De Cech a Neuer, con es­ca­la en San­tia­go

Ch­ris­tia­ne End­ler vol­vió a Co­lo Co­lo, lue­go de un año en el Chel­sea de In­gla­te­rra. La guar­da­me­ta re­su­me su pa­so por el fút­bol del Reino Uni­do como una ex­pe­rien­cia in­creí­ble.

La Tercera - - DEPORTES - Ian Pie­rre Ne­veu

El re­loj mar­ca las seis de la tar­de y Co­lo Co­lo fe­me­nino se pre­pa­ra pa­ra una nue­va jor­na­da de en­tre­na­mien­to. Len­ta­men­te, y a cuen­ta­go­tas, las ju­ga­do­ras sa­len del ca­ma­rín y ca­mi­nan ha­cia la can­cha, pa­ra co­men­zar la prác­ti­ca. El am­bien­te es re­la­ja­do. To­das ríen y con­ver­san en­tre ellas. Los más de 30 gra­dos que mar­ca el ter­mó­me­tro en el es­ta­dio Mo­nu­men­tal, al pa­re­cer, no le im­por­tan a las chi­cas.

De pron­to, en un au­to blan- co, apa­re­ce la por­te­ra es­te­lar del equi­po. De len­tes os­cu­ros, po­le­ra blan­ca y pan­ta­lo­nes cor­tos, Ch­ris­tia­ne End­ler se baja rá­pi­da­men­te con su bol­so. En­tra al ca­ma­rín. No de­mo­ra más de diez mi­nu­tos en cam­biar­se de ro­pa y sa­lir. Aho­ra vis­te com­ple­ta­men­te de ne­gro, lle­van­do sus guan­tes de jue­go en la mano. Se le ve in­tran­qui­la, como con ga­nas de ir -lo más pron­to po­si­ble- a en­tre­nar con Co­lo Co­lo, el club que la tra­jo de vuel­ta a Chile, tras su pa­so por el Chel­sea de In­gla­te­rra.

“Es­tu­ve has­ta di­ciem­bre en Eu­ro­pa, por­que te­nía con­tra­to. Pe­ro me de­vol­ví an­tes, por­que me rom­pí los me­nis­cos y tu­ve que ope­rar­me. De ahí, no re­no­vé con el Chel­sea por­que no me gus­ta­ron las con­di­cio­nes que me ofre­cían”, re­la­ta End­ler, mien­tras ca­mi­na ha­cia la can­cha don­de prac­ti­ca­rá jun­to al res­to de sus com­pa­ñe­ras.

La por­te­ra, que tie­ne -en­tre otros lo­gros- una Co­pa Li­ber­ta­do­res en su his­to­rial, se le­sio­nó de­fen­dien­do a la se­lec­ción chi­le­na, en Ecua­dor. Lo su­ce­di­do la tu­vo ale­ja­da de las can­chas por un tiem­po, al­go que le sir­vió pa­ra es­tar jun­to a su fa­mi­lia.

Pi­dió per­mi­so pa­ra ope­rar­se en Chile, apro­ve­chan­do que la tem­po­ra­da de su equi­po ya fi­na­li­za­ba, y el Chel­sea ac­ce­dió a su so­li­ci­tud. Reali­zó la re­cu­pe­ra­ción en ca­sa.

Des­pués, Tia­ne, como le lla­man sus ami­gos, no re­gre­sa­ría a ju­gar por las Blues. “No qui­se con­ti­nuar por­que la vida en In­gla­te­rra es ca­rí­si­ma. No es­ta­ba de acuer­do con lo que me es­ta­ban ofre­cien­do eco­nó­mi­ca­men­te, así que pre­fe­rí vol­ver a Co­lo Co­lo, que siem­pre me ha tra­ta­do sú­per bien”, con­fie­sa.

Ade­más, agre­ga que otras de las ra­zo­nes pa­ra em­pren­der el re­torno fue el tiem­po que es­tu­vo le­jos de su fa­mi­lia. “Ha­blá­ba­mos por Sky­pe o What­sapp, pe­ro des­pués de tres años can­sa un po­co el es­tar so­la”, di­ce. Es que, an­tes de fi­char por la es­cua­dra lon­di­nen­se, es­tu­vo dos años en Es­ta­dos Uni­dos.

Ya son las seis y me­dia de la tar­de, y las ga­nas de End­ler por ir a prac­ti­car jun­to a sus com­pa­ñe­ras au­men­ta. A pe­sar de que ha ba­ja­do un po­co la tem­pe­ra­tu­ra, el ca­lor aún se sien­te en el re­cin­to de Ma­cul, al­go a lo que no es­ta­ba acos­tum­bra­da en In­gla­te­rra.

“Allá, ca­si to­dos los días ha­cía frío y llo­vía mu­cho. Se po­día sa­lir po­co, por­que el cli­ma no era el me­jor. Pe­ro, a pe­sar de eso, fue una ex­pe­rien­cia in­creí­ble”, co­men­ta.

De­bi­do a las cons­tan­tes pre­ci­pi­ta­cio­nes que caen en el Reino Uni­do, la guar­da­me­ta de­bió adap­tar­se a un fút­bol dis­tin­to al que es­ta­ba acos­tum­bra­do. “La pe­lo­ta co­rre más rá­pi­do, por­que la can­cha ca­si siem­pre es­tá mo­ja­da. Ade­más, allá, to­dos los equi­pos son com­pe­ti­ti­vos, y hay po­ca di­fe­ren­cia en­tre uno y otro”, ase­gu­ra.

Fren­te a las can­chas de en­tre­na­mien­to en Ma­cul, des­de la al­tu­ra, End­ler se de­tie­ne. Mi­ra ha­cia el ho­ri­zon­te. Pen­sa­ti­va. Qui­zás, re­cor­dan­do aque­llos días en Lon­dres, en el Chel­sea, cuan­do ca­mi­na­ba por el cen­tro de en­tre­na­mien­tos, y se en­con­tra­ba con ju­ga­do­res de la ta­lla de John Terry o Petr Cech. O cuan­do tro­ta­ba por los al­re­de­do­res, y veía al en­tre­na­dor del equi­po, Jo­sé Mou­rin­ho, dar ins­truc­cio­nes a sus pu­pi­los.

“Vi al­gu­nas ve­ces a Mou­rin­ho, por­que prac­ti­cá­ba­mos en el mis­mo lu­gar. Tam­bién me to­pa­ba con va­rios ju­ga­do­res, to­dos muy ama­bles. Ha­bía una re­la­ción cor­dial, de sa­lu­do. Pe­ro na­da más allá de eso”, cuen­ta.

En sus ra­tos li­bres en In­gla­te­rra, los que no eran mu­chos, Tia­ne apro­ve­cha­ba de co­no­cer el país e ir a pro­bar al­gún res­tau­ran­te cer­cano a la zo­na en la que vi­vía.

“En­tre­ná­ba­mos har­to, en la ma­ña­na o en la tar­de. Vi­vía en una ca­sa, con tres com­pa­ñe­ras, que que­da­ba como a me­dia ho­ra ca­mi­nan­do del cen­tro de en­tre­na­mien­to. Des­pués de la prác­ti­ca, íba­mos a co­mer. Ra­ra vez, si es que te-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.