Ex su­per­hé­roes, ci­neas­tas te­xa­nos y fran­co­ti­ra­do­res ame­ri­ca­nos

Ga­nó los prin­ci­pa­les pre­mios de las Aso­cia­cio­nes de Pro­duc­to­res, Guio­nis­tas y Ac­to­res en EE.UU. es la fa­vo­ri­ta de la crí­ti­ca y ade­más se im­pu­so en los Glo­bos de Oro y los ga­lar­do­nes Bafta. de East­wood ha sus­ci­ta­do crí­ti­cas por su mi­ra­da con­ser­va­do­ra a la

La Tercera - - SOCIEDAD -

SI LOS PRE­MIOS Oscar del año 2015 fue­ran una ba­ta­lla te­rri­to­rial na­die ten­dría que cru­zar con­ti­nen­tes pa­ra pro­cla­mar­se ven­ce­dor. Bá­si­ca­men­te la con­tien­da se re­du­ce a un me­xi­cano y dos te­xa­nos, al­go así como pri­mos her­ma­nos de geo­gra­fía y cli­ma: Ale­jan­dro González Iñá­rri­tu, con las nue­ve no­mi­na­cio­nes de Bird­man; Ri­chard Lin­kla­ter y las seis pos­tu­la­cio­nes de Boy­hood; y Wes An­der­son con las nue­ves no­mi­na­cio­nes de El gran ho­tel Budapest.

González Iñá­rri­tu, el ex lo­cu­tor de ra­dio que en 1999 sor­pren­dió con las mi­se­rias y des­gra­cias ur­ba­nas de Amo­res pe­rros, lle­va 16 años des­pués su ba­te­ría de neu­ro­sis con­tem­po­rá­nea a la ciu­dad de Nue­va York. En­tre sus ca­lles y los bas­ti­do­res de sus tea­tros se ba­te la vida al­go qui­jo­tes­ca de Rig­gan Thom­son (Mi­chael Kea­ton), un ac­tor de pa­sa­do es­plen­dor como su­per­hé­roe en Holly­wood y mi­se­ra­ble pre­sen­te en la Gran Man­za­na. Se­gún los pro­nós­ti­cos de los es­pe­cia­lis­tas ( ver pá­gi­na 85) es la cin­ta con más po­si­bi­li­dad de lle­var­se al Oscar a Me­jor Pe­lí­cu­la. Le­jos del in­fer­nal nar­ci­sis­mo de los per­so­na­jes de Bird­man se mue­ve Boy­hood, que po­see un rit­mo na­rra­ti­vo in­ver­sa­men­te pro­por­cio­nal a las pul­sio­nes y los con­flic­tos exis­ten­cia­les del fil­me de Iñá­rri­tu. La cin­ta de Lin­kla­ter de­ja que la cá­ma­ra fil­me en tiem­po real y na­tu­ra­lis­ta la vida de Ma­son, des­de los 5 a los 17 años. Por el con­tra­rio, El gran ho­tel Budapest de Wes An­der­son es to­do un des­plie­gue de reali­da­des y de­co­ra­dos ar­ti­fi­cia­les.

Na­ci­dos en la mis­ma ciu­dad (Hous­ton, Te­xas) con nue­ve años de di­fe­ren­cia, An­der­son (45 años) y Lin­kla­ter (54 años) co­men­za­ron a mos­trar sus ar­tes en los años 90 a tra­vés de pro­duc­cio­nes in­de­pen­dien­tes. Si Lin­kla­ter siem­pre op­tó por el ver­bo e hi­zo de los diá­lo­gos ca­si una ob­se­sión, An­der­son nun­ca ocul­tó su pre­fe­ren­cia por los mi­cro­cli­mas de las fa­mi­lias, por las im­pe­ca­bles pues­tas en es­ce­na y por un sen­ti­do del hu­mor úni­co. Son ejem­plos de ci­neas­tas in­de­pen­dien­tes ca­pa­ces de emi­grar a una au­dien­cia ma­yor. En el ca­so de An­der­son, in­clu­so apa­dri­na­do por Twen­tieth Cen­tury Fox. Su pe­lí­cu­la so­bre nos­tal­gias eu­ro­peas an­tes de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial lo­gró, en­tre otros re­co­no­ci­mien­tos, los prin­ci­pa­les pre­mios Bafta de la in­dus­tria bri­tá­ni­ca.

En­tre am­bas pro­duc­cio­nes, es Boy­hood la que lle­ga me­jor pa­ra­da fren­te a Bird­man. En ri­gor, la ca­rre­ra por el Oscar a Me­jor Pe­lí­cu­la es pro­ba­ble que se de­fi­na en úl­ti­ma vuel­ta en­tre el fil­me de Lin­kla­ter y el de González Iñá­rri­tu. Mien­tras el tra­ba­jo del pri­me­ro po­see el en­can­to de una his­to­ria de cre­ci­mien­to en la Nor­tea­mé­ri­ca del sur, la obra de González Iñá­rri­tu es una mues­tra de la im­pla­ca­ble com­pe­ti­ti­vi­dad y frus­tra­ción pro­fe­sio­nal en la ur­be mo­der­na. Am­bas son más con­tin­gen­tes en tó­pi­cos y pro­ble­má­ti­cas que El gran ho­tel Budapest, un gran ejer­ci­cio vi­sual que se­gu­ra­men­te se que­da­rá só­lo con los ga­lar­do­nes téc­ni­cos del Oscar.

Las no­mi­na­cio­nes a es­tas pe­lí­cu­las con­fir­man aque­lla ten­den­cia a le­gi­ti­mar a rea­li­za­do­res que ha­ce unos cuan­tos años na­da­ban en el mar del ci­ne in­de­pen­dien­te, an­cla­do a los fes­ti­va­les eu­ro- peos. Sin ir más le­jos, el Fes­ti­val de Berlín 2014 fue la pis­ta de des­pe­gue pa­ra Boy­hood y El gran ho­tel Budapest: la pri­me­ra se lle­vó el Oso de Pla­ta a Me­jor Di­rec­tor y la se­gun­da el Gran Pre­mio del Ju­ra­do, es de­cir el mis­mo ga­lar­dón que ha­ce una se­ma­na ob­tu­vo El club, de Pablo La­rraín.

Ac­to­res, ge­nios e Irak

En la ca­te­go­ría de Me­jor Ac­tor la dispu­ta es­tá re­la­ti­va­men­te di­fu­sa: aun­que la in­ter­pre­ta­ción de Mi­chael Kea­ton como el de­ca­den­te ac­tor Rig­gan Thom­son ha des­per­ta­do sim­pa­tía por las evi­den­tes si­mi­li­tu­des con la pro­pia tra­yec­to­ria ar­tís­ti­ca de Kea­ton, el in­ne­ga­ble po­de­río de Ed­die Red­may­ne en el rol del fí­si­co Step­hen Haw­king en La teo­ría del to­do pue­de cau­ti­var al pun­to de que­dar­se con la es­ta­tui­lla.

Es­ta pe­lí­cu­la del bri­tá­ni­co Ja­mes Marsh es­tá no­mi­na­da a cin­co Oscar y re­cae en aque­lla suer­te de sub­gé­ne­ro de la “bio­gra­fía ejem­plar de pro­ce­den­cia bri­tá­ni­ca”. En es­te ca­so el per­so­na­je es Step­hen Haw­king y su gran com­pe­ti­do­ra es El có­di­go Enig­ma, no­mi­na­da a ocho es­ta­tui­llas, y con el ma­te­má­ti­co Alan Tu­ring como el per­so­na­je cen­tral. Am­bos tra­ba­jos son téc­ni­ca­men­te irre­pro­cha­bles, pe­ro dra­má­ti­ca­men­te al­go iner­tes, un po­co en la mis­ma lí­nea de El dis­cur­so del rey (2010) y La rei­na (2006), dos lar­go­me­tra­jes que ya fue­ron pre­mia­dos en la ce­re­mo­nia de Holly­wood.

En­tre los rea­li­za­do­res de la vie­ja es­cue­la que es­te año bus­can su Oscar es­tá tam­bién Clint East­wood: su con­tro­ver­ti­do fil­me Fran­co­ti­ra­dor ame­ri­cano aca­pa­ró seis no­mi­na­cio­nes, in­clu­yen­do Me­jor Pe­lí­cu­la y Me­jor Guión Adap­ta­do. Ob­je­to de dar­dos des­de el la­do li­be­ral ame­ri­cano por su eje ideo­ló­gi­co con­ser­va­dor, es­ta na­rra­ción so­bre un sol­da­do de in­fa­li­ble pun­te­ría en Irak tie­ne la su­fi­cien­te in­co­rrec­ción po­lí­ti­ca pa­ra no lo­grar pre­mios ma­yo­res en la no­che de los Oscar.

Des­de el uni­ver­so de las pe­lí­cu­las de ba­jo pre­su­pues­to, Whi­plash (con cin­co no­mi­na­cio­nes) pro­ba­ble­men­te se que­da­rá con el Oscar a Me­jor Ac­tor Se­cun­da­rio. J.K. Sim­mons como el exi­gen­te y mar­cial pro­fe­sor de jazz Te­ren­ce Flet­cher es el al­ma de es­ta cin­ta so­bre un abu­si­vo ins­truc­tor en una es­cue­la mu­si­cal que pa­re­ce aca­de­mia de gue­rra.

Mi­chael Kea­ton pos­tu­la a Me­jor Ac­tor por Bird­man, de Ale­jan­dro González Iñá­rri­tu.

Ellar Col­tra­ne y Et­han Haw­ke pro­ta­go­ni­zan Boy­hood, de Ri­chard Lin­kla­ter.

El gran ho­tel Budapest, de Wes An­der­son, es­tá no­mi­na­da a nue­ve Oscar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.