A un año de la caí­da que desató la frag­men­ta­ción de Ucra­nia

El en­ton­ces Pre­si­den­te Vik­tor Ya­nu­ko­vich hu­yó tras ser aban­do­na­do por sus alia­dos más es­tre­chos. El ex go­ber­nan­te di­jo ayer des­de Ru­sia que quie­re vol­ver a su país pa­ra li­de­rar pro­tes­tas.

La Tercera - - MUNDO - Fran­cis­ca Ca­sa­no­va

La ma­dru­ga­da del 22 de fe­bre­ro de 2014 los ma­ni­fes­tan­tes ucra­nia­nos prooc­ci­den­ta­les, que lle­va­ban ins­ta­la­dos dos me­ses en la Pla­za de la In­de­pen­den­cia de Kiev, des­per­ta­ron an­te una es­ce­na ines­pe­ra­da: las ca­lles del cen­tro de la ca­pi­tal, ho­ras an­tes pla­ga­das de efec­ti­vos de se­gu­ri­dad, es­ta­ban to­tal­men­te des­pe­ja­das. La se­gun­da sor­pre­sa fue en­con­trar­se con la en­tra­da de los edi­fi­cios gu­ber­na­men­ta­les li­bres de guar­dias.

Ese mis­mo día, Vik­tor Ya­nu­ko­vich man­da­ría su úl­ti­mo men­sa­je como Pre­si­den­te de Ucra­nia, pe­ro des­de la ciu­dad de Jar­kov, en el es­te del país, muy cer­ca de la fron­te­ra con Ru­sia. “Hay trai­do­res”, acu­só Ya­nu­ko­vich. “No quie­ro ha­blar de ellos. No quie­ro dar nom­bres. Que es­té ba­jo su pro­pia cons­cien­cia y res­pon­sa­bi­li­dad”, di­jo. Po­co des­pués vo­ló has­ta Ru­sia con la ayu­da de su prin­ci­pal alia­do po­lí­ti­co re­gio­nal: Vla­di­mir Pu­tin.

En la ca­pi­tal el mo­vi­mien­to prooc­ci­den­tal apro­ve­cha­ba la au­sen­cia de las au­to­ri­da­des y po­li­cías y se pro­cla­ma­ba vic­to­rio­so de la re­vuel­ta que ini­ció en no­viem­bre de 2013. La ira de los prooc­ci­den­ta­les se desató cuan­do Ya­nu­ko­vich se ne­gó a fir­mar un es­pe­ra­do acuer­do de aso­cia­ción con la Unión Eu­ro­pea y en cam­bio se dis­pu­so a re­for­zar sus la­zos con Moscú.

A un año de la caí­da de Ya­nu­ko­vich si­guen en la ne­bu­lo­sa los de­ta­lles que ga­ti­lla­ron su rá­pi­do y es­tre­pi­to­so de­rrum­be. Pe­ro su sa­li­da, y el as­cen­so de un nue­vo go­bierno prooc­ci­den­tal, des­en­ca­de­nó una se­rie de he­chos que – alen­ta­dos des­de Moscú- ini­cia­ron el des­mem­bra­mien­to del país como la pér­di­da de la pe­nín­su­la de Cri­mea y la tá­ci­ta se­pa­ra­ción de am­plias zo- nas en las re­gio­nes de Luhansk y Do­netsk. Es­to úl­ti­mo como con­se­cuen­cia de una gue­rra ci­vil no de­cla­ra­da en­tre las tro­pas lea­les al go­bierno de Kiev y los mi­li­cia­nos pro­rru­sos.

Una investigación del dia­rio es­ta­dou­ni­den­se The New York Ti­mes ase­gu­ra que el en­ton­ces man­da­ta­rio ucra­niano hu­yó del país cuan­do se vio com­ple­ta­men­te so­lo, tras ser aban­do­na­do por sus alia­dos más cer­ca­nos.

La suer­te de Ya­nu­ko­vich ha­bría que­da­do echa­da el jue­ves 20 de fe­bre­ro, que se­rá re­cor­da­do como el día más san­grien­to de las ma­ni­fes­ta­cio­nes. Más de cin­cuen­ta per­so­nas mu­rie­ron a con­se­cuen­cia de la re­pre­sión. Esas muer­tes ga­ti­lla­ron la pri­me­ra pér­di­da pa­ra Ya­nu­ko­vich. Ese mis­mo día, la Ra­da Su­pre­ma –el Par­la­men­to, li­de­ra­do por ofi­cia­lis­ta Par­ti­do de las Re­gio­nes­se reunió en una se­sión de emer­gen­cia en que la in­men­sa ma­yo­ría (236 de 239) vo­tó a fa­vor de una or­den que de­cre­ta­ba el re­ti­ro de las fuer­zas de se­gu­ri­dad de la Pla­za de la In­de­pen­den­cia.

“Ese fue el mo­men­to en que Ya­nu­ko­vich com­pren­dió que ya no te­nía ni si­quie­ra el apo­yo del Par­la­men­to”, di­jo al Ti­mes In­na Bo­gos­lovs­ka­ya, una an­ti­gua alia­da del Pre­si­den­te ucra­niano, con quien rom­pió víncu­los en no­viem­bre cuan­do és­te no fir­mó el acuer­do con la UE.

El vier­nes, fue el go­bierno el que ce­dió a la pre­sión de la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal, an­te la pre­sen­cia en Kiev de los mi­nis­tros de Ex­te­rio­res de Ale­ma­nia, Po­lo­nia y Fran­cia. Ese día Ya­nu­ko­vich fir­mó de ma­la ga­na un “acuer­do pa­ra re­sol­ver la cri­sis po­lí­ti­ca” con la opo­si­ción, el que, en­tre al­gu­nos pun­tos, de­fi­nía: an­ti­ci­par las elec­cio­nes, la for­ma­ción en un má­xi­mo de 10 días de un go­bierno de uni­dad na­cio­nal y abrir una investigación pa­ra es­cla­re­cer la ma­tan­za del jue­ves. Ese úl­ti­mo pun­to sem­bró la alar­ma en­tre los ofi­cia­les de la ser­vi­cios de se­gu­ri­dad, quie­nes se sin­tie­ron aban­do­na­dos por su pre­si­den­te y te­me­ro­sos por las re­pre­sa­lias que aca­rrea­ría el acuer­do.

Des­pués de la fir­ma, los te­lé­fo­nos de la Ofi­ci­na de Se­gu­ri­dad de Ucra­nia no pa­ra­ron de so­nar. Se­gún re­cuer­da Ser­gey Pas­hinksy, abo­ga­do de esa re­par­ti­ción, el lla­ma­do que re­ci­bía de de­ses­pe­ra­dos y te­me­ro­sos fun­cio­na­rios era siem­pre el mis­mo: “¡Ayu­da! Que­re­mos sa­lir de Kiev y ne­ce­si­ta­mos es­col­tas pa­ra sa­lir por las ca­lles re­ple­tas de ma­ni­fes­tan­tes fu­rio­sos”. El co­man­dan­te in­te­ri­no del Ber­kut, la po­li­cía de­pen­dien­te del Mi­nis­te­rio del In­te­rior, con­fe­só al Ti­mes que to­da esa ma­ña­na in­ten­tó co­mu­ni­car- se con el mi­nis­tro de esa car­te­ra pa­ra sa­ber qué pa­sos de­bía to­mar. “El mi­nis­tro ha­bía des­apa­re­ci­do y ya na­die es­ta­ba acep­tan­do lla­ma­das”, di­jo el co­man­dan­te.

Por eso el sá­ba­do Kiev era una ciu­dad sin go­bierno y sin fuer­zas po­li­cia­les. El va­cío de po­der por la hui­da de Ya­nu­ko­vich im­pul­só la vo­ta­ción en la Ra­da pa­ra “re­mo­ver a Vik­tor Ya­nu­ko­vich del pues­to de Pre­si­den­te de Ucra­nia”.

Al cum­plir­se un año de su sa­li­da del po­der, Ya­nu­ko­vich di­jo ayer en una en­tre­vis­ta con un ca­nal de la te­le­vi­sión de Ru­sia, don­de ha per­ma­ne­ci­do re­fu­gia­do, que quie­re vol­ver a Ucra­nia “pa­ra pri­me­ro li­de­rar un mo­vi­mien­to de pro­tes­tas y lue­go par­ti­ci­par en la de­fen­sa de la po­bla­ción”.

FO­TO: AP

Así lu­cía la Pla­za de la In­de­pen­den­cia, en Kiev, el 20 fe­bre­ro de 2014, tras se­ma­nas de pro­tes­tas con­tra el go­bierno.

FO­TO: AFP

Ya­nu­ko­vich a la es­pe­ra de la fir­ma del acuer­do con la opo­si­ción, el 21 de fe­bre­ro de 2014.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.