El pro­gre­so que lle­gó tras el tsu­na­mi al bal­nea­rio de Di­cha­to

Se­gún ve­ci­nos, plus­va­lía subió de­bi­do a la ma­yor can­ti­dad de tu­ris­tas que lle­gan en ve­rano. Par­que flu­vial y ofi­ci­nas mu­ni­ci­pa­les son la úl­ti­ma eta­pa de la re­cons­truc­ción.

La Tercera - - TEMAS DE HOY - Mar­jory Mi­ran­da O. En­via­da es­pe­cial a Di­cha­to

De­ce­nas de ne­go­cios en am­bos sen­ti­dos de la cos­ta­ne­ra, mú­si­ca, co­lo­res y fa­mi­lias pa­sean­do es la pos­tal que re­ci­be a quie­nes lle­gan a Di­cha­to -en la Re­gión del Bio­bío- pa­ra ve­ra­near, y tam­bién ver los úl­ti­mos ves­ti­gios del 27/F.

Pa­ra sus ha­bi­tan­tes, la ca­ra de es­ta lo­ca­li­dad es otra tras el pro­ce­so de re­cons­truc­ción. Eu­ge­nio Me­di­na, quien ha­ce sie­te años tie­ne un ne­go­cio de em­pa­na­das, re­la­ta que “los pri­me­ros años des­pués del te­rre­mo­to la gen­te que­ría ir­se, no veía en Di­cha­to un pro­gre­so, pe­ro cuan­do se em­pe­zó a arre­glar eso cam­bió. Aho­ra hay gen­te pre­gun­tan­do por te­rre­nos pa­ra com­prar y la plus­va­lía se fue a la nu­bes”.

Un ejem­plo con­cre­to, agre­ga Me­di­na, es que “an­tes del te­rre­mo­to un si­tio cos­ta­ba $ 20 mi­llo­nes y aho­ra cues­ta en­tre $ 40 mi­llo­nes y $ 50 mi­llo­nes, y no lo ven­den por­que es­pe­ran que los pre­cios suban aún más. Con­fir­mé eso cuan­do pre­gun­té por un te­rreno en la cos­ta­ne­ra, que lo ven­dían a $ 40 mi­llo­nes. Ahí ex­pro­pia­ron la mi­tad por las obras de me­jo­ra­mien­to y la otra mi­tad del mis­mo si­tio aho­ra se ven­de en $ 60 mi­llo­nes”.

Cifras que po­drían au­men- tar con los arre­glos que fal­tan, pues en el pro­yec­to de me­jo­ra­mien­to se con­tem­pló tam­bién un par­que flu­vial, ade­más del tras­la­do de una co­mi­sa­ría y ofi­ci­nas mu­ni­ci­pa­les a zo­nas al­tas.

Mar­ga­ri­ta Uri­be, del kios­ko “Mi es­ti­lo”, ubi­ca­do en ple­na cos­ta­ne­ra, ase­gu­ra que “aho­ra hay mas mo­vi­mien­to de per­so­nas que an­tes del te­rre­mo­to. He aten­di­do in­clu­so tu­ris­tas ex­tran­je­ros. Lo úni­co que es­pe­ro es que si­ga cre­cien­do y que la gen­te y las au­to­ri­da­des no se ol­vi­den de no­so­tros”.

Alo­ja­mien­tos co­pa­dos

La ofer­ta de alo­ja­mien­to tam­bién ha te­ni­do fru­tos. En un re­co­rri­do por la lo­ca­li­dad días an­tes del Fes­ti­val de Di­cha­to, cu­ya pri­me­ra jor- na­da se reali­zó ayer, no ha­bí a di s po­ni­bil i dad pa­ra arren­dar.

Rosa Gar­cía ad­mi­nis­tra ca­ba­ñas y ase­gu­ra que “los fi­nes de se­ma­na cues­ta en­con­trar alo­ja­mien­to. Acá no se ha­cen reservaciones por­que hay ve­ces que las fa­mi­lias vie­nen por más días y se les da prio­ri­dad, así que la gen­te que vie­ne tie­ne que bus­car”.

Por su par­te, Carlos San Mar­tín, due­ño del res­tau­ran­te Nue­va Cos­ta­ne­ra, cal­cu­la que “la clien­te­la ha subido un 30%. An­tes ve­ra­nea­ba la gen­te de Chi­llán, aho­ra se pue­de ver a mu­chos san­tia­gui­nos y de otras re­gio­nes. Al­gu­nos vie­nen por el fes­ti­val y otros por el mor­bo, pre­gun­tan­do has­ta don­de lle­gó la ola y co­sas así”. El pro­ble­ma, agre­ga el em­pre­sa­rio, es que la bo­nan­za es es­ta­cio­nal: “En in­vierno el res­tau­ran­te se man­tie­ne con una so­la me­sa ocu­pa­da, no lle­ga más gen­te, por lo que pa­ra no­so­tros el ve­rano es esen­cial”.

Eu­ge­nio Me­di­na agre­gó que lo que fal­ta es “in­ver­sión pri­va­da y una vi­sión a lar­go pla­zo de la in­ver­sión pú­bli­ca pa­ra, por ejem­plo, pa­vi­men­tar el ca­mino cos­te­ro de es­ta zo­na. Hay que pro­mo­ver el tu­ris­mo aven­tu­ra apro­ve­chan­do en ce­rro y el bos­que que nos ro­dea, ex­ten­dien­do la tem­po­ra­da de tu­ris­mo”.

FO­TO: CA­MI­LA LAS­SA­LLE

Pa­seo pea­to­nal de la nue­va cos­ta­ne­ra de Di­cha­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.