El ros­tro de la bur­la

Jo­sé Luis Ca­ro­ca, ‘El Vi­se­ra’, po­see un am­plio pron­tua­rio po­li­cial y tie­ne el ac­ce­so prohi­bi­do en la U. Azul Azul re­co­pi­la an­te­ce­den­tes pa­ra que­re­llar­se; sos­pe­chan que in­gre­só su­plan­tan­do iden­ti­dad.

La Tercera - - DEPORTES - La Ter­ce­ra Eduar­do Ver­ga­ra

De­sa­fian­te. A ros­tro des­cu­bier­to e, in­clu­so, in­sul­ta­do a quien lo gra­ba­ba des­de la par­te baja del Es­ta­dio Na­cio­nal. Es­tá iden­ti­fi­ca­do, tie­ne prohi­bi­ción de in­gre­so a los par­ti­dos de Uni­ver­si­dad de Chile, y po­dría ser de­te­ni­do, pe­ro igual­men­te so­bre­pa­só to­dos los con­tro­les pa­ra ter­mi­nar gol­pean­do un bom­bo, tam­bién in­gre­san­do de mo­do irre­gu­lar, en el par­ti­do por la Co­pa Li­ber­ta­do­res an­te Eme­lec. Se lla­ma Jo­sé Luis Ca­ro­ca y cuen­ta con un nu­tri­do pron­tua­rio po­li­cial, y más de una con­de­na. Su alias, el Vi­se­ra.

Tan con­fun­di­dos es­ta­ban los di­rec­ti­vos por lo que su­ce­día en la ba­rra azul du­ran­te aquel due­lo, que se mi­ra­ban asom­bra­dos y ma­ne­ja­ban di­fe­ren­tes hi­pó­te­sis so­bre el ori­gen del rit­mo que di­ri­gía los gri­tos de los ul­tras. “Le es­tán pe­gan­do a los asien­tos”, de­cía uno de los di­rec­ti­vos más in­cré­du­lo.

En el en­tre­tiem­po fue cuan­do Ca­ro­ca le­van­tó el bom­bo y lo ex­hi­bió ha­cia el sec­tor de Mar­que­si­na, don­de se ubi­ca el di­rec­to­rio de Azul Azul. La Con­me­bol, en tan­to, to­ma­ba no­ta de los in­ci­den­tes. “Pen­sa­mos en pe­dir el re­ti­ro del bom­bo, pe­ro hu­bie­se si­do dar­les en

Jo­sé Luis Ca­ro­ca, de 34 años, es in­di­ca­do como el prin­ci­pal pro­ta­go­nis­ta de los des­ór­de­nes an­te Eme­lec, por la Co­pa. U.de Chile tie­ne prohi­bi­do el in­gre­so del ba­rra­bra­va.

Fue de­te­ni­do en 2013, por la Ley de Vio­len­cia en

los Es­ta­dios. Azul Azul re­co­pi­la to­dos los ele­men­tos pa­ra que­re­llar­se con­tra Ca­ro­ca y to­dos los que re­sul­ten res­pon­sa­bles. el gus­to. Es­tos ti­pos que­rían que se sus­pen­die­ra el par­ti­do”, se­ña­ló Al­fre­do As­fu­ra, vee­dor de se­gu­ri­dad de la Con­fe­de­ra­ción Su­da­me­ri­ca­na.

El mal com­por­ta­mien­to de los fa­ná­ti­cos es­ta­ba le­jos de ter­mi­nar. Cuan­do el re­loj mar­ca­ba los 87’, de mo­do coor­di­na­do, se en­cen­die­ron 15 ben­ga­las en el nú­cleo de la ba­rra, que, se­gu­ra­men­te, trae­rá un du­ro cas­ti­go de la Con­me­bol.

Los des­ór­de­nes de­ja­ron la caí­da de los es­tu­dian­ti­les en se­gun­do plano. Sa­ber có­mo se vul­ne­ró la se­gu­ri­dad y se per­mi­tió el in­gre­so de Ca­ro­ca, el bom­bo y las ben­ga­las, se trans­for­mó en la prin­ci­pal preo­cu­pa­ción. “No sé qué bus­can. No los en­tien­do”, se­ña­ló un des­con­so­la­do Johnny He­rre­ra, alu­dien­do a los ba­rra­bra­vas.

El prin­ci­pal apun­ta­do por los en­car­ga­dos de se­gu­ri­dad fue el Vi­se­ra. Pe­se a es­tar en la lis­ta de los 136 hin­chas a los que el club les ha prohi­bi­do su in­gre­so, lo­gró bur­lar la pla­ni­fi­ca­ción de Azul Azul. Un día des­pués del due­lo por la Co­pa, el hom­bre de 34 años ra­yó el por­tón del Cen­tro De­por­ti­vo Azul y desafió a la con­ce­sio­na­ria: “Nues­tra lu­cha con­ti­núa” y “tu de­re­cho de ad­mi­sión no nos in­ti­mi­da”, fue­ron los men­sa­jes gra­ba­dos con pin­tu­ra ae­ro­sol.

El hom­bre que lo­gró al­te­rar el plan de se­gu­ri­dad tie­ne un am­plio re­gis­tro de­lic­tual: de­te­ni­do por vio­len­cia en los es­ta­dios, ro­bo en lu­gar no ha­bi­ta­do, es­ta­fas, ri­ña pú­bli­ca, le­sio­nes me­nos gra­ves y gra­ves, fal­si­fi­ca­ción o uso ma­li­cio­so de do­cu­men­tos pri­va­dos, en­tre otros an­te­ce­den­tes. Den­tro de sus úl­ti­mas de­ten­cio­nes, des­ta­ca el en­fren­ta­mien­to que sos­tu­vo con Ca­ra­bi­ne­ros en el due­lo que en­fren­tó a los azu- les an­te Wan­de­rers, en Val­pa­raí­so, el pa­sa­do 18 de enero.

En Azul Azul ase­gu­ran que to­ma­ron to­das las pre­cau­cio­nes pa­ra evi­tar el in­gre­so de los in­de­sea­dos. Pa­ra ello, uti­li­za­ron 120 sis­te­mas de ve­ri­fi­ca­ción del car­né de iden­ti­dad, 30 de­tec­to­res de me­ta­les y más de 133 guar­dias.

“¿Có­mo en­tra un hin­cha que no tie­ne de­re­cho de ad­mi­sión? Ma­ne­ja­mos la teo­ría de que hay un de­li­to de su­plan­ta­ción de iden­ti­dad. Eso se­ría más gra­ve aún, y le trae­rá más pro­ble­mas”, di­cen des­de la con­ce­sio­na­ria. En los úl­ti­mos días, los abo­ga­dos de la U han re­co­pi­la­do to­dos los ele­men­tos pa­ra pre­sen­tar una que­re­lla con­tra Ca­ro­ca y to­dos quie­nes re­sul­ten res­pon­sa­bles de los he­chos que al­te­ra­ron el or­den.

Es­ta­dio Se­gu­ro, au­sen­te

El te­lé­fono de Eduar­do Ver­ga­ra, je­fe su­bro­gan­te de Es­ta­dio Se­gu­ro, no ha pa­ra­do de re­ci­bir lla­ma­das. Có­mo in­gre­só Jo­sé Luis Ca­ro­ca al due­lo de la U, pe­se a es­tar con prohi­bi­ción de ac­ce­so, se trans­for­mó en la prin­ci­pal in­te­rro­gan­te.

“El res­pon­sa­ble de los hin­chas que in­gre­san al es­pec­tácu­lo es el club or­ga­ni­za­dor, que ade­más de­be ga­ran­ti­zar la se­gu­ri­dad”, se­ña­ló el fun­cio­na­rio. “Los clu­bes tie­nen la fa­cul­tad de ejer­cer el de­re­cho de ad­mi­sión, y son ellos los que to­man la de­ci­sión de eje­cu­tar­la. No­so­tros no te­ne­mos res­pon­sa­bi­li­dad”, agre­gó.

El de­lin­cuen­te que bur­ló la se­gu­ri­dad es­tá en mi­ra. Pe­se a ello, no se in­ti­mi­da y pro­me­te se­guir desafian­do a Azul Azul. “Los res­pon­sa­bles de ejer­cer el de­re­cho de ad­mi­sión son los clu­bes”.

Vi­se­ra, pe­se a ca­re­cer de de­re­cho ad­mi­sión, lo­gró vul­ne­rar la se­gu­ri­dad de la U.

En el par­ti­do an­te Eme­lec, li­de­ró los des­ór­de­nes.

Con una ca­ñe­ría de co­bre ame­na­za a los ca­ma­ró­gra­fos.

Le­van­ta el bom­bo pa­ra de­sa­fíar a Azul Azul.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.