra den­tro del mar­co le­gal. Cuan­do An­drés fir­mó el con­tra­to con su ban­co, en­tre­gó la au­to­ri­za­ción

Las en­ti­da­des fi­nan­cie­ras son las que más in­for­ma­ción per­so­nal de sus clien­tes co­mu­ni­can a

ter­ce­ros. Del to­tal de em­pre­sas que lo ha­cen, el sec­tor fi­nan­cie­ro ocu­pa el 30%, se­gui­do por te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes

(15%).

Sin em­bar­go, un pro­yec­to de ley que se en­cuen­tra en es­tu­dio bus­ca cam­biar el tra­ta­mien­to de la in­for­ma­ción pri­va­da. El es­ce­na­rio del ma­ne­jo de la in­for­ma­ción pri­va­da por par­te de las em­pre­sas es­tá atra­ve­san­do un pro­ce­so de cam­bios. El an­te­pro­yec­to de ley de pro­tec­ción de las per­so­nas del tra­ta­mien­to de da­tos per­so­na­les, que ac­tual­men­te se en­cuen­tra en es­tu­dio por el go­bierno, bus­ca ele­var el ni­vel de la pro­tec­ción de in­for­ma­ción pri­va­da “a los ni­ve­les de al­gu­nos paí­ses de Eu­ro­pa”, se­gún De­loit­te.

Den­tro de los as­pec­tos que con­tem­pla in­cor­po­rar el pro­yec­to, es­tán los de­re­chos de ac­ce­so, rec­ti­fi­ca­ción, can­ce­la­ción, opo­si­ción e im­pug­na­ción de va­lo­ra­cio­nes per­so­na­les. En­tre otras co­sas, es­tos per­mi­ti­rían a la per­so­na po­der so­li­ci­tar in­for­ma­ción so­bre el tra­ta­mien­to de sus da­tos per­so­na­les, el ori­gen de es­tos, su fi­na­li­dad y pa­ra quié­nes van des­ti­na­dos. Pe­ro ade­más, exi­gir la rec­ti­fi­ca­ción de in­for­ma­ción que pu­die­ra es­tar in­com­ple­ta, inexac­ta, in­ne­ce­sa­ria o ex­ce­si­va y la po­si­bi­li­dad de opo­ner­se al tra­ta­mien­to de sus da­tos per­so­na­les, siem­pre y cuan­do exis­tan ra­zo­nes le­gí­ti­mas.

Tam­bién, se plantea la crea­ción de una nue­va ins­ti­tu­cio­na­li­dad re­gu­la­to­ria, a tra­vés de una Agen­cia Re­gu­la­do­ra pa­ra la Pro­tec­ción de Da­tos, que es­ta­ría en­car­ga­da de fis­ca­li­zar la apli­ca­ción de la ley en las ma­te­rias de los nuevos de­re­chos otor­ga­dos. Jun­to con eso, es­ta­ría la crea­ción de una No­ti­fi­ca­ción de Ba­ses de Da­tos de pri­va­dos y per­so­nas na­tu­ra­les y la fi­gu­ra de un Ofi­cial de Pro­tec­ción de Da­tos.

Las in­frac­cio­nes por in­cum­pli­mien­tos po­drían lle­gar a las 10 mil uni­da­des tri­bu­ta­rias men­sua­les (UTM).

Se­gún De­loit­te, “el es­pí­ri­tu del nue­vo pro­yec­to bus­ca be­ne­fi­ciar más a la po­bla­ción, ya que una per­so­na ten­drá el de­re­cho de co­no­cer los da­tos que una or­ga­ni­za­ción po­see de ella, como a su vez po­drá ser par­tí­ci­pe del ci­clo de vida de su in­for­ma­ción”.

Los que más cum­plen

De to­dos mo­dos, el sec­tor que más cum­ple los re­que­ri­mien­tos ge­ne­ra­les de la ley de pro­tec­ción de la in­for­ma­ción per­so­nal es pre­ci­sa­men­te el fi­nan­cie­ro, con 22%; se­gui­do por te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes, con 19%.

En­tre otros as­pec­tos que re­sal­ta el in­for­me, el sec­tor fi­nan­cie­ro (46%) se po­si­cio­na como el que más cum­ple con el con­cep­to de ca­li­dad en los da­tos per­so­na­les. Eso sig­ni­fi­ca que se tra­ta de ha­cer que es­tos sean exac­tos, ac­tua­les y com­ple­tos. En el úl­ti­mo lu­gar se en­cuen­tra el ru­bro de la sa­lud (8%), mien­tras que el re­tail no in­for­ma so­bre la ca­li­dad de la in­for­ma­ción de los da­tos que man­tie­ne de sus clien­tes.

En cuan­to al de­re­cho de ac­ce­so del ti­tu­lar a sus da­tos, el 60% de las em­pre­sas es­pe­ci­fi­can es­ta ma­te­ria den­tro de sus po­lí­ti­cas de pri­va­ci­dad, sien­do el re­tail el sec­tor que más pre­sen­ta es­te ti­po de in­for­ma­ción. En la mis­ma lí­nea, es el sec­tor que más cum­ple con el de­re­cho de rec­ti­fi­ca­ción y can­ce­la­ción, den­tro de las em­pre­sas con­sul­ta­das.

El es­tu­dio tam­bién des­ta­ca que el de­re­cho que me­nos se cum­ple es el de opo­si­ción, es de­cir, la fa­cul­tad del ti­tu­lar de opo­ner­se al tra­ta­mien­to de s us dat os pers ona­les cuan­do ca­rez­ca de fun­da­men­to le­gal o cuan­do sean uti­li­za­dos pa­ra fi­nes co­mer­cia­les. En ese sen­ti­do, só­lo el 29% de las em­pre­sas cum­ple con es­ta ga­ran­tía, sien­do nue­va­men­te el re­tail el área con ma­yor cum­pli­mien­to.

FO­TO:ARCHIIVO

Los da­tos per­so­na­les en­tre­ga­dos a em­pre­sas se­rán re­gu­la­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.