Fun­da­cio­nes loa­bles

La Tercera - - OPINIÓN - Axel Buch­heis­ter

EN TER­MI­NOS po­lí­ti­cos, fe­bre­ro no ha si­do el mes bu­có­li­co que sue­le ser. Los ca­sos en mar­cha son va­rios, pe­ro lo más lla­ma­ti­vo –por no de­cir sa­bro­so- es­tu­vo en el in­ter­cam­bio de “tuits” en­tre el dipu­tado co­mu­nis­ta Hu­go Gutiérrez y el se­na­dor Ful­vio Ros­si.

El dipu­tado acu­só al se­na­dor de es­tar fi­nan­cia­do por em­pre­sas mi­ne­ras y fon­dos pú­bli­cos –asig­na­dos en es­te go­bierno y el an­te­rior-, a lo que és­te le res­pon­dió que an­da­ba tras su cu­po se­na­to­rial (lo que no tie­ne na­da de ile­gí­ti­mo). Ade­más, el se­na­dor se de­fen­dió se­ña­lan­do que los apor­tes de las mi­ne­ras no guar­da­ban re­la­ción con la po­lí­ti­ca, ya que se ha­cían a una fun­da­ción su­ya que se­ría un em­pren­di­mien­to que a to­dos nos pa­re­ce­ría muy loa­ble; ac­ti­vi­da­des que be­ne­fi­cian a la co­mu­ni­dad. Ahí ter­ció una de las mi­ne­ras men­cio­na­das, sos­te­nien­do que por po­lí­ti­ca in­ter­na no fi­nan­cia cam­pa­ñas po­lí­ti­cas y que otra co­sa son los apor­tes a una en­ti­dad - vin­cu­la­da al se­na­dor­que rea­li­za un pro­gra­ma de astronomía de gran in­te­rés co­mu­ni­ta­rio, tan­to que re­ci­be apor­tes fis­ca­les, como tam­bién el apo­yo de una or­ga­ni­za­ción in­ter­na­cio­nal y de uni­ver­si­da­des na­cio­na­les.

Ahí es­ta­mos en el meo­llo del asun­to: los fon­dos que apor­tan el Fis­co y em­pre­sas pri­va­das a fun­da­cio­nes de par­la­men­ta­rios o can­di­da­tos (Ros­si no es el úni­co), como asi­mis­mo los pa­tro­ci­nios, ¿se en­tre­gan por el mé­ri­to del pro­yec­to o por­que hay un par­la­men­ta­rio de­trás? Aquí de­be re­gir el ada­gio “la mu­jer del Cé­sar no só­lo de­be ser­lo, sino que tam­bién pa­re­cer­lo”. En otras pa­la­bras, la ini­cia­ti­va pue­de ser muy loa­ble, pe­ro el par­la­men­ta­rio de al­gún mo­do que­da com­pro­me­ti­do con el apor­te. Y la mo­ti­va­ción no de­cla­ra­da del apor­tan­te pue­de ser com­pro­me­ter su vo­to. En­ton­ces, me­jor evi­tar es­te ti­po de co­sas que es­tán en un “área ra­ra”.

En re­la­ción con los apor­tes del Fis­co, ca­be re­cor­dar que la Cons­ti­tu­ción prohí­be a los par­la­men­ta­rios ce­le­brar con­tra­tos con el Es­ta­do, como asi­mis­mo, te­ner otros víncu­los eco­nó­mi­cos con és­te. La ra­zón es que en un ré­gi­men de se­pa­ra­ción de po­de­res de­be cau­te­lar­se la in­de­pen­den­cia par­la­men­ta­ria. Por­que, cuan­do el Fis­co le otor­ga fi­nan­cia­mien­to a la fun­da­ción de un par­la­men­ta­rio, ¿aca­so no hay ries­go de que el go­bierno es­té com­pro­me­tien­do su vo­to? La exis­ten­cia de un en­te, aun­que sea sin fi­nes de lu­cro, que ce­le­bra el con­tra­to, ¿no es una for­ma de elu­sión de la nor­ma cons­ti­tu­cio­nal? Y he­cha por quien se in­dig­na cuan­do la elu­sión es tri­bu­ta­ria. Por otra par­te, cuan­do la fun­da­ción de un par­la­men­ta­rio ha­ce obras que son bien re­ci­bi­das por la co­mu­ni­dad, ¿aca­so ello no po­ten­cia la ima­gen po­lí­ti­ca de és­te? Como los po­lí­ti­cos es­tán siem­pre en cam­pa­ña, en el he­cho la dis­tin­ción en­tre fi­nan­cia­mien­to de és­ta y la cau­sa loa­ble es muy te­nue. Y no es­tá de más re­cor­dar que los apor­tes de las em­pre­sas y del Fis­co a las cam­pa­ñas po­lí­ti­cas es­tán es­tric­ta­men­te re­gu­la­dos, y que los apor­tes a fun­da­cio­nes pa­san por el la­do.

En su­ma, las ex­pli­ca­cio­nes del se­na­dor y la mi­ne­ra no son sa­tis­fac­to­rias. Y si fue­ran le­ga­les, en­ton­ces hay que mo­di­fi­car la ley. Se es le­gis­la­dor o se ges­tio­nan cau­sas loa­bles, pe­ro no las dos co­sas a la vez, so­bre to­do cuan­do hay pla­ta de por me­dio. Cuan­do la fun­da­ción de un par­la­men­ta­rio ha­ce obras que son bien re­ci­bi­das por la co­mu­ni­dad, ¿aca­so ello no po­ten­cia la ima­gen po­lí­ti­ca de és­te? Como los po­lí­ti­cos es­tán siem­pre en cam­pa­ña, la dis­tin­ción en­tre fi­nan­cia­mien­to de és­ta y la cau­sa loa­ble es muy te­nue.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.