DE LO TE­RRE­NAL Y LO DI­VINO

La Tercera - - CORREO -

LA CON­FU­SION en­tre los tér­mi­nos “ára­be” e “is­lá­mi­co” es fre­cuen­te en la con­ver­sa­ción de las per­so­nas y, la­men­ta­ble­men­te, tam­bién es­tá pre­sen­te en los me­dios. Y, no de­bie­ra ocu­rrir, por- que Chile re­ci­bió una gran co­rrien­te mi­gra­to­ria ára­be que -en ter­ce­ra, cuar­ta y has­ta en quin­ta ge­ne­ra­ción- es­tá hoy fu­sio­na­da al al­ma na­cio­nal. Si bien es cier­to que la ma­yor par­te de los ára­bes que vi­ven en el país son cris­tia­nos, ca­tó­li­cos u or­to­do­xos, tam­bién los hay mu­sul­ma­nes.

El lec­tor Mauricio Gam­bo­ni, ca­sa­do con chi­leno li­ba­ne­sa, in­di­ca que La Ter­ce­ra, en sus pá­gi­nas de So­cie­dad y Cul­tu­ra del 13 de fe­bre­ro, in­for­ma erró­nea­men­te so­bre los “te­so­ros ára­bes que se pue­den ver en Chile”. Di­ce que las pie­zas que se ex­hi­ben en el Cen­tro Cul­tu­ral La Mo­ne­da, en San­tia­go, son de ar­te is­lá­mi­co y no, ne­ce­sa­ria­men­te, ára­be. Pe­ro, agre­ga que más allá de la con­fu­sión, que ya es ha­bi­tual, es im­por­tan­te ir a ver los mag­ní­fi­cos ob­je­tos que se ex­po­nen allí.

Es­tá cla­ro: no to­do lo ára­be es is­lá­mi­co, ni to­do lo is­lá­mi­co es ára­be. Ara­be es una len­gua y un gen­ti­li­cio, Is­lam es una re­li­gión y mu­sul­ma­nes son quie­nes la pro­fe­san. De he­cho, bue­na par­te de las pie­zas ar­tís­ti­cas que se ex­hi­ben en el sub­sue­lo de La Mo­ne­da son de ori­gen per­sa y tur­co. Pro­vie­nen de dos paí­ses ma­yo­ri­ta­ria­men­te is­lá­mi­cos, que no son ára­bes.

A la muer­te del Pro­fe­ta Maho­ma, en el año 632, el Is­lam se ex­pan­dió rá­pi­da­men­te des­de Ara­bia y pe­ne­tró con enor­me fuer­za en te­rri­to­rios ára­bes y en otros que no lo eran. Avan­zó por el nor­te de Afri­ca has­ta la pe­nín­su­la ibé­ri­ca, y por el orien­te se ex­ten­dió por pue­blos que hoy co­no­ce­mos como Pa­les­ti­na, Lí­bano, Si­ria, Irak, Tur­quía, Irán, Af­ga­nis­tán y Pa­kis­tán, en­tre mu­chos otros. Tam­bién irrum­pió en el co­ra­zón de Asia y lle­gó a In­do- ne­sia, en el sud­es­te del con­ti­nen­te. Tan só­lo allí vi­ven unos 200 mi­llo­nes de mu­sul­ma­nes.

En fin, y tal como lo se­ña­la el lec­tor, a pe­sar de la con­fu­sión en­tre “ára­be” e “is­lá­mi­co”, es bueno apro­ve­char la opor­tu­ni­dad pa­ra co­no­cer las fas­tuo­sas ex­pre­sio­nes ar­tís­ti­cas vin­cu­la­das a es­ta re­li­gión. La va­lio­sa mues­tra lle­gó al país por con­ve­nio con el Mu­seo de Ar­te del con­da­do de Los An­ge­les, Es­ta­dos Uni­dos, ba­jo el tí­tu­lo “Lo te­rre­nal y lo di­vino: ar­tes is­lá­mi­cas del si­glo VII al XIX”.

To­rre gi­gan­tes­ca

Una vez más se pro­du­jo un tro­pie­zo con las cifras. El lec­tor Gon­za­lo Fus­ter Roa se­ña­la que en La Ter­ce­ra del 1 de fe­bre­ro, en un ar­tícu­lo ti­tu­la­do “To­do lo que ocu­rre en el ae­ro­puer­to pa­ra que un vue­lo des­pe­gue”, el pe­rio­dis­ta afir­ma que la to­rre de con­trol tie­ne 600 me­tros de al­tu­ra. “Es­to es cla­ra­men­te erróneo” -sos­tie­ne el lec­tor- “y a juz­gar por las pro­por­cio­nes creo que la al­tu­ra co­rrec­ta po­dría ser de 60 me­tros”.

El error es evi­den­te. Se tra­ta de un ce­ro de más, pe­ro que tie­ne im­por­tan­cia, por­que un re­por­ta­je in­tere­san­te, con abun­dan­te in­for­ma­ción y una bue­na in­fo­gra­fía, se des­mo­ro­na por un sim­ple des­cui­do. La to­rre de con­trol de un ae­ro­puer­to no pue­de te­ner 600 me­tros de al­tu­ra. Las cifras erró­neas im­pul­san a que los lec­to­res du­den de la pre­ci­sión in­for­ma­ti­va de to­do el con­jun­to, y ello afec­ta a la cre­di­bi­li­dad del pe­rio­dis­ta y del me­dio.

Una es­me­ra­da lec­tu­ra pre­via to­ma unos mi­nu­tos más, pe­ro pue­de sal­var una si­tua­ción que es mo­les­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.