Es un li­bro que, por fin, ubi­ca a Jo­sé Me­nén­dez en el lu­gar his­tó­ri­co que le co­rres­pon­de: em­pre­sa­rio ávi­do e ines­cru­pu­lo­so, ge­no­ci­da sin Dios ni ley.

Juan Ma­nuel Vial

La Tercera - - SOCIEDAD - Me­nén­dez, rey de la Pa­ta­go­nia

La fi­gu­ra de Jo­sé Me­nén­dez, el in­mi­gran­te as­tu­riano que hi­zo su for­tu­na en la Pa­ta­go­nia, ha si­do en­dio­sa­da prin­ci­pal­men­te por his­to­ria­do­res que le sa­ca­ron el má­xi­mo bri­llo a su exis­ten­cia, ig­no­ran­do o des­aten­dien­do cier­tos ras­gos fun­da­men­ta­les de és­ta. Glo­ri­fi­ca­do­res de­di­ca­dos del pa­triar­ca fue­ron dos de sus nie­tos, Ar­man­do Braun Me­nén­dez y En­ri­que Cam­pos Me­nén­dez. Ar­gen­tino el pri­me­ro, chi­leno el se­gun­do, his­to­ria­do­res am­bos, a ellos ja­más les en­tra­ron du­das acer­ca de la gran­dio­si­dad es­pi­ri­tual de su ta­ti­ta.

Un ca­so di­fe­ren­te es el del his­to­ria­dor pun­ta­re­nen­se Ma­teo Mar­ti­nic, a quien no ca­bría impu­tar­le la ce­gue­ra que pro­du­cen los la­zos fa­mi­lia­res cer­ca­nos, sino que, más bien, lo su­yo pa­re­cie­ra ser la me­ra ob­se­cuen­cia an­te la po­de­ro­sa som­bra de Me­nén­dez, al que no du­dó en til­dar de “prohom­bre”. (Di­cho sea de pa­so: Cam­pos Me­nén­dez y Mar­ti­nic re­ci­bie­ron el Pre­mio Na­cio­nal de His­to­ria).

Dis­tin­to es el ca­so de Me­nén­dez, rey de la Pa­ta­go­nia, la mag­ní­fi­ca investigación de Jo­sé Luis Alon­so Mar­chan­te. Le­jos de abor­dar a Me­nén­dez con la re­ve­ren­cia a que sus co­le­gas nos te­nían acos­tum­bra­do, el his­to­ria­dor es­pa­ñol re­ve­la en un con­tun­den­te vo­lu­men, pla­ga­do de in­for­ma­ción irre­ba­ti­ble y no­ve­do­sa, la ver­da­de­ra ca­ta­du­ra del em­pre­sa­rio pa­ta­gó­ni­co, re­tra­to que vie­ne a con­fir­mar lo que mu­chos de no­so­tros, aman­tes de la his­to­ria, del pai­sa­je y de la gen­te de Magallanes, sos­pe­chá­ba­mos des­de ha­cía tiem­po: el prohom­bre ro­bó, en­ga­ñó y co­rrom­pió en pos de ama­sar una for­tu­na si­de­ral.

Na­da nue­vo pa­ra los es­tán­da­res ac­tua­les, di­rá el lec­tor in­for­ma­do. Pe­ro a su ca­so ha­bría que agre­gar un cri­men ma­yor: Me­nén­dez dio ór­de­nes a los ca­pa­ta­ces de sus es­tan­cias ove­je­ras en Tie­rra del Fue­go pa­ra que ani­qui­la­sen a pun­ta de ba­la a los mo­les­tos selk’nam, quie­nes, al ver que su sus­ten­to mi­le­na­rio, el gua­na­co, des­apa­re­cía del pai­sa­je por obra de los es­tan­cie­ros, op­ta­ban por co­mer­se al­gu­na que otra ove­ja. En ju­nio de 1899, Me­nén­dez di­jo en una en­tre­vis­ta a El Dia­rio de Bue­nos Ai­res que los in­dí­ge­nas le pro­vo­ca­ban cuan­tio­sas pér­di­das, y que cuan­do eran sor­pren­di­dos por su em­plea­dos, “jue­gan con su ri­sa tai­ma­da y si­len­cio­sa, ha­cién­do­se los ton­tos”. Ra­zón de so­bra, se­gún sus es­tán­da­res, pa­ra ex­ter­mi­nar­los. Va­le agre­gar que en la des­apa­ri­ción de los selk’nam tam­bién tu­vie­ron res­pon­sa­bi­li­dad los cu­ras sa­le­sia­nos, la fa­mi­lia Braun (Mauricio Braun se ca­só con la hi­ja de Me­nén­dez) y el Es­ta­do chi­leno.

Na­ci­do en 1846 y fa­lle­ci­do en 1918, Jo­sé Me­nén­dez se vio for­za­do a aban­do­nar muy jo­ven la mi­se­ria de su pue­bli­to as­tu­riano. A los 14 años lo te­ne­mos en Cu­ba, po­co des­pués en Bue­nos Ai­res y fi­nal­men­te en Pun­ta Are­nas, adon­de lle­ga como em- plea­do de una ca­sa co­mer­cial en 1874. De él se ha es­cri­to que fue pio­ne­ro en las 3 in­dus­trias prin­ci­pa­les que per­mi­tie­ron el desa­rro­llo eco­nó­mi­co de la zo­na: el co­mer­cio, la ga­na­de­ría y la na­ve­ga­ción. Sin em­bar­go, el au­tor de es­te li­bro nos acla­ra que, en reali­dad, al pro­ta­go­nis­ta no de­ben otor­gár­se­le ta­les lau­re­les, pues­to que esas ac­ti­vi­da­des ya eran ejer­ci­das por otros an­tes que él se in­vo­lu­cra­ra en ellas.

Jo­sé Luis Alon­so plantea tam­bién una hi­pó­te­sis in­tere­san­te: a raíz de las ma­tan­zas de obre­ros chi­lo­tes que tra­ba­ja­ban al­gu­nas de las es­tan­cias de Me­nén­dez, en la pro­vin­cia ar­gen­ti­na de San­ta Cruz, he­chos ocu­rri­dos en 1921 y 1922, el au­tor ci­ta la opi­nión del po­ten­ta­do so­bre la huel­ga de sus jor­na­le­ros: só­lo se tra­ta­ba de “cua­tro chi­lo­tes que, en el peor de los ca­sos, lo úni­co que que­rrán son unos pe­sos más pa­ra em­bo­rra­char­se”. Se­gún Alon­so, con és­ta y otras opi­nio­nes si­mi­la­res, el rey de la Pa­ta­go­nia “con­tri­bu­yó de­ci­si­va­men­te a la crea­ción de una ima­gen de­ni­gran­te de la po­bla­ción chi­le­na re­si­den­te en la Pa­ta­go­nia ar­gen­ti­na, que con el tiem­po da­rá lu­gar a una ver­da­de­ra chi­le­no­fo­bia, ab­so­lu­ta­men­te in­jus­ti­fi­ca­da, que aún sub­sis­te”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.