PROMOCION DEL DIA­LO­GO

La Tercera - - MUNDO - Fran­cis­ca Ca­sa­no­va Yoa­ni San­chéz

Des­de el Cen­tro Na­cio­nal de Pro­ce­sa­dos Mi­li­ta­res de Ra­mo Verde, el al­cal­de opo­si­tor de Ca­ra­cas An­to­nio Le­dez­ma es­pe­ra­ba el pró­xi­mo mo­vi­mien­to del cha­vis­mo, al que con­si­de­ra su “enemi­go his­tó­ri­co”.

Le­dez­ma lle­gó has­ta esa pri­sión mi­li­tar -don­de ha­ce más de un año tam­bién se en­cuen­tra Leo­pol­do Ló­pez­la no­che del vier­nes, lue­go de que el un tri­bu­nal de Ca­ra­cas or­de­na­ra la me­di­da pri­va­ti­va de li­ber­tad en su con­tra. Ayer, el abo­ga­do de Le­dez­ma, Omar Es­ta­cio, di­jo que en­tre el lu­nes y el mar­tes el al­cal­de ape­la­rá a la de­ci­sión de la fis­ca­lía que lo impu­ta por cons­pi­ra­ción con­tra el go­bierno.

Pe­ro es­ta pe­lea es una más en la lar­ga lis­ta de ba­ta­llas que ha li­bra­do Le­dez­ma con el go­bierno cha­vis­ta. Más bien, ha si­do un en­fren­ta­mien­to cons­tan­te que se re­mon­ta a la lle­ga­da al po­der de Hu­go Chá­vez en 1998.

An­tes de eso, la cen­troiz­quier­dis­ta Ac­ción De­mo­crá­ti­ca- par­ti­do en el que mi­li­tó sus tiem­pos de uni­ver­si­ta­rio has­ta-, era el más po­pu­lar en Ve­ne­zue­la. Pe­ro en 2000 re­nun­ció a sus fi­las y fun­dó la Alian­za Bra­vo Pue­blo.

Tras la de­rro­ta de la opo­si­ción en el re­fe­rén­dum re­vo­ca­to­rio de 2004 que ra­ti­fi­có en el po­der a Chá­vez, Le­dez­ma se ne­gó a acep­tar la con­ti­nui­dad del ré­gi­men. Por lo mis­mo lla­mó a no pre­sen­tar­se en las elec­cio­nes par­la­men­ta­rias en 2005. Sin em­bar­go, sus lla­ma­dos no fue­ron es­cu­cha­dos.

Tras eso, Le­dez­ma dio un gi­ro, vol­vió a apos­tar por la vía elec­to­ral, y se pre­sen­tó como can­di­da­to pa­ra la al­cal­día Me­tro­po­li­ta­na de Ca- ra­cas, cu­ya ju­ris­dic­ción com­pren­de los cin­co mu­ni­ci­pios de la ca­pi­tal ve­ne­zo­la­na: Li­ber­ta­dor (del Dis­tri­to Ca­pi­tal), Ba­ru­ta, Cha­cao, El Ha­ti­llo y Su­cre (del Es­ta­do de Mi­ran­da).

En ese en­ton­ces, Leo­pol­do López era el can­di­da­to fa­vo­ri­to de la opo­si­ción pa­ra el car­go, pe­ro Le­dez­ma vio su opor­tu­ni­dad cuan­do la Con­tra­lo­ría Ge­ne­ral de la Re­pú­bli­ca in­ha­bi­li­tó a López de pre­sen­tar­se, por ma­ne­jo irre­gu­lar de fon­dos pú­bli­cos en la al­cal­día de Cha­cao.

Fue así que en no­viem­bre de 2008, An­to­nio Le­dez­ma ga­nó la al­cal­día me­tro­po­li­ta­na con un 52% de los vo­tos. A su lle­ga­da, des­pi­dió a más de 2.200 tra­ba­ja­do­res iden­ti­fi­ca­dos con los idea­les so­cia­lis­tas, de acuer­do con la ca­de­na bri­tá­ni­ca BBC.

Pe­ro los po­de­res como edil de la ca­pi­tal, un pues- to que has­ta en­ton­ces era con­si­de­ra­do como el se­gun­do más im­por­tan­te de la po­lí­ti­ca ve­ne­zo­la­na, le du­ra­ron po­co. En 2009, Hu­go Chá­vez creó la je­fa­tu­ra de Go­bierno del Dis­tri­to Ca­pi­tal, una nue­va fi­gu­ra ad­mi­nis­tra­ti­va a la que se le trans­fi­rie­ron ca­si to­das las com­pe­ten­cias (como la pol i cí a y las es­cue­las, por ejem­plo), y el pre­su­pues­to que le co­rres­pon­dían a la al­cal­día ma­yor.

Des­pués de eso, el al­cal­de de Ca­ra­cas se que­dó a la ca­be­za de un pues­to sin im­por­tan­cia, con re­cur­sos li­mi­ta­dos y po­ca in­fluen­cia en la po­lí­ti­ca na­cio­nal.

Pe­ro an­te esa gran pér­di­da-el 99,5% de sus com­pe­ten­cias- Le­dez­ma no se que­dó de bra­zos cru­za­dos. En ju­lio de ese año, el al­cal­de se de­cla­ró en huel­ga de ham­bre in­de­fi­ni­da en las in­me­dia­cio­nes de la Or­ga­ni­za- ción de Es­ta­dos Ame­ri­ca­nos (OEA) en la ca­pi­tal ve­ne­zo­la­na, exi­gien­do la de­vo­lu­ción de los re­cur­sos. Pe­ro a los seis días aban­do­nó la pro­tes­ta cuan­do el se­cre­ta­rio ge­ne­ral, Jo­sé Mi­guel In­sul­za, se com­pro­me­tió con el di­ri­gen­te opo­si­tor a re­vi­sar las de­nun­cias. A pe­sar de to­do, en 2012 se vol­vió a pre­sen­tar al car­go y fue re­ele­gi­do con más del 50% de los vo­tos.

En el úl­ti­mo año Le­dez­ma ha em­pren­di­do ac­cio­nes con­cre­tas por la sa­li­da del he­re­de­ro de Chá­vez, Ni­co­lás Ma­du­ro. No por na­da el go­ber­nan­te, que le di­ce a Le­dez­ma “El Vam­pi­ro”, lo acu­só de ser uno de los pro­mo­to­res de las ma­ni­fes­ta­cio­nes an­ti­gu­ber­na­men­ta­les que sa­cu­die­ron a Ve­ne­zue­la de fe­bre­ro a ma­yo de 2014.

En­ton­ces el al­cal­de se ali­neó con la ex dipu­tada opo-

Bra­sil ex­pre­sa preo­cu­pa­ción

El go­bierno bra­si­le­ño ex­pre­só ayer “gran preo­cu­pa­ción” por la cri­sis po­lí­ti­ca que vi­ve Ve­ne­zue­la y se com­pro­me­tió a ayu­dar pa­ra que se re­to­me “un diá­lo­go po­lí­ti­co y cons­truc­ti­vo”. Ade­más, res­pal­dó la idea de la Una­sur de vi­si­tar Ve­ne­zue­la con los can­ci­lle­res de Bra­sil, Co­lom­bia y Ecua­dor.

Lí­der opo­si­tor “abier­to a investigación”

El dipu­tado opo­si­tor venezolano Ju­lio Bor­ges di­jo es­tar “abier­to a cual­quier investigación” tras ser acu­sa­do por el Pre­si­den­te del Par­la­men­to, Dios­da­do Ca­be­llo, de es­tar de­trás de un su­pues­to plan de gol­pe de Es­ta­do, en con­jun­to con el al­cal­de de Ca­ra­cas, An­to­nio Le­dez­ma. “Nun­ca pen­sé que iba a lle­gar a de­cir es­to, pe­ro Ve­ne­zue­la es­tá peor que Cu­ba” si­to­ra Ma­ría Co­ri­na Ma­cha­do y Leo­pol­do López, pa­ra for­mar “La Sa­li­da”, el mo­vi­mien­to que pro­mue­ve el ce­se in­me­dia­to del ré­gi­men cha­vis­ta. Los tres opo­si­to­res fir­ma­ron re­cien­te­men­te el “Lla­ma­do a los ve­ne­zo­la­nos a un acuer­do na­cio­nal de tran­si­ción”, un do­cu­men­to que el go­bierno de Ma­du­ro ca­ta­lo­gó como un plan de gol­pe de Es­ta­do y que f ue ut i l i z a do como prue­ba pa­ra de­te­ner­lo.

FO­TO: LATINSTOCK

An­to­nio Le­dez­ma en una mar­cha por la li­be­ra­ción del lí­der opo­si­tor, Leo­pol­do López, en mar­zo de 2014 en Los Te­ques.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.