Ve­ne­zue­la en rum­bo de co­li­sión La vio­len­ta de­ten­ción del al­cal­de de Ca­ra­cas es una evi­den­cia más de que el ré­gi­men de Ma­du­ro es­tá evo­lu­cio­nan­do ha­cia una dic­ta­du­ra.

La Tercera - - OPINIÓN -

El al­cal­de me­tro­po­li­tano de Ca­ra­cas, An­to­nio Le­dez­ma -fé­rreo opo­si­tor al ré­gi­men de Ni­co­lás Ma­du­ro-, fue de­te­ni­do por fuer­zas de se­gu­ri­dad del go­bierno de Ve­ne­zue­la, acu­sa­do de par­ti­ci­par en ac­ti­vi­da­des cons­pi­ra­ti­vas, lue­go de que fue­ra uno de los fir­man­tes del do­cu­men­to “acuer­do pa­ra la tran­si­ción”. El bru­tal he­cho ge­ne­ró un fuer­te re­vue­lo in­terno, agu­di­zan­do la ten­sión que exis­te en­tre el cha­vis­mo y la opo­si­ción, y ge­ne­ró una ola de re­pu­dio a ni­vel in­ter­na­cio­nal y hon­da preo­cu­pa­ción por la suer­te que pue­da co­rrer el país, a me­di­da que el ré­gi­men ha he­cho evi­den­te una des­car­na­da re­pre­sión ha­cia las fuer­zas que se le opo­nen.

Le­dez­ma, un res­pe­ta­do po­lí­ti­co venezolano de cre­den­cia­les de­mo­crá­ti­cas in­cues­tio­na­bles, ha si­do una po­ten­te voz opo­si­to­ra al ré­gi­men de Ma­du­ro. El 11 de fe­bre­ro sus­cri­bió el do­cu­men­to “Lla­ma­do a los ve­ne­zo­la­nos a un acuer­do na­cio­nal pa­ra la tran­si­ción” -fir­man­do tam­bién por la des­ti­tui­da con­gre­sis­ta Ma­ría Co­ri­na Ma­cha­do y el di­si­den­te Leo­pol­do López, quien lle­va un año en­car­ce­la­do, tam­bién acu­sa­do de cons­pi­ra­ción sin prue­ba al­gu­na-, en el cual se da cuen­ta de que Ve­ne­zue­la vi­ve una si­tua­ción de al­ta pre­ca­rie­dad pro­duc­to del mo­de­lo im­pues­to por el ré­gi­men. Se diag­nos­ti­ca que en el “muy cor­to pla­zo pue­de lle­var a una emer­gen­cia hu­ma­ni­ta­ria”, y que el go­bierno de Ma­du­ro en­tró en fa­se ter­mi­nal. Por ello se pro­po­ne un acuer­do de tres pun­tos, pa­ra res­ti­tuir las li­ber­ta­des con­cul­ca­das y en­fren­tar la gra­ve cri­sis eco­nó­mi­ca por la que atra­vie­sa el país.

Ma­du­ro con­si­de­ró es­te ma­ni­fies­to como un in­ten­to de gol­pe de Es­ta­do, y por ello or­de­nó la de­ten­ción de Le­dez­ma, la cual se desa­rro­lló de ma­ne­ra vio­len­ta y sin or­den ju­di­cial. Fue en­ca­pu­cha­do y lle­va­do has­ta la pri­sión mi­li­tar de Ra­mo Verde, la mis­ma don­de se man­tie­ne pri­sio­ne­ro Leo­pol­do López. Allí la fis­ca­lía le le­van­tó car­gos por cons­pi­ra­ción y aso­cia­ción pa­ra de­lin­quir, am­bos de­li­tos pe­na­dos con du­ras san­cio­nes.

La de­ci­sión de co­men­zar a re­pri­mir abier­ta­men­te a la opo­si­ción ve­ne­zo­la­na da cuen­ta de un ré­gi­men que ha co­men­za­do a tran­si­tar pe­li­gro­sa­men­te ha­cia una dic­ta­du­ra, ale­ján­do­se por com­ple­to de los es­tán­da­res de­mo­crá­ti­cos. Ello de­be ser de­nun­cia­do enér­gi­ca­men­te, por­que cons­ti­tu­ye una ame­na­za pa­ra la re­gión y cier­ta­men­te un pe­li­gro in­mi­nen­te pa­ra la in­te­gri­dad de quie­nes se opo­nen al ré­gi­men. Es­te ya ha so­fo­ca­do a los me­dios de co­mu­ni­ca­ción que no les son afi­nes, y el que ha­ya op­ta­do por en­car­ce­lar a dos de los prin­ci­pa­les lí­de­res de la opo­si­ción es una mues­tra de que se ha en­tra­do en una es­pi­ral que po­dría ha­cer­se in­sos­te­ni­ble.

Ve­ne­zue­la atra­vie­sa por una gra­ve cri­sis eco­nó­mi­ca, con una in­fla­ción que se acer­ca al 70%, y una eco­no­mía que es­tá en agu­da re­ce­sión, agra­va­da por la caí­da del pre­cio del pe­tró­leo. Ello ha lle­va­do a una es­ca­sez de pro­duc­tos bá­si­cos, las ta­sas de ho­mi­ci­dio en Ca­ra­cas son una de las más al­tas del mun­do, y el go­bierno ha in­ten­ta­do con­tro­lar pre­cios, in­clu­so en­vian­do o ame­na­zan­do con cár­cel a los em­pre­sa­rios que no se ajus­tan a la po­lí­ti­ca de pre­cios ofi­cia­les. Un cua­dro de es­ta gra­ve­dad exi­gi­ría del go­bierno asu­mir la cri­sis, en­men­dar el rum­bo y abo­car­se a lo­grar gran­des acuer­dos pa­ra su­pe­rar la si­tua­ción. Le­jos de ello, Ma­du­ro ha de­ci­di­do atrin­che­rar­se en su “revolución” ideo­ló­gi­ca, pa­ra lo cual no ha du­da­do en aliar­se con des­pres­ti­gia­dos re­gí­me­nes, como el de Irán.

La­men­ta­ble­men­te la re­gión si­gue guar­dan­do un si­len­cio que en na­da ayu­da a la sa­li­da pa­cí­fi­ca de es­ta cri­sis, y nin­gún or­ga­nis­mo re­gio­nal ha con­vo­ca­do a una reunión de emer­gen­cia pa­ra tra­tar el ca­so. El go­bierno chi­leno ex­pre­só una tí­mi­da reac­ción, des­oyen­do a su pro­pia coa­li­ción, en la cual va­rias de sus más dis­tin­gui­das vo­ces hi­cie­ron lla­ma­dos a una con­de­na por lo su­ce­di­do. Sin una con­de­na in­ter­na­cio­nal de­ci­di­da, es pre­vi­si­ble que la si­tua­ción de Ve­ne­zue­la se agra­ve.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.