“Era co­lo­co­lino cuan­do chico, pe­ro yo no era tan fa­ná­ti­co. A los 12 años, fui a un par­ti­do de la U en San­ta Laura. De ahí, no pu­de pa­rar”, re­cuer­da La­ma­drid.

La Tercera - - DEPORTES -

Juan La­ma­drid es­ta­ba a tres pun­tos de per­der el par­ti­do y que­dar fue­ra del Glo­bal Cir­cuit Ju­nior Fi­nal 2014 de te­nis de me­sa en Pa­ra­guay. El chi­leno, de 18 años, em­pa­ta­ba en pun­tos con el bra­si­le­ño Mas­sao Kohat­su has­ta la pe­núl­ti­ma fe­cha de su gru­po, y lo en­fren­ta­ba en la úl­ti­ma. El par­ti­do lo per­día 32 en sets, y caía 8-1 en el sex­to par­cial. Pe­ro re­mon­tó, y ga­nó el set de­fi­ni­to­rio. Lue­go, cae­ría en cuar­tos de fi­nal, ter­mi­nan­do quin­to y sien­do el me­jor la­ti­noa­me­ri­cano.

Ese es só­lo uno de los múl­ti­ples lo­gros del jo­ven. Ni él ni su pa­dre ho­mó­ni­mo re­cuer­dan cuán­tos tí­tu­los ha ob­te­ni­do. “Pe­ro sé que ha ga­na­do Na­cio­na­les en to­das las ca­te­go­rías que dis­pu­tó: prein­fan­til (has­ta 13 años), in­fan­til (14-15), ju­ve­nil (16-18) y to­do com­pe­ti­dor”, re­sal­ta su or­gu­llo­so pro­ge­ni­tor. Eso sí, am­bos evo­can el Ibe­roa­me­ri­cano in­fan­til de 2011 y los cir­cui­tos mun­dia­les ju­ve­ni­les de Co­lom­bia, El Sal­va­dor y Gua­te­ma­la, del año pa­sa­do, como lo­gros des­ta­ca­dos.

Del Ca­ci­que a las pa­le­tas

A los sie­te años, La­ma­drid ca­si to­mó la sen­da del fút­bol, al ju­gar por las in­fe­rio­res de Co­lo Co­lo. Un año des­pués, su ma­dre no le per­mi­tió se­guir, por­que de­jó de la­do los es­tu­dios. Y así, de im­pro­vi­so, se pa­vi­men­tó su ca­mino al te­nis de me­sa. En 2005, un pro­fe­sor de la dis­ci­pli­na, lla­ma­do Ma­nuel Li­ra, lle­gó al co­le­gio Mo­lo­cay de Ce­rro Na­via pa­ra in­vi­tar a los alum­nos a prac­ti­car ese de­por­te. Él y va­rios com­pa­ñe­ros le­van­ta­ron la mano. “Que­ría­mos ver quién era el me­jor. No ima­gi­na­ba lle­gar tan le­jos”, re­cuer­da.

Con el tiem­po, lle­gó su pre­di­lec­ción por la pa­le­ta, y el des­cu­bri­mien­to de Jo­sé Luis Urru­tia, su ac­tual en­tre­na­dor en el Cen­tro de Al­to Ren­di­mien­to. Y ni si­quie­ra un fu­gaz re­gre­so al fút­bol al­bo, en 2008, lo des­vió de su des­tino, pues fue in­vi­ta­do a en­tre­nar y vi­vir en el CAR, y acep­tó. “El cam­bio no fue du­ro, por­que te­nía mu­chas ga­nas de in­de­pen­di­zar­me. Mi fa­mi­lia y ami­gos me apo­yan”, ase­gu­ra.

En los pri­me­ros días, sus com­pa­ñe­ros le con­ta­ron de la muer­te del hal­te­ró­fi­lo pun­ta­re­nen­se Ale­xis Nahuel­quén, ha­lla­do sin vida en la pis­ci­na del re­cin­to en 2002, y lo asus­ta­ban con rui­dos du­ran­te la no­che. Ate­mo­ri­za­do a sus ape­nas 11 años, dor­mía en la re­cep­ción, con los guar­dias. Pe­ro La­ma­drid ya no es un ni­ño. Tras en­tre­nar en Sue­cia jun­to al ex cam­peón mun­dial de do­bles Pe­ter Karls­son, y ju­gar en Ale­ma­nia en 2010, don­de subió a Ter­ce­ra di­vi­sión de la li­ga ger­ma­na jun­to a su club, el Lands­berg, es­tá en­tre los 16 me­jo­res de Chile ha­ce un lus­tro, y es el más jo­ven de la se­lec­ción na­cio­nal.

El ju­ga­dor, eso sí, con­si­de­ra in­su­fi­cien­te la com­pe­ten­cia en Chile. Pe­ro peor es la fal­ta de apo­yo a su de­por­te. In­clu­so, su pa­dre de­bió gas­tar dos mi­llo­nes de pe­sos pa­ra su alo­ja­mien­to en Sue­cia.

“Ha­ce po­co hu­bo una li­ga acá, que es­tu­vo muy bue­na, pe­ro du­ró só­lo un mes. Si quie­res vi­vir de es­to, de­bes ir a Eu­ro­pa”, ex­pli­ca.

Por eso, via­jó la se­ma­na pa­sa­da a Es­pa­ña, don­de ju­ga­rá es­te año por el Hís­pa­lis, de la Su­per­di­vi­sión lo­cal: “Allá, los equi­pos só­lo pue­den te­ner un ju­ga­dor no eu­ro­peo. Y se­ré uno de los cin­co ti­tu­la­res”.

El DT Urru­tia cree que su pu­pi­lo tie­ne lo ne­ce­sa­rio pa­ra triun­far: “No se achi­ca an­te na­die. Tie­ne ha­bi­li­dad pa­ra leer el jue­go, las tác­ti­cas”.

La­ma­drid ju­gó in­di­vi­dua­les en los Ode­sur, y ca­yó en oc­ta­vos. Pe­ro eso no lo aba­te. Su gran sue­ño es ga­nar una me­da­lla pa­na­me­ri­ca­na y, aun­que no cla­si­fi­có a To­ron­to 2015, Urru­tia cree que el jo­ven po­drá al­can­zar ese sue­ño. “Si con­ti­núa ju­gan­do en Eu­ro­pa, po­dría sa­car una me­da­lla en Li­ma 2019. Y po­dría ser el me­jor de Chile en un año y me­dio o dos años”, afir­ma.

Chun­cho con­ver­ti­do

El te­nis de me­sa se jue­ga con po­le- ra man­ga cor­ta y, ba­jo una de ellas, La­ma­drid es­con­de el sím­bo­lo de Uni­ver­si­dad de Chile. Si bien pre­fie­re las pa­le­tas, su pa­sión por el fút­bol si­gue vi­va gra­cias a su conversión a los azu­les. “Era co­lo­co­lino cuan­do chico, pe­ro yo no era tan fa­ná­ti­co. A los 12 años, un ami­go me lle­vó a un par­ti­do de la U en San­ta Laura. De ahí, no pu­de pa­rar”, re­cuer­da. De he­cho, era el úni­co azul del equi­po cuan­do vol­vió a las ca­de­tes al­bas.

Des­de su ini­cio en el te­nis de me­sa, los en­tre­na­mien­tos no le im­pi­den ir al es­ta­dio. “Voy to­dos los fi­nes de se­ma­na. Ha­bía un tor­neo cuan­do fue el 5-0 con­tra Co­lo Co­lo. An­tes del clá­si­co, el DT nos di­jo que no po­día­mos ver­lo. Pe­ro igual fui al Na­cio­nal. El ‘pro­fe’ me ca­chó y le di­je: ‘No pue­de de­cir na­da, si fue 5-0’. Él, co­lo­co­lino, me di­jo: ‘Tran­qui­lo, es só­lo un par­ti­do’”, re­cuer­da.

Al vol­ver a Eu­ro­pa, La­ma­drid se ale­ja nue­va­men­te de las gra­das azu­les. Pe­ro el chun­cho es­ta­rá ta­tua­do en su hom­bro, y él se­gui­rá me­jo­ran­do con la pa­le­ta, su ma­yor pa­sión.

FO­TO: AGENCIAUNO

Juan La­ma­drid en­tre­nan­do uno de sus gol­pes, an­tes de par­tir a Eu­ro­pa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.